Talento para competir

talento_para_competir El Valle tiene el reto de incrementar el número y la idoneidad de los técnicos y tecnólogos que se forman en las instituciones de educación superior de la región, para contribuir a la competitividad de su diverso tejido empresarial. Aumentar y mejorar la oferta de los programas técnicos y tecnológicos es un reto que tiene el sector educativo en el Valle del Cauca para contribuir a la competitividad regional. Así lo asegura Juan Carlos Ramírez, Presidente de la Asociación Colombiana de Talento Humano -Acrip Valle- quien señala que debido a estas falencias las empresas se ven obligadas a formar al personal que ingresa, lo que genera impactos negativos en términos de la productividad de los recién contratados. Esa percepción es confirmada por las cifras de graduados reportada por el Ministerio de Educación Nacional para el periodo 2001 – 2014. En esos años se graduaron 234.065 profesionales de instituciones de educación superior en el Valle del Cauca, de los cuales 11.882 obtuvieron título como técnicos profesionales (sólo el 5%), 52.409 como técnicos (el 22%), y 132.951 profesionales, el 73%. Gabriel Velasco, gerente de la Asociación Nacional de Empresarios, Andi Seccional Valle, también señala que la petición más reiterativa de los empresarios agrupados en su comité de Gestión Humana es impulsar la consecución de técnicos y tecnólogos para diferentes áreas de las empresas. El otro inconveniente, señala el directivo, es que dadas las bajas competencias que tienen al terminar sus carreras apenas el 64.5% de los técnicos certificados y el 72,3% de los tecnólogos logran emplearse. Esto no significa, en todo caso, que varias carreras tradicionales no tengan demanda. Por el contrario, señala el vocero de Acrip, las firmas de la región continúan demandando graduados de ingeniería Industrial, administradores y economistas, y en los últimos dos años se percibe una creciente tendencia a la búsqueda de profesionales en ingeniería mecatrónica, mercadeo, comercio internacional e ingenieros de producción. Las instituciones de salud también comienzan a mover el mercado laboral, así como el sector de la gastronomía, que infortunadamente no cuenta con instituciones de formación en nivel universitario en la capital del departamento. Gabriel Velasco destaca la importancia de incluir en las estructuras académicas de las carreras técnicas y tecnológicas el desarrollo de competencias en una lengua extranjera e incentivar a los jóvenes a cursar más ingenierías porque se detecta un desinterés por ellas. Acciones que impulsan Para contribuir a resolver estas brechas entre la academia y la empresa, Acrip ha suscrito convenios con las principales universidades de la región para desarrollar programas educativos acordes a los requerimientos del tejido empresarial vallecaucano, tanto a nivel de educación formal como no formal. Un ejemplo, es el convenio con la Universidad Pontificia Bolivariana, seccional Palmira, con la cual se estructuró un programa de posgrados en administración. Por su parte la ANDI y el Sistema Regional de Responsabilidad Social (SRRS), han venido ejecutando un proyecto para impulsar la transformación de la Educación Técnica profesional y Tecnológica de tal forma que se contribuya al desarrollo sostenible de la región, priorizando la calidad y alineándose con la política pública nacional, regional y local. Esta alianza público privada, que ya tiene dos años de operaciones y espera continuar generando acciones durante tres años más, ha apalancado $3.000 millones para cumplir con sus metas de construir programas pertinentes para la demanda de cada región involucrada: por cada peso que aporta el sector privado se obtienen 13 pesos del sector público. El proyecto opera a través de tres alianzas en Educación Técnica y Tecnológica denominadas Norte del Valle, Vallecaucana y Sur del Valle y Norte del Cauca, cada una de ellas tiene vocaciones y necesidades diferentes y operan a partir de las realidades del territorio. Hasta la fecha, se han formado 162 docentes y se han diseñado programas que han beneficiado a 1.800 estudiantes. Alianza Norte del Valle
Aliados: Ministerio de Educación Nacional, la Universidad del Valle, el Instituto Técnico Profesional de Roldanillo, la Fundación Caicedo González Riopaila Castilla, las Alcaldías Municipales de Zarzal, Roldanillo, Cartago, Caicedonia, Toro, Obando, La Unión, La Victoria, El Cairo, El Águila, Amsermanuevo y Sevilla. Programas Técnicos: Procesos Agroindustriales, Promotoría Ambiental y Servicios Turísticos y Hoteleros. Programas Tecnológicos: Agroambiental, Dirección de Empresas Turísticas y Hoteleras, Construcción y Conservación del Patrimonio Cultural Cafetero y Tecnología en Alimentos.
Alianza Vallecaucana
Aliados: Secretarías de Educación de Yumbo y Palmira, la Universidad del Valle sede (Yumbo – Palmira), IEO (instituciones educativas oficiales), la Alianza Empresarial de Yumbo y las Alcaldías municipales de Yumbo y Palmira. Programas Tecnológicos: Construcciones Soldadas, Mantenimiento de Sistemas Electromecánicos, Movilidad Y Seguridad Vial, Agrosilvicultura y Gestión Logística. Programas de especialización tecnológica: Mecatrónica y en Manejo Poscosecha Hortofrutícola.
Alianza del Sur del Valle y Norte del Cauca
Aliados: Ministerio de Educación Nacional, la Universidad del Valle, la Universidad del Cauca, Unicomfacauca, la Fundación Mayagüez, la Fundación Propal, la Fundación Caicedo González Riopaila Castilla, la ANDI Seccional Cauca, la Cámara del Comercio del Cauca y las Alcaldías municipales de Pradera, Florida, Candelaria, Puerto Tejada, Miranda, Padilla, Villa Rica, Caloto, Toribío, Santander de Quilichao, Caldono y Suarez. Programas Técnicos: Registro y Control de Procesos Productivos, Soporte de Infraestructura de Tecnologías de la Información, Operación y Control de Procesos Industriales, Gestión Empresarial y Gestión Logística. Programas Tecnológicos: Gestión de Operaciones Logísticas, Gestión del Talento Humano, Gestión de la Calidad y Gestión Ambiental. Especializaciones tecnológicas: Eficiencia y Sistemas Electromecánicos y Áreas de Sistemas.