Pasión por la madera

Trabajar con insumos certificados, que provienen de bosques cultivados, y ofrecer eficiencia en los procesos son parte de las promesas de valor de Estibar & Compañía. Lo que empezó como un negocio unipersonal se ha convertido en una prometedora empresa que mueve mercancías para las principales multinacionales del Valle del Cauca, en sus estibas y huacales. El primer gran cliente que tuvo Estibar & Compañía fue Quaker, que en el 2001 se fusionó con Pepsico Colombia para exportar la bebida Gatorade a Ecuador, Venezuela y Perú, y por lo tanto requería un alto número de estibas para su operación. Con los años a ellos se sumaron Cemex, Tecnoquímicas y Lafrancol, entre otros. En esencia, las estibas son plataformas sobre las cuales se ubican las cajas con mercancía, electrodomésticos o maquinaria para que un montacargas las pueda enganchar y mover dentro de una bodega, o bajar y subir a un camión. Andrés Felipe Quintana Bernal (40), gerente de la firma, recuerda que la pasión de trabajar con la madera viene desde su bisabuelo paterno; “Ellos trabajaban la madera para cielorrasos”, comenta este economista graduado de la universidad Autónoma de Occidente que con la liquidación que recibió del Banco en donde trabajaba apoyó a su padre en la empresa para formalizarla y convertirla en una compañía con más alcance. Tras la muerte de su progenitor, Andrés Felipe asumió las riendas de la gerencia y con el apoyo de su hermano menor le dieron un mayor impulso a su actividad. Entre las decisiones que tomaron una clave fue trabajar con maderas certificadas, cultivadas especialmente para este fin de tal forma que no generaran deforestación de los árboles nativos y cumplieran con normas ambientales y de sostenibilidad. Calidad, eficiencia y responsabilidad social son términos que predominan en la cultura de la compañía. “La Responsabilidad Social empieza por los empleados, a quienes los tenemos contratados desde hace varios años a término indefinido y con todas sus prestaciones”, dice Quintana. Adicionalmente, el fabricante de estibas hace parte de la campaña ‘Compre madera legal’, lo cual garantiza que no se deforesten bosques con especies nativas o acaben con cuencas y arroyos; además, los cultivadores adscritos a la campaña son empresas sostenibles comprometidas con el cuidado de los recursos hídricos. En un mercado en donde el precio es el factor de mayor peso en la decisión de compra, Estibar ha luchado por generar factores diferenciadores claros como el compromiso social con los recursos naturales, la eficiencia en la producción y la legalidad en todos sus procesos de producción y contratación.