ParqueSoft se reconecta

ParqueSoft
ParqueSoft

Tres grandes proyectos con el Gobierno y la llegada de nuevos emprendedores hacen parte del resurgimiento de Parquesoft. Las Tecnologías de la Información y la Comunicación le darán una gran dinámica a la ciudad.

En el año 2001, Orlando Rincón inició el que sería el proyecto más importante de su vida: Parquesoft, una idea que se convirtió en una realidad y que impactó positivamente a la ciudad con la creación de 1.000 nuevos empleos representados en 120 empresas de tecnología. Sin embargo y al contrario de todos los pronósticos, los días difíciles llegaron más temprano que tarde y la compañía tuvo que enfrentar una profunda crisis que dejó pérdidas por US$30 millones.

Hoy, doce años después, con las lecciones aprendidas y las esperanzas puestas en el futuro, este hombre, que conserva intactos sus crespos alborotados y su espíritu joven, ve en las Tecnologías de la Información y la Comunicación, un polo de desarrollo para la región y confía que la sinergia entre el sector público, el privado y la academia, le darán una nueva dinámica a Cali. Orlando Rincón, creador y Presidente Ejecutivo de Parquesoft, nos cuenta las buenas noticias para el emprendimiento local.

¿Cómo sobrevivió Parquesoft a la crisis del 2006?
Emcali estaba en una crisis tecnológica muy grande y firmamos un convenio por US$22 millones para rehacer toda esa tecnología. Pero con ese convenio pisamos algunos intereses particulares y acabaron con nuestra reputación y con todo. Nos estrellamos contra una placa de acero y rápidamente los bancos y los socios se retiraron del proyecto.

El 2007 y el 2008 fueron sangrientos. Pasamos de vender $42.000 millones a vender cero. Solo quedamos un grupo pequeño de emprendedores y en el 2009 nos acogimos a la Ley de Protección Económica. Eso nos dio un respiro y en el 2010 decidimos arrancar de cero.

El principio fue muy duro porque el estigma estaba y sólo hacíamos cosas pequeñitas, pero desde octubre pasado que ganamos una importante licitación con el Estado, hemos recuperado mucho trabajo, ha sido una aceleración brutal y volvimos a conectarnos.

Perfil del emprendedor Parquesoft
Según Orlando Rincón el empresario Parquesoft debe cumplir con tres condiciones primordiales: ser joven genética y espiritualmente, arriesgado y súper apasionado.

¿Qué lecciones le dejó esta crisis a Orlando Rincón como empresario?
Son varias. Una de ellas es que hay variables externas que uno como empresario no controla y el camino al éxito se puede ver afectado rotundamente por ellas. Sin embargo, el aprendizaje más importante fue cómo administrar en tiempos de crisis, porque administrar con la billetera llena es un paseo, pero hacerlo con 30 abogados encima y sin plata, es otro cuento. Mantener el esquema de liderazgo también fue muy importante. Porque de 1.000 personas quedamos 180. Pero esos 180 demostraron la consolidación de este imaginario.

¿Además de dinero qué más se perdió?
En dinero fueron más de US$30 millones, pero sobretodo, se perdieron 800 empleos y un networking impresionante. Además, un capital social gigantesco, pues al año, pasábamos unos 1.000 niños y unos 2.000 jóvenes por el Parque para que vivieran la experiencia. Se perdió la posibilidad de crear 300 empresas nuevas vendiendo US$100 millones.

¿Cómo va ese proceso de resurgimiento?
Nuestro proceso de recuperación coincide con la política del Gobierno Nacional de apoyo a la industria. Participamos en esas convocatorias y nos ganamos tres muy importantes: El primero es Vivelabs, para el cual creamos una plataforma para que la gente que trabaja alrededor de la media digital, los videojuegos, las soluciones móviles y las apps pueda seguir desarrollando sus proyectos. Nosotros vamos a proporcionar equipos, software especializado y mucho entrenamiento. A través de este proyecto esperamos generar 25 nuevas empresas poderosas y 250 empleos para la ciudad al año.

