Negocio sostenible

Con una apuesta por lo ambientalmente amigable, Imecol inició operaciones en 1986 y se convirtió en una empresa líder en la distribución y diseño de tecnologías para aumentar la eficiencia en la agroindustria del país. Durante casi 30 años, Imecol se ha dedicado a la distribución de equipos para la producción agropecuaria y la fabricación de maquinarias que disminuyen el impacto de la compactación en los cultivos de caña y los consumos de combustible por tonelada en su transporte. Según su gerente general, Felipe Gaviria, la compañía, que tiene 450 empleados, aporta “a la reducción de costos, aumento de eficiencias y cambios tecnológicos en la agroindustria del país”. ¿Por qué apostarle a lo ambientalmente amigable? Hemos traído soluciones que posicionan a Colombia como líder en temas ambientales. La tecnología de producción de etanol aquí por parte de la compañía India Praj permite lograr una producción de alcohol carburante limpia que cumple con las regulaciones de cada departamento. Eso, con la entrada de las nuevas destilerías de Riopaila – Castilla S.A. y Bioenergy, nos permitirá llegar a la mezcla de etanol trazada por el país. ¿Hubo algo o alguien que los inspiró para seguir ese camino? El desarrollo empresarial de Imecol y su visión de acompañar a sus clientes generaron ese compromiso ambiental, que integraremos a nuestro sistema de calidad cuando nos certifiquemos este año en la norma ISO 18001. ¿Qué dificultades han sorteado? La incorporación tecnológica por parte del mercado toma tiempo. Para los equipos agrícolas Case IH tenemos un centro de capacitación en el Valle y abriremos otro en nuestra sede de Puerto López (Meta). Queremos que nuestros clientes aprendan a usar el potencial tecnológico de los equipos. ¿Cuál es el futuro de la bioenergía? La producción masiva mundial que respete el balance entre alimentos y energía. Industrias nacionales como las de azúcar y aceites están pensando en aumentar la producción de energía sin afectar la de esos productos. ¿Existen tareas pendientes para impulsar el Cluster de Bioenergía? El primer reto es lograr un consenso sobre las actividades que se deben organizar. El segundo, que el trabajo tenga repercusión en el resto del país. El tercero, que se ajuste el modelo en zonas donde se pueden estructurar clusters. ¿Qué proyección tiene la empresa? Estamos en un proceso de crecimiento de cobertura a nivel nacional. En 2016 queremos ser el principal proveedor de equipos y tecnología para la agroindustria colombiana porque conocemos las necesidades del mercado. Una de ellas es la relacionada con la sostenibilidad ambiental de las empresas. ¿Qué ‘ingredientes’ aporta el Valle del Cauca a su consolidación? El crecimiento y empuje de la industria azucarera para trabajar por la mejora del medio ambiente a través de la producción de alcohol carburante. La disminución de emisiones y consumos de combustible han permitido que Imecol se consolide como el principal proveedor de la industria.