Red de sinergias

Esteban Piedrahita Uribe Presidente Cámara de Comercio de Cali Convertir al Valle del Cauca en uno de los departamentos con el mayor ingreso per cápita y la menor tasa de desempleo del país, en los próximos diez años, es un objetivo claro dentro de la Narrativa Estratégica de Competitividad, que se construyó con el liderazgo de la Comisión Regional de Competitividad y la participación del sector privado, el público y la academia. Las bases para alcanzar esas metas están en las cinco fortalezas de la región, que se derivan de su realidad económica y su estructura productiva. Un Valle de Ciudades destaca una de las grandes ventajas del departamento: una red de ocho poblaciones con más de cien mil habitantes, que crean un ecosistema productivo único y sinérgico. Buga, Buenaventura, Cali, Cartago, Jamundí, Palmira, Tuluá y Yumbo aportan, en su conjunto, el 84% del PIB departamental mientras los restantes 34 municipios generan el 16%. Cali, con una población en torno a los 2,4 millones de habitantes, participa con el 49% del total de la producción regional, lo que demuestra que ésta no está tan concentrada en la capital, cosa que sí sucede en muchos otros departamentos del país. Según las cifras oficiales, somos el segundo territorio con la mayor tasa de población urbana en Colombia (87,6%), después del Atlántico. Esta condición propicia una mejor calidad de vida para sus pobladores y menores niveles de desigualdad en términos de ingreso. El departamento también ha logrado mejorar sus resultados en la Incidencia de Pobreza Monetaria ya que, según los datos del DANE, en 2015 el Valle registró una tasa de 15,7% en este indicador, un resultado muy satisfactorio si se le compara con los reportados en la región Atlántica (31,2%), Antioquia (18,7%) y la región Central (22,1%). Esta red de ciudades contribuye a un círculo económico virtuoso porque facilita la movilidad de insumos, productos finales, capital humano y servicios para las empresas que se ubican en los diferentes municipios. Además, los trabajadores y sus familias reciben grandes beneficios en la medida en que cuentan con acceso a servicios públicos de calidad, salud, educación y opciones de esparcimiento. Y, para completar este ecosistema, el departamento se encuentra a menos de seis horas de los principales centros de consumo del país y a tan solo dos del Puerto de Buenaventura, la principal plataforma hacia los países de la Cuenca del Pacífico. Un Valle de Ciudades es, sin duda alguna, una de las grandes fortalezas para lograr un futuro extraordinario para nuestra región. Esteban Piedrahita Uribe Presidente