Los retos están sobre la mesa

A punto de cumplir 60 años, Centelsa impulsa el crecimiento económico del Valle del Cauca. Su proceso productivo requiere de materias primas que no se producen en el país, lo que les plantea grandes desafíos en el mediano y largo plazo. La Industria Nacional de Conductores Eléctricos – Ince Ltda – nació en Cali en el año 1955. En los años 60 se trasladó a Acopi, Yumbo, donde hoy se encuentra, y en los 90, tras un proceso de absorción empresarial, empezó a operar como Centelsa. Hoy su capital es familiar y proviene de un grupo económico mexicano. Cuenta con 634 empleados (350 operarios y 284 administrativos). Su presidente, Alberto Rubio Sánchez, explica los retos que la situación cambiaria les ha impuesto pero confía en que los procesos que desarrollan les permitirán impulsar las exportaciones de manera muy importante. ¿Qué papel tienen las importaciones en el proceso productivo de Centelsa? Nuestra empresa es manufacturera y nuestras importaciones corresponden a materia prima que no se produce en Colombia. Este es el caso de metales como cobre, aluminio y polietilenos para aislamiento de cables de media tensión. Estas materias primas representan el 90 % de nuestro costo de materiales. ¿Qué dificultades enfrentan en el proceso importador? Ocasionalmente y aún hay demoras en la nacionalización por congestión en los puertos principales e ineficiencia en los procedimientos aduaneros. Pero la clave está en hacer gestión directamente en el puerto y a través de los agentes aduaneros. ¿Cómo ha afectado su negocio la volatilidad cambiaria? Se nos incrementaron los costos de materiales en la misma proporción de la devaluación. Hemos transferido parcialmente vía precios el impacto, pero esto no ha sido posible todavía al 100%. Para usted, lo mejor que otros países tienen para ofrecerle a Colombia es… Tecnología y materias primas que no se producen en el país. ¿Existe algún factor que podría apalancar el desarrollo de su sector? El crecimiento de la economía, la inversión extranjera focalizada en la región suroccidente, la energía a costos internacionales, la infraestructura vial y la diversificación de medios de transporte. ¿Cuáles son sus expectativas para el futuro? Lograr crecimientos internos de entre 4% a 6 % e impulsar nuestras exportaciones para que representen entre el 20% y el 30% de nuestra facturación.