Pegados al Valle

carlos_garcia Convencidos de las ventajas que ofrece la región, Confiteca invirtió US$1,5 millones en ampliar su planta de producción para fortalecer su portafolio de productos e ir tras nuevos mercados de exportación. El paraíso de los dulces. Así podría definirse la planta de Confiteca en Cali, una compañía de origen ecuatoriano que desde el año 2009 tiene producción propia en el país, pero lleva 23 años complaciendo los antojos de chicos y grandes en 24 ciudades y más de 700 municipios del territorio nacional. Como parte de sus estrategias de crecimiento, en abril inaugurarán la ampliación de su factoría, con la que pasarán de producir 500.000 a 750.000 kilos mensuales de gomas de mascar. El objetivo: seguir cubriendo el mercado colombiano y, principalmente, exportar. Las inversiones en esta nueva fase alcanzaron los US$1,5 millones. Este año también realizarán el lanzamiento de 20 innovadores productos, especialmente en la línea de chicles que es la de mayor valor para ellos. Las marcas de chicles Agogo, Super Hiper Ácido, Tumix y los chupetes Plop forman parte del portafolio que esta empresa distribuye semanalmente en 130.000 tiendas y más de 450 canales mayoristas, gestión que le permitió incrementar sus ventas en 10% durante el 2015 y alcanzar ingresos por $97.000 millones. Las proyecciones de Confiteca contrastan con los resultados de la Encuesta Trimestral Manufacturera Regional del Dane, según la cual en los primeros nueve meses del 2015 la producción del sector confitero en el Valle (incluyendo chocolates, condimentos y alimentos para lactantes) cayó el 16.9% real y las ventas se redujeron un 8.4%. “Para nosotros es importante tener una presencia en el Valle del Cauca, sentirnos colombianos y atender el mercado nacional desde aquí –afirma Carlos García, gerente de Confiteca-. Por eso estamos ampliando la planta, a diferencia de otras compañías que están cancelando su operación en el Valle. Adicionalmente, seguimos siendo importadores de materias primas como la goma base para las gomas de mascar y tenemos razones estratégicas para estar en la región”. El ejecutivo se refiere a las ventajas logísticas que les ofrece la cercanía con el Puerto de Buenaventura para acceder a materias primas y para exportar a los mercados a los que le apuntan. El talento humano es otro factor que los motiva a quedarse en el departamento. Su nómina se incrementará en 120 colaboradores, que ya están en proceso de incorporación, porque la empresa valora el talento humano de la región. La recursividad, el ingenio, la creatividad y la capacidad de innovar son las características que el gerente destaca de los trabajadores colombianos, así como su formación en áreas especializadas de la manufactura. De hecho, algunos de sus técnicos y profesionales son instructores de otras compañías de confitería con sede en el Valle del Cauca, y forman parte de una escuela de formación de confitería con sede en Buga, que se gestionó mediante una alianza entre varias empresas del sector y el Sena. Su misión es capacitar a la mano de obra de la región para que su desempeño en esta industria constituya un aporte a la productividad y a la profesionalización de la misma. Colombia, su casa Desde 1963, cuando fue fundada, Confiteca se enfrentó a un mercado abierto y se tuvo que acostumbrar a la idea de ir a la par con los grandes fabricantes de gomas de mascar para triunfar en el negocio. Además, construyó una trayectoria en Ecuador, un país donde el mercado de la confitería se había desarrollado años antes y a mayor velocidad que en Colombia. A principios de los años 90, los líderes de la empresa aprovecharon la apertura económica para abrirse un espacio en el mercado colombiano de la confitería. García recalca que en ese momento en el país solo estaban presentes por medio de su fuerza comercial, mientras importaban desde Ecuador productos como los chicles Agogo y Agogo Súper Hiper Ácido. “A lo largo de la historia de los países andinos hemos visto cómo la tasa de cambio afecta o beneficia a los negocios. Adicionalmente, queríamos volvernos más locales y no depender tanto de las importaciones. Por esto decidimos tener presencia industrial en Colombia”, afirma García. Durante estos años, la empresa se ha dedicado a cultivar sus fortalezas. Una de ellas es invertir en el desarrollo de las marcas para cautivar y estar siempre en la mente del consumidor. La segunda es contar con un sistema de distribución directo que les permite lograr esa cercanía con el cliente, especialmente a través del canal tradicional (tiendas), que atienden desde oficinas y centros de distribución ubicados en 24 ciudades colombianas. Retomar negocios desde Colombia con países latinoamericanos que se estancaron por condiciones políticas ahora hace parte de la estrategia de la organización. Otro objetivo es ampliar su radio de acción hacia mercados que se perdieron por la volatilidad en la tasa de cambio. El Medio Oriente, Europa (España y Croacia), Centroamérica y Estados Unidos son algunos de los países que hacen parte de la lista de próximas conquistas. 19