Que siga la buena racha azucarera

Álvaro Martínez, presidente de la Asociación Deportivo Cali.
El deportivo Cali es el equipo más antiguo de Colombia, nació en 1912. En 1965 empezó su historia en el fútbol profesional colombiano y ganó su primera estrella.

Palmarés: nueve títulos nacionales, subcampeón Copa Libertadores 1978 y 1999, subcampeón Copa Merconorte 1998.
Número de empleados: 220.
Al cierre de 2015, la Asociación Deportivo Cali tuvo utilidades cercanas a los $8.000 millones, según Supersociedades. Así se configura la estrategia empresarial del equipo de fútbol con mayores ingresos del país. El excelente talento que se cosecha en la cantera es una de las claves del éxito de este club deportivo, que enfrenta retos como sanear completamente sus finanzas, asegura su presidente, Álvaro Martínez. ¿Cuál es el balance de la institución? A nivel deportivo, logramos un título después de 10 años, lo cual es satisfactorio. En lo económico, en el 2013 la pérdida acumulada del Deportivo Cali sumaba $12.000 millones, en 2015 los excedentes fueron de $8.000 millones, lo que nos permitió reducir la pérdida a $4.000 millones. ¿Qué rubros contribuyen al buen momento de la empresa? En un 30% provienen de la venta de jugadores, y entre taquilla, aportes de socios y publicidad llegamos a $16.000 millones. Nuestros gastos anuales rondan los $27.000 millones. El déficit anual lo superamos gracias a esas ventas. ¿De qué manera contribuyen a esos resultados sus logros deportivos? El sólo hecho de ser campeones nacionales valoriza los activos, que son los jugadores. El valor de cada jugador puede estar entre US$3 millones y US$6 millones. Los premios de la Copa Libertadores son jugosos, rondan los $25.000 millones. ¿Cómo armonizan los objetivos financieros con los deportivos? Invertir en el recurso humano es clave porque siempre se podrá extraer la inversión con la formación de buenos jugadores. Para lograr esto se contrata un excelente personal técnico y se mejora la infraestructura. ¿Cómo está la cantera del equipo? Muy bien. Cinco de nuestros jugadores fueron seleccionados para la Sub 23 de la Selección Colombia que jugará en los Olímpicos, dos más son suplentes. En otras categorías de la Selección siempre participan nuestros jugadores. ¿Qué inversiones han hecho recientemente? En los camerinos acabamos de invertir $600 millones y $400 millones más en ampliaciones en las canchas. ¿Contar con su estadio ha sido beneficioso? El resultado económico desde el punto de vista de ingresos de aficionados no ha sido el mejor, pero es positivo en términos patrimoniales, es importante para el prestigio de la institución. Las utilidades de este año se destinarán a realizar mejoras en el estadio. ¿Es viable que otros equipos emprendan proyectos de este calado? Los grandes equipos de Suramérica y del mundo tienen su propio estadio. El Deportivo Cali fue el primero en el país y el primer colombiano en ser finalista en Copa Libertadores. Esperamos que otros nos puedan seguir. ¿La hinchada ejerce presión sobre las decisiones de contratación? Sí, pero el club debe ser independiente, medir las posibilidades económicas de la institución y, con base en ellas, invertir. Esperamos seguir teniendo una estabilidad financiera para hacer contrataciones como debe ser. ¿Cuáles son las proyecciones de la organización? Ser campeones, alcanzar utilidades cercanas a $11.000 millones y cerrar con un excedente acumulado de $4.000 millones. Así podremos empezar nuestro último año con utilidades acumuladas y entregar en diciembre de 2017 una institución totalmente saneada al próximo comité ejecutivo.