Lo mejor está por venir

En el Valle del Cauca están pasando buenas cosas. Su visión estratégica y liderazgo colectivo lo consolidan como el ecosistema empresarial con el mayor potencial de crecimiento en el país. ¿En qué momento se disparó el crecimiento del Valle del Cauca?, se preguntó el director de Revista Semana, Alejandro Santos, en la Gran Cumbre del Valle del Cauca – Un Valle de Oportunidades, realizada en el Club El Nogal de Bogotá en la que hubo una percepción unánime: el departamento transita por una senda promisoria. A su turno el alcalde de Cali, Maurice Armitage, afirmó que su administración trabaja en recuperar la cultura ciudadana e invertirá un alto porcentaje del presupuesto municipal en educación para promover así el crecimiento regional. Dilian Francisca Toro, gobernadora del Valle del Cauca, estuvo de acuerdo en que solo a través de alianzas público privadas se puede lograr la meta de recuperar un liderazgo colectivo que se fundamente en las múltiples ventajas de la región, a nivel productivo y logístico. Salto cuántico De acuerdo con el presidente de la Cámara de Comercio de Cali, Esteban Piedrahita, aunque el Valle no compartió la ‘fiesta del boon minero energético’, el mundo cambió y hoy las proyecciones son otras. La industria vallecaucana registró el mayor dinamismo en el índice de crecimiento del PIB industrial entre 2006 y 2013, y ocupó el segundo lugar en el índice de crecimiento del PIB agrícola. El Valle además es el principal receptor de remesas en el país, con 27,3% sobre el total. En 2015 los giros recibidos desde el exterior alcanzaron $3.5 billones, con un incremento de $1.1 billones con respecto al 2014. Las ventas al por menor en la ciudad aumentaron 4.1% entre enero y marzo de 2016, el máximo registrado en el país. En el primer trimestre de este año, la producción industrial de Cali creció 13.2% frente al mismo trimestre de 2013 y hubo un incremento de 13,6% en el número de nuevas empresas registradas ante la CCC en comparación con 2015. “Actualmente, el departamento establece palancas que nos pueden hacer más fuertes porque la tierra fértil y el puerto ya no son suficientes”, afirma Piedrahita. Se refiere a las iniciativas clúster que integran la producción agrícola y la biodiversidad del Valle para proyectarse a nivel nacional e internacional. Estas son excelencia clínica, proteína blanca, macro snacks, bioenergía y belleza y cuidado personal. También involucra la Narrativa Estratégica de Competitividad del Valle del Cauca, enfocada en propiciar el desarrollo extraordinario de la región a partir de sus potencialidades. En este engranaje, otras entidades como Fonade, Findeter, la Financiera de Desarrollo Nacional y la Fundación para el Desarrollo Integral del Pacífico han hecho aportes para fortalecer la infraestructura del departamento. El Valle vive una nueva etapa en la que el optimismo alimenta los ambiciosos planes de desarrollo empresarial y social con los que se propone llevarlo a los primeros lugares de competitividad en el ranking departamental.