“Nuestra cartera está en el microempresario y en el trabajador independiente”, José Alejandro Guerrero

José Alejandro Guerrero, Presidente del Banco WWBJosé Alejandro Guerrero es el Presidente del Banco WWB, una entidad financiera vallecaucana que este año espera generar $33.000 millones en utilidades. WWB empezó siendo una fundación, ¿cómo fue la transición para convertirse en banco? La entidad nació hace 34 años para apoyar a las mujeres cabeza de hogar por medio de préstamos pequeños que se hacían casi sin interés. Luego tuvimos asesorías de diversas entidades multilaterales internacionales y nos enseñaron cómo prestar y así fuimos avanzando. Siempre nos enfocamos en los estratos bajos que han estado desatendidos por la banca y fuimos creciendo en el tema de microcrédito, enfocándonos en líneas para capital de trabajo, activos fijos y mejoramiento de vivienda, que son las líneas en las que trabajamos actualmente. Según estudios mundiales, en los estratos bajos, el ahorro tiene cuatro veces más de impacto que el microcrédito en la calidad de vida de las personas y por eso era necesario convertirnos en entidad financiera, para poder hacer captación de dinero que representara los ahorros de todos nuestros asociados y ofrecer mejores productos para ellos.
“Nuestra filosofía es la inclusión financiera, no somos la solución a la pobreza pero sí ayudamos a reducirla. Le damos oportunidades a las personas para que subsistan y crezcan, teniendo en cuenta su capacidad de endeudamiento”, José Alejandro Guerrero.
Pero siguieron enfocados en la base de la pirámide, ¿por qué no crecer hacia otros sectores sociales con menos riesgo? Nuestra misión es llegar a las personas menos favorecidas con productos sencillos, innovadores y oportunos. Aunque somos un banco seguimos teniendo una naturaleza social y nuestro objetivo es atender a todos esos trabajadores independientes que tienen una actividad productiva. Sin embargo, tener licencia de banco nos permite abrirnos a otras oportunidades para diversificar el riesgo y no depender solo del microcrédito. Por ello, en junio salimos al mercado con créditos de libranza y de vehículo, pero el tope máximo será el 20% de la cartera total para estos dos productos. Nuestra cartera va al microempresario y al trabajador independiente. Hoy tenemos 120.000 clientes de cuenta de ahorro con $27.000 millones captados, en su mayoría, son cuentas muy pequeñas. Sin embargo, también estamos en la total capacidad de captar dineros de personas con mejores condiciones económicas y somos muy competitivos en tasas. Si los caleños quieren hacer un aporte a su sociedad los invito a abrir CDT en el Banco WWB porque con ese dinero que está ahorrando, le está dando nuevas oportunidades a familias necesitadas de obtener un crédito y mejorar su calidad de vida. Es un tema de inclusión. ¿Cuál fue el crecimiento del banco el año pasado? El año pasado la industria nacional del microcrédito tuvo un impacto negativo en sus indicadores de cartera, sin embargo, nosotros logramos mantenernos. Ese declive se debió a la llegada de más competidores, pues la banca tradicional decidió ingresar también a este segmento, lo que llevó de manera equivocada a que muchas instituciones de microcrédito bajaran sus estándares de cartera y colocación. El crecimiento de este año ha estado alrededor del 16% y tenemos 207.000 clientes de crédito a nivel nacional, 120.000 cuentas de ahorro y 2.600 CDT´s. Las utilidades del año pasado fueron $25.000 millones y este año esperamos llegar a los $33.000 millones. Los microempresarios han hablado sobre lo difíciles que son las condiciones de crédito para ellos, ¿qué les puede decir usted sobre los altos costos del microcrédito? Hay que hacer la diferencia entre el microempresario formal y el informal. La mayoría de nuestros clientes son los informales con negocios muy pequeños que son casi de subsistencia. Esa informalidad representa un mayor riesgo para el sector bancario y en ese sentido, a mayor riesgo, mayor tasa de interés. Además, el microcrédito requiere un mayor acompañamiento, mayor servicio personalizado porque la metodología requiere una planeación personalizada y eso también incrementa los costos. Sin embargo, el sector de los empresarios formales, con mayores crecimientos y estabalidad también es un mercado muy interesante y ya estamos entrando a este nicho para ofrecerles servicios más asequibles. ¿Cómo se enlaza el trabajo del Banco con el de la Fundación? La Fundación WWB es la mayor accionista del banco y se enfoca en educación financiera para la comunidad, impulsando el emprendimiento, pues toman a quien tiene una idea de negocio y lo llevan a volverla realidad capacitándolo en varios temas. Es ahí cuando el banco llega a fortalecer ese emprendedor con capital financiero. ¿Cuál es el aporte que le hace el Banco al Valle del Cauca, siendo una empresa de la región? Nuestro mayor impacto social ha sido en Cali y en el Valle, hemos beneficiado a miles de familias. Hoy ya estamos en 69 municipios del país, llevándoles a muchas personas la oportunidad de mejorar sus condiciones. Hemos desembolsado 2 millones de créditos y eso es generar bienestar y progreso.
WWB (Red Women’s World Banking) es la fundación a la cual está afiliada esta entidad bancaria y tiene presencia en 30 países.
¿Qué mensaje les entrega a los empresarios para que se apoyen más en los servicios financieros? Que la banca está presta a otorgarles recursos a los empresarios para que mejoren su negocio y que en la medida que se formalicen pueden generar más confianza y crecer más. Además, que tengan en cuenta que un negocio prospera si tiene financiamiento, una adecuada estructura administrativa, manejo prudente del endeudamiento y decisiones acertadas.