María Paulina Baena de La Pulla estará en Exponegocios hablando de su videoblog de opinión

Más de 50 millones de reproducciones en Facebook y Youtube durante su primer año de vida ratifican el gran impacto que ha generado La Pulla de El Espectador, un videoblog que representa la periodista y politóloga María Paulina Baena y que se ha encargado de lanzarle dardos a los protagonistas de enredos políticos, económicos y sociales en Colombia. Por su propuesta innovadora de comunicación, La Pulla fue ganadora del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en 2016 en la categoría Análisis y Opinión- Televisión. Y aunque el producto se construye a ‘diez manos’ con un equipo de cinco libretistas, Baena ha ganado reconocimiento por su habilidad creativa. La entrevistamos a propósito de su participación en Exponegocios 2017.

 

¿En qué ha radicado el éxito de La Pulla?

En que pudimos conectar a un público joven con un periódico de 130 años de vida y hemos logrado que comenten y discutan temas críticos para el país. En esencia, la clave está en dotar al periodismo de emocionalidad aunque manteniendo las mismas reglas de rigurosidad, investigación, análisis y equilibrio que han caracterizado a El Espectador. Otro elemento es la sencillez en el lenguaje, que nos permite ponernos en el mismo plano de la audiencia. También quiero destacar que nunca nos cansamos de experimentar, este espacio sigue siendo un campo de experimentación periodística.

 

¿Qué mensaje va a transmitir en Exponegocios?

La Pulla es un emprendimiento dentro de un medio muy tradicional. Entonces quiero transmitir lo que ha sido esa experiencia de innovar dentro de una organización. El mensaje será que refrescarse y renovarse es posible con ingredientes muy sencillos porque no se necesitan grandes inversiones para lograrlo, lo que se necesita son ganas.

 

¿Cuál sería su receta para construir una narrativa poderosa?

Creo que hay varios ingredientes para construir narrativas creíbles. Uno no le cree a una roca, ni a alguien perfecto, uno le cree a la imperfección porque el ser humano es eso. Entonces, hay que tener una identidad clara de lo que es uno, también es clave saber quién es la audiencia a la cual nos dirigimos y, lo más importante, tomar riesgos porque al construir narraciones nos tenemos que apartar de las recetas tradicionales de éxito que nos dieron en algún momento de la vida.

 

Para que las historias sean atractivas deben tener mucho color, tienen que apropiarse de ese sancocho de cosas que tiene la humanidad: el humor, las anécdotas y todos los temas que nos interesan como seres comunes y corrientes. Finalmente, no se debe temer al fracaso porque es una de las cosas más importantes para crecer en la vida.