MENOS COSTOS Y MÁS EFICIENCIA

Todos los procesos empresariales e industriales deben contar con una planeación logística estratégica que lleve a las compañías a ser más competitivas.

La logística es un término que frecuentemente se asocia con la distribución y transporte de productos terminados. Sin embargo, ésa es una apreciación parcial, pues la logística se relaciona con la administración del flujo de bienes y servicios, desde la adquisición de las materias primas e insumos en su punto de origen, hasta la entrega del producto terminado en el punto de consumo.

Es un proceso transversal a todas las áreas de la compañía y de las tareas que requieren un soporte adecuado para la prestación de un servicio o para la transformación de materias primas en productos terminados: compras, almacenamiento, administración de los inventarios, mantenimiento de las instalaciones y maquinarias, seguridad y servicios de planta (suministros de agua, gas, electricidad, combustibles, aire comprimido, vapor, etc.)

La logística no debe verse como una función aislada, sino como un proceso global de generación de valor para el cliente, esto es, un proceso integrado de tareas que ofrezca una mayor velocidad de respuesta al mercado y a costos mínimos.

EL CONCEPTO:

Las actividades logísticas conforman un sistema que enlaza la producción y los mercados que están separados por el tiempo y la distancia. La logística empresarial, por medio de la administración logística y de la cadena de suministro, cubre la gestión y la planificación de las actividades de los departamentos de compras, producción, transporte, almacenaje, servicio al cliente y distribución.

FORMULANDO ESTRATEGIAS
“Una estrategia logística tiene tres objetivos: El primero es minimizar los costos variables asociados con el movimiento y almacenaje de materiales, el segundo es minimizar el nivel de inversión en el sistema logístico y el tercero es maximizar el nivel de servicio al cliente final” explica Rodrigo Velasco, Gerente de la Andi seccional Valle del Cauca.

Gloria Mercedes López, Directora de la Maestría de Logística Integral de la Universidad Autónoma de Occidente, agrega que se deben buscar estrategias para llegar más rápido a nuestro entorno y suplir nuestras necesidades sin generar sobrecostos. “El tema de competencia también ha cambiado y se deben
generar alianzas desde el punto de vista logístico. Mi competencia ya no es la que era antes, ya no es mi vecino, sino que ahora somos tan competitivos como es competitiva mi cadena”.

Para lograr una estrategia logística que soporte adecuadamente la operación de una compañía, cualquiera que sea su sector, se deben tener en cuenta aspectos como:

» Modernización de los equipos necesarios para la producción.
» Altos estándares de calidad para lograr productos competitivos con técnicas de producción limpias y eficientes.
» Programación adecuada de la producción para cumplir con la entrega a tiempo.
» Estricto manejo de inventarios para que se logre producir lo programado sin tener exceso o malgastar los mismos.
» Programación del transporte tanto marítimo, aéreo o terrestre.

TENGA EN CUENTA:

Desde la perspectiva empresa-productor, se necesita tener toda una estrategia e infraestructura para llegar al cliente. Esa es la logística interna, donde se tiene en cuenta el almacenador, el área de empaque, las operaciones propias de producción, etc.

Se denomina logística hacia atrás, cuando una empresa no está en capacidad de producir las materias primas que necesita y debe enlazar sus procesos a la cadena de proveedores para alinear los esfuerzos y realizar tareas colaborativas que garanticen el flujo constante de mercancías o servicios.