Pequeños bocados, grandes negocios

pequenos_bocados La innovación, la internacionalización y la formación de capital humano que impulse la competitividad de las empresas son los desafíos que enfrenta el Cluster de Macrosnacks del Valle del Cauca, una dinámica empresarial que ha registrado crecimiento sostenido en la última década y que ha sabido aprovechar las ventajas de la región. Tres movimientos registrados recientemente en la industria de Macrosnacks en el Valle del Cauca confirman la importancia que ésta tiene para la economía regional. A la ampliación de la planta de Confiteca en Yumbo, en la que se invirtieron US$1.5 millones, se suma la adquisición por parte de Yupi de la empresa antioqueña Copelia, para diversificar su portafolio. Colombina es otra compañía de confitería de la zona que evolucionó hacia la producción de galletería y hoy le apuesta a su exportación. En 2015, el mercado de macrosnacks en Colombia, según cifras de la Cámara de Comercio de Cali, sumó US$8.831,2 millones y tuvo un crecimiento promedio anual de 3.6% entre 2010 y 2015. Las empresas del Cluster de Macrosnacks del Valle del Cauca, conformado por 189 empresas, ha liderado históricamente esta industria y registró ventas equivalentes al 9.0% del PIB regional en 2014. El valor de las exportaciones vallecaucanas de este tipo de productos en 2015 creció un 25.8% en comparación con el 2011 y aportó el 23,3% del total vendido en el exterior por las firmas vallecaucanas. En medio de ese escenario positivo, el sector se moviliza para enfrentar tres retos: la consolidación de un ecosistema científico y técnico que favorezca el desarrollo de nuevos productos, la internacionalización de empresas y la actualización de programas académicos técnicos y profesionales para cerrar las brechas de capital humano identificadas en el mercado laboral. Fortalecimiento de Capacidades Regionales para la Innovación En diciembre de 2015 se presentó ante una convocatoria de iNNpulsa Colombia un proyecto en el que participan 5 de las empresas líderes de esta industria en la región con el objetivo de mejorar las condiciones regionales para la innovación de todas las empresas del cluster. El objetivo es que cinco de estas compañías, con el acompañamiento técnico de la Universidad del Valle, una firma consultora internacional y la Cámara de Comercio de Cali, desarrollen un nuevo producto en segmentos de negocio como confitería, horneado, frituras, extruidos y saborizantes. Las 5 empresas que participan en este proyecto son Colombina, Productos Calima, Ingenio del Cauca, La Tour y Harinera del Valle. “La Escuela de Ingeniería de Alimentos de la Universidad del Valle es uno de los más prestigiosos de Colombia, cuenta con científicos de primer nivel, la infraestructura y la tecnología para lograr esas metas”, afirma Carlos Andrés Pérez, director económico y de planeación de la CCC. En 2015, la Cámara de Comercio de Cali también logró una alianza para que uno de los docentes visitara la Universidad de Rutgers, en New Jersey, con el fin de realizar una actualización de conocimientos que beneficiará a la región y permitirá el acompañamiento en el desarrollo de los nuevos productos en el Proyecto. Búsqueda de nuevos mercados Con respecto a la internacionalización, actualmente se adelantan procesos de alistamiento de las empresas interesadas en incursionar en otros mercados, especialmente ahora que la alta tasa de cambio puede favorecerlas. Están en el radar de la CCC 30 compañías de todo el departamento pertenecientes a diferentes segmentos de macrosnacks. La meta es que a final de este año consoliden su presencia en nuevos destinos. La identificación del Cluster de Macrosnacks y la definición de un Plan de Acción con los empresarios en 2015 permitió la identificación de varias compañías con potencial de crecimiento extraordinario, que se apalancan a través del programa Valle Impacta. Entre ellas están La Despensa, Platanillos, Yulika, Apix y Sero Colombia. Esta última fue fundada en 2012 y ha registrado un crecimiento del 305% en ventas. Es una de las pioneras a nivel nacional en tecnología de liofilización y actualmente produce, comercializa y exporta frutas liofilizadas en trozos bajo la marca Eezy Fruitz a Australia, Nueva Zelanda y República Dominicana. En estas empresas, la CCC invierte recursos en la modalidad de mentorías y asesorías para impulsar su crecimiento. El interés es que las empresas de todos los tamaños en esta industria continuen en el proceso de la Iniciativa Cluster para identificar las oportunidades y programas en los que puedan ser beneficiados según sus necesidades. 16 Talento y competitividad Las metas del Cluster de MacroSnacks solo se lograrán si las empresas que lo conforman cuentan en la región con talento humano capacitado y con perfiles estratégicos para apalancar su productividad. En este sentido, una investigación financiada por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo en 2015, permitió identificar las brechas de capital humano en esta industria. En esta investigación liderada por la CCC participaron 7 Instituciones de Educación Superior, incluido el SENA, y 30 compañías de la industria. Las 30 empresas de Macrosnacks que participaron en esta investigación participaban en diferentes segmentos de la industria y tienen diferentes escalas. Estas 30 empresas generan más de 14.000 empleos en la región de los cuales 10.951 son directos y 3.412, indirectos. El 61.4% de los empleados alcanzaron como máximo nivel educativo la secundaria, el 19.4% son profesionales, el 19.1% son técnicos y el 2.3% solo cursó primaria. Estas compañías establecieron perfiles estratégicos requeridos para cinco áreas prioritarias: logística, comercial, producción, mercadeo e innovación. Los ingenieros industriales son los más buscado en el área comercial (45.8%) y mercadeo (41,7%). Para las actividades de logística, las compañías buscan principalmente administradores de empresas (41.7%). En producción se necesitan técnicos especializados (55.1%). Las personas con perfil ejecutivo son las que, según los encuestados, tienen mayor influencia en la competitividad de las empresas. El área de producción es la que mayor porcentaje de estas personas registra (55.1%), seguida por la comercial (43.5%). Producción fue la que mayor dificultad encontró al seleccionar cargos estratégicos (72.9%), debido a la debilidad en la formación académica requerida (29.2%) y a la falta de experiencia laboral (25%). Una de las principales deficiencias reportada por las empresas entrevistadas, corresponde a la baja capacidad de los egresados de programas académicos profesionales para realizar investigaciones de mercado. En cuanto a las denominadas “capacidades blandas”, los egresados entrevistados refirieron tener deficiencias para la toma de decisiones y la gestión de proyectos. El estudio evidenció que la capacidad para organizar y planificar el tiempo es la mayor brecha según las calificaciones obtenidas por las empresas, programas académicos y egresados. Este panorama sugiere la necesidad de actualizar algunos programas académicos para que estudiantes e incluso trabajadores se formen en áreas que las empresas han identificado como críticas para su competitividad. La CCC está a la expectativa de estructurar un proyecto con el Ministerio de Trabajo, Ministerio de Educación y el Ministerio de Comercio para que las Instituciones de Educación Superior de la región revisen estos resultados y ajusten sus programas de formación teniendo en cuenta las necesidades del sector privado. Es fundamental que la formación de capital humano haga parte de la ecuación de ventajas competitivas de la región, entre las que se encuentran la disponibilidad local de materias primas como el azúcar y los lácteos, la proximidad con el Puerto de Buenaventura y la industria de empaques e impresiones, que también aportan su cuota al extraordinario potencial del Cluster de MacroSnacks en la región.