Optimistas, a pesar de todo

Y llegó la hora de evaluar a la capital del Valle, con la Encuesta de Percepción Ciudadana del Programa Cali Cómo Vamos. La seguridad, la movilidad, y la gestión pública son algunos de los aspectos que reclaman más acciones por parte de los caleños. Un total de 1.200 caleños evaluaron las condiciones de la ciudad en el 2014 y dieron su opinión sobre cómo evoluciona en materia de bienestar, calidad de vida, pobreza, economía, educación y salud, empleo, seguridad, oferta cultural y recreativa, entre otros. La herramienta, aplicada por la firma Ipsos Napoleón Franco, alcanzó así su décima versión reportando las percepciones de los caleños y su visión frente al futuro de la ciudad. Estos resultados son un insumo importante para las diferentes entidades que velan por generar un buen clima para los negocios, mejor calidad de vida y mayores indicadores de seguridad. En materia de entorno, hay optimismo entre la población de la ciudad, con un 40% que dijo que el año pasado su situación económica mejoró y un 71% que piensa que va a ser más positiva en 2015. Esta visión la refuerza la reducción en el porcentaje de caleños que se considera pobre, el 14% en 2014 frente a un 19% de 2013. Sin embargo, en ese grupo menos favorecido sí hay indicadores de que la situación ha empeorado pues hay más casos en los cuales no se consumen las tres comidas diarias, y menos optimismo frente a una eventual mejora en el 2015. La encuesta incluyó preguntas nuevas, entre las cuales se destacan las relacionadas con el emprendimiento: el 23% de los consultados respondió que era empresario o tenía un negocio. Para mejorar
La Encuesta de Percepción Ciudadana evalúa El Entorno de la Ciudad en 2014 (optimismo y bienestar subjetivo; situación económica, pobreza y desigualdad), sus Activos Personales (educación y salud; empleo; seguridad; consumo cultural & recreativo), el Hábitat Urbano (vivienda; servicios públicos; movilidad; espacio público; medio ambiente; gestión del riesgo) y Gobierno y Ciudadanía (gestión pública; finanzas públicas; corresponsabilidad; comportamiento ciudadano).
A pesar de las respuestas optimistas, se percibe un deterioro en los indicadores relacionados con el arraigo a la ciudad y la calidad de vida, en general. Menos caleños se mostraron orgullosos de la ciudad, 60% en comparación con el 65% del 2013, un 62% dijo estar satisfecho con Cali como un buen lugar para vivir mientras el año anterior se ubicó en 67%. Pero la mayor caída se registra en la pregunta sobre si cree que la ciudad va por buen camino, que pasó del 56% en 2013 a 44% en 2014. Este resultado puede estar vinculado con las respuestas obtenidas en materia de seguridad. De un 30% que dijo sentirse inseguro en la capital del Valle en 2013 se pasó a 40% en 2014. La sensación de inseguridad en el barrio se mantuvo estable en el 24%, pero en ambos casos la inseguridad es mayor en estratos bajos que en los altos. En el capítulo sobre gestión pública se les preguntó a los encuestados sobre los temas que deberían ser prioritarios para la administración local lo que dio como resultado, en su orden, que son el empleo (61%), la salud (49%), la educación (47%), la pobreza (29%), la vivienda (22%), la seguridad (20%) y la movilidad (14%), entre las de mayor registro.