Rescatando vidas

36

La fundación Samaritanos de la Calle trabaja por la resocialización de los habitantes de la calle de algunos de los barrios más deprimidos de Cali.

Durante 8 años la vida de Roberto* transcurrió entre el humo de la marihuana y el bazuco. Había perdido su familia, su negocio y su dignidad. La ansiedad de consumir y los peligros a los que se exponía al deambular por las calles eran su permanente compañía. En estas condiciones y alentado por otro habitante de la calle, en el año 2009 llegó al hogar de paso de la Fundación Samaritanos de la Calle, donde encontró el apoyo necesario para realizar un exitoso proceso de resocialización. Hoy Roberto, ya no consume, vive con su familia, cuenta con dos almacenes de calzado y una microempresa.

Como el de Roberto, hay más de 200 casos exitosos de resocialización logrados a través de esta Fundación que nació hace 15 años, liderada por el sacerdote José González y un grupo de voluntarios, con el fin de llevar alimento a los habitantes de los barrios Sucre, El Calvario, San Pascual, Santa Rosa y Obrero y que se ha convertido en uno de los proyectos sociales más ambiciosos de la ciudad.

Y es que la labor de los Samaritanos de la Calle va más allá de repartir café y pan las noches de los martes en varias zonas de la ciudad. Ellos desarrollan programas que incluyen la satisfacción de las necesidades básicas, atención integral y procesos de resocialización de niños, niñas, mujeres, hombres y adultos mayores que deambulan por la calle.

Según el Padre José, en Cali existen casi 4.000 habitantes de calle, de los cuales más del 95% presenta problemas de adicción y cerca del 22% son mujeres. “Los más vulnerables son los adultos mayores que reúnen tres problemáticas: avanzada edad, mala salud y adicción. Los niños están creciendo sin valores y son utilizados para delinquir”.

Servicios y voluntarios

La Fundación brinda servicios de alimentación, higiene personal, lavado de ropa, asistencia médica, odontológica y psicológica, catequesis, capacitación, trámites de cedulación y acceso al Sisben, entre otros. Para ello, cuenta nueve casas y un grupo conformado por más de 630 voluntarios que son los encargados de desarrollar diversas actividades como la Escuela Móvil, los recorridos semanales por las calles para llevar pan y café y motivar a iniciar voluntariamente un proceso de cambio en sus vidas y manejar el ropero que se surte con donaciones.

Se calcula que sólo entre la casa de duchas que presta el servicio de baño y lavado de ropa y el hogar de paso de la mañana a la noche, se atienden en promedio 285 personas al día. Se estima que en 2012 se beneficiaron de los servicios de la Fundación 54.245 personas.

Proyectos y recursos

Esta obra social, vinculada a la arquidiócesis de Cali, se lleva a cabo a través de las acciones del voluntariado, donaciones en especie de un grupo de benefactores permanentes, donaciones ocasionales en efectivo y el apoyo de la Alcaldía.

Entre los proyectos que adelanta la fundación se encuentran el hogar de paso Sembrando Esperanza, el hogar infantil y el de población desplazada, el Centro de Atención Integral al Adulto Mayor y el grupo de mujeres cabeza de familia.

“Los habitantes de la calle son los que permanecen día y noche en ella, duermen en los andenes, un antejardín o bajo un puente. Existen también los habitantes en calle, que pagan diariamente por un lugar donde resguardarse en la noche con sus cositas”.

Para donaciones y vinculaciones llamar a los teléfonos: 8895206- 8895881 extensión 105.

“El principal aliado que hemos tenido para estos proyectos ha sido la Alcaldía. Pero mientras esperamos que un contrato se vuelva a firmar hay que suspender los procesos y se pierde el trabajo adelantado. Por eso hemos manifestado a la Alcaldía y el Concejo la importancia de hacer una política pública para atender a estos ciudadanos en riesgo”, puntualiza el padre González.

Libia Fany Mina, Directora de Proyectos de la Fundación, explica que los procesos de resocialización son muy costosos y no pueden ser asumidos por una sola entidad, “por eso trabajamos en una propuesta que vincule a la empresa privada, al Estado y a la cooperación internacional para garantizar que el modelo que hemos desarrollado y probado, que es exitoso, se pueda ejecutar completamente y beneficiar a más personas”.

*Nombre cambiado para protección de su identidad.