Paquetes que saben a trópico

Paulo LondoñoTres emprendedores caleños conquistan consumidores en Oceanía con frutas colombianas presentadas como macrosnacks bajo la marca eezy fruitz. Un novedoso producto que a partir de este mes también estará en almacenes de cadena del país. Desde hace tres años consumidores en Australia, Nueva Zelanda, Singapur y Hong Kong, disfrutan de todo el sabor de las frutas colombianas en un paquete. Los responsables de esta hazaña exportadora son tres caleños que encontraron en los cultivos frutales de la región la mejor materia prima para competir en el mercado mundial de los macrosnacks (pasabocas). Este segmento de negocios, según datos de Euromonitor Internacional, representó en 2013 USD 400,0 billones, y el desarrollo de nuevos productos registró un crecimiento del 63% entre 2008 y 2012. Además, las tendencias globales sugieren que los principales retos para las empresas son el desarrollo de nuevos productos y empaques, así como el posicionamiento de marca y el acceso a nuevos mercados. Pero llevar adelante este tipo de iniciativas requiere de inyecciones de capital con alternativas como el ingreso de nuevos inversionistas, tal como han hecho las empresas líderes en el mundo. Y esta es la apuesta de Sergio Correa, Paulo y Rodrigo Londoño, quienes después de analizar diferentes ideas de negocios en el sector de alimentos crearon la empresa SERO Colombia, que produce pasabocas crocantes de frutas liofilizadas, es decir deshidratadas a través de un proceso de congelación a muy bajas temperaturas y secadas al vacío, para ser entregadas listas al consumidor en prácticos empaques personales bajo la marca eezy fruitz. “Con la liofilización se extrae el 99% de la humedad de la fruta, pero se conserva el olor, el sabor, la textura y demás características nutricionales por largo tiempo sin necesidad de añadir azúcar, colorantes o conservantes”, explica Paulo Londoño, gerente de la empresa. Las frutas tropicales son muy apetecidas en el exterior y este producto da la posibilidad de consumirlas en todas las épocas del año y en cualquier lugar. “Es ideal para la lonchera de los niños, la merienda de la oficina o para picar en diferentes momentos con la seguridad que se está consumiendo algo que de verdad alimenta”.
“Los emprendedores necesitamos conformar redes para apoyarnos y seguir creciendo”
Conquistar esos mercados no ha sido fácil pues los consumidores son muy exigentes. “En Australia, por ejemplo, el tema de la alimentación saludable y natural se encuentra muy desarrollado y teníamos que entrar a competir con un producto de muy alta calidad y a un precio no muy alto”, señala el empresario. Y este es precisamente el mensaje que tienen en la página web de la empresa en ese país (www.eezyfruitz.com), con una imagen sencilla, atractiva y muy colorida que invita a la compra en supermercados o a través de la web. Inicialmente trabajaron con un tercero para procesar la fruta pero la experiencia no fue muy buena: el costo era alto, la calidad regular y la capacidad de producción no era suficiente para el potencial que veían. En ese momento los tres socios estaban radicados en Australia y Paulo tomó la decisión de regresar a Cali para montar una planta de producción propia, mientras Sergio y Rodrigo se quedaron atendiendo la comercialización. En el año y medio que llevan operando en su sede, ubicada a las afueras de Cali y dotada con tecnología de punta, han triplicado su producción inicial. “Hemos logrado llegar a un punto de estabilidad que nos permite exportar un contenedor mensual”. El empaque también pasó por un curso forzado de ensayo-error. “Si no se empaca bien se pierden recursos y clientes. Necesitábamos una envoltura que soportará las condiciones de calor y humedad que enfrentan los productos en largas travesías para poder garantizar que cumpla con los estándares de calidad”, señala Paulo. Con la planta además se generó un valor impresionante dentro del encadenamiento productivo con cultivadores de la región, y trabajan con una asociación que agrupa a 200 familias, con lo cual tienen garantizada la trazabilidad completa del producto. Este factor es una exigencia clave por parte de consumidores de mercados desarrollados que quieren conocer las condiciones de elaboración desde que se siembra en la finca la fruta hasta que se realiza la distribución en el supermercado. Paulo y sus socios tienen muchos planes para continuar ampliando su capacidad productiva y mejorar procesos que les permitan ser más eficientes y poder desarrollar novedosos productos, que según Paulo ha sido la clave del éxito de eezy fruitz. Actualmente SERO Colombia, produce macrosnacks de fresa, mango, uchuva, pitahaya, piña y banano con certificación orgánica, y espera el próximo año multiplicar por seis su producción para cubrir la demanda actual y las oportunidades que ofrecen otros mercados externos y también el nacional, pues a partir de este mes eezy fruitz empezará a venderse en Almacenes La 14 de Cali y pronto en todo el país.