Preserve su matrícula

En virtud de la Ley 1727 de 2014, la CCC realizará la depuración del Registro Único Empresarial y Social –RUES- para excluir a quienes durante los últimos cinco años no renovaron su matrícula mercantil. Si usted no ha renovado su matrícula mercantil en los últimos cinco años es el momento de hacerlo. De acuerdo con el llamado de las diferentes Cámaras de Comercio del país, los empresarios y personas naturales con establecimiento de comercio que no han cumplido con esta obligación desde el año 2011 deben ponerse al día para conservar su antigüedad en el tejido empresarial. De acuerdo con la Ley 1727 de 2014 las Cámaras de Comercio del país están facultadas para depurar anualmente la base de datos del Registro Único Empresarial y Social – RUES. Esto implica, según Ana María Lengua, directora de la Unidad de Registro y Redes Empresariales de la Cámara de Comercio de Cali, que se aplicará sobre personas naturales, jurídicas, los establecimientos de comercio, sucursales y las agencias, que en los últimos cinco años, no realizaron el trámite de renovación de su respectiva matrícula Mercantil. Según la ejecutiva, las normas establecen la necesidad de conservar información que sea veraz, por lo tanto se presume que al no realizar la renovación obligatoria se dejó de desarrollar el objeto social para el cual se creó la empresa. En el caso de la Cámara de Comercio de Cali, se tienen 54.877 registros para depurar, de los cuales 46.584 son personas naturales y 8.293 personas jurídicas. Las personas jurídicas incursas en esta situación quedarán disueltas y en estado de liquidación, sin perjuicio de los derechos legalmente constituidos de terceros; en tanto que a las personas naturales, los establecimientos de comercio, las sucursales y las agencias que omitieron el deber de renovar se les cancelará la matrícula sin perjuicio de los derechos legalmente constituidos de terceros.
Las empresas que no renovaron su matrícula mercantil en los últimos cinco años se exponen a entrar en liquidación.
En estas condiciones, señaló Ana María Lengua, las personas jurídicas corren el riesgo de que un tercero interesado recurra a la Superintendencia de Sociedades para solicitar que se nombre un liquidador que no es de la empresa. “Una vez se declara la disolución y el estado de liquidación el gerente de la empresa aparecerá como liquidador, pero un cliente afectado o un proveedor pueden solicitar el nombramiento de un tercero. Sin embargo, el mayor riesgo para las personas jurídicas es de tipo reputacional, porque en el certificado va a aparecer el estado de liquidación en que se encuentra la empresa”, señaló la funcionaria. El plazo máximo para ponerse al día con la renovación del Registro Mercantil es el 11 de julio, a partir de esa fecha la CCC efectuará la depuración y se determinará la liquidación para los morosos. Cabe aclarar que es posible reactivar la actividad comercial por solicitud del empresario, siempre y cuando no se hayan distribuido los bienes de la firma.
Si usted desea ampliar la información con respecto a la situación de su matrícula mercantil puede comunicarse al teléfono 8861329.
En todo caso, no olvide que la CCC está dispuesta a atender su solicitud y, de hecho, a partir de la notificación que recibieron sobre su estado algunos empresarios se acercaron a solucionar su situación para mantener su reputación vigente ante clientes, proveedores y sistema financiero.