¡Qué suenen las marimbas!

Herencia de Timbiquí persigue el sueño de poner a sonar la música del Pacífico en el mundo entero. Su cuarta producción será lanzada en julio.

Timbiquí es un pequeño municipio del Cauca de 23.000 habitantes, cercano a la Costa Pacífica y rodeado de un río que lleva su mismo nombre. Tiene necesidades de todo tipo. Se llega en lancha o en avioneta y los pitos de los escasos carros que lo recorren aún no tienen eco. Las que si resuenan son las marimbas.

Este municipio ya no es solo un punto en el mapa, es una tierra que emana sabor y talento y que vio nacer a Herencia de Timbiquí, una agrupación que recientemente salió triunfadora en uno de los Festivales más exigentes del mundo: Viña del Mar.

Después de algunos intentos, de ir y venir y de luchar en medio de las dificultades, estos once hombres han logrado llevar la música del Pacífico a otro nivel y ahora su meta es apostarle a un Premio Grammy, para lo cual trabajan sin descanso, buscan apoyo y cantan desde lo profundo de sus corazones.

William Angulo Ocoró, vocalista del grupo, es un hombre de sonrisa amplia y transparente. Orgulloso de sus raíces y de su color, asegura que el grupo ha logrado un reconocimiento importante, “pero detrás de nosotros hay muchos artistas del Pacífico que tienen gran talento para mostrar. Que nosotros hayamos generado las noticias más grandes, no nos hace los más importantes. La música del Pacífico necesita el apoyo de todo Colombia para que todos nos sintamos orgullos cuando este género esté ganando un Premio Grammy o un Billboard y sea reconocido a nivel mundial”, dice.

Herencia de Timbiquí tiene tres producciones discográficas y en julio lanzará la cuarta. El primero fue ‘De mangle a mango y siguiendo el camino’ (2006); el segundo, ‘Villancicos Negros’ (2008) y ‘Tambó’ en 2011.

“Estamos terminando nuestra cuarta producción, que contiene el éxito ‘Amanece’ y la participación de Doctor Krapula y Quantic”, explica William.

Asegura que el grupo tiene sus raíces en el folclor del Pacífico, que fusionado con las influencias de cada uno de los integrantes, entrega matices de jazz, salsa, funk y rock, por ejemplo.

Herencia de Timbiquí fue elegido el Mejor Intérprete de Música Folclórica del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar con lo cual se llevó la Gaviota de Plata.

Su objetivo es crear un concepto universal con sonidos de currulao, abosao, chirimía y danzón que se escuche en todo el mundo.

Lo que suena:

La música de Herencia de Timbiquí tiene como base la marimba y el bombo pero también hay guitarra eléctrica, saxofón, teclados, trompeta, conga y batería.