Lo segundo fue la firma de un convenio de fortalecimiento institucional a través de la universidad Antonio José Camacho que es del municipio, apoyado por innpulsa Colombia. Finalmente, como promotores del Cluster de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, TIC´s, que se llama PacíficTic, presentamos varios proyectos para el sistema de regalías que ya han sido aprobados.
Queremos es seguir generando oportunidades e innovación. Al principio del 2012 teníamos 41emprendimientos concentrados y hoy tenemos 249. Es mucho, pero la tarea sigue.

¿Qué le ha dejado ser el principal gestor del emprendimiento en el Valle del Cauca?
Ha sido maravilloso porque me ha permitido compartir y trasmitir todo el ‘know how’ y la experiencia que tenía y que fue mi intención al crear esto. La segunda es poder ver nuestro potencial de emprendimiento y la gran ventaja competitiva que tenemos con nuestra genética mestiza. Esa mezcla de genes afros, indígenas y criollos nos hace privilegiados.

¿Cómo analiza el crecimiento del sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la ciudad?
Cali ha ido evolucionando muy bien en el sector de las TIC’s. La industria necesita que se ocupen todos los espacios y actualmente hay espacios para BPO, para tercerización de servicios y negocios, para desarrollo de alta innovación desde empresas medianas y hay un universo gigantesco para empresas pequeñas de tecnología, que coincide con el ‘core business’ de Parquesoft. La buena noticia para la ciudad es que tenemos cobertura para todas estas oportunidades. Todos somos complementarios y Cali va a ser una de las primeras ciudades en tener un ecosistema real frente a este tema.

¿Los egresados de las universidades están preparados para enfrentar esta demanda?
Hay un hueco enorme en los nuevos profesionales que tenemos que asumir nosotros. Sin embargo, estamos trabajando para cambiar esta situación y diferentes sectores de la ciudad nos estamos integrando para realizar iniciativas de alto impacto para el emprendimiento desde las universidades. Por ejemplo, ValleE es un proyecto que busca incentivar el emprendimiento y en el que participan la Cámara de Comercio de Cali, Parquesoft, Comfandi, Coomeva y la Alcaldía de Cali. Finalmente entendimos el ADN de cada uno y decidimos juntarnos y eso va a proyectar al Valle de una manera tremenda, especialmente a Cali.

Es decir que ya se están alineando las prioridades para la ciudad
Es un momento histórico para la ciudad porque cada uno entendió su rol. Esta década va a ser un renacimiento porque nos hemos desposeído de vanidades y egos institucionales y entendimos que si no nos juntamos, vamos a perder mucho a nivel de competitividad.

¿Qué le transmite Parquesoft a la ciudad de todos sus desarrollos que produce?
Antes de la crisis transferíamos en bienes y servicios sociales un 35% de lo que hacíamos, en conocimiento, capacitación y productos o servicios. Esa es la meta, llegar de nuevo a ese 35% en valor real.

MÁS DE VIVELABS

El Ministerio de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, MinTIC, adelanta la construcción y puesta en marcha de 16 laboratorios de ViveLabs en diferentes lugares de Colombia, donde empresarios, creativos y desarrolladores podrán acceder a entrenamiento y apoyo para llevar a cabo su idea de negocio TIC.

¿Cuál podría ser el enfoque de ese 35%?
Hay dos temas fundamentales. El primero es recuperar los genios que se pierden por el poco acceso que hay a la universidad pública. A una sola universidad para ingeniería pueden presentarse 1.500 y pasan 60 y el resto de estudiantes se pierden porque no tienen como acceder a las universidades privadas. Lo segundo es recuperar el imaginario de ciencia y tecnología en los niños de las escuelas porque andan desconectados del tema y es por eso que luego deciden estudiar carreras con menos potencial. No hay un ecosistema que los motive.

Se le ha catalogado como un visionario, ¿cómo ve la ciudad en el futuro?
Yo estoy feliz porque están pasando cosas buenas. Hay un liderazgo joven con visiones renovadas que piensan esta ciudad desde otro punto de vista. Además, ya todos nos estamos aceptando con nuestras diferencias y eso nos lleva a trabajar convergentemente. Necesitamos consolidar el triángulo de oro entre la academia, el Gobierno y el sector privado. Cali está de moda de nuevo y eso nos llevará a tener mejores dinámicas internacionales. Faltan cosas obviamente pero hay que tirar para adelante.