Talento que se premia

Los emprendedores vallecaucanos demuestran que su capacidad de innovación y el enfoque en resultados pueden llevarlos muy lejos. La tenacidad de los empresarios del Valle ya comienza a cosechar reconocimientos en el país. Arquitecsoft obtuvo el Premio Gacela MisiónPyme 2015, que patrocinan el Banco de Bogotá y Google, en la categoría Liderazgo Tecnológico, mientras que Mecanizados Industriales Fred recibió el Premio a la Excelencia de la Micro y Pequeña Empresa 2015, concedido por el Banco Caja Social y Anif, en la categoría de microempresas. La casa de software fue fundada por los ingenieros de sistemas Héctor Javier Cuervo y Diego Fernando Rodríguez, nació con recursos del Fondo Emprender y se ha consolidado a base de grandes esfuerzos. Hoy venden sus productos informáticos y brindan consultoría a empresas de servicios públicos en el Valle, la Costa Caribe, el Eje Cafetero, Ecuador y Perú. De acuerdo con Cuervo, una de las claves del éxito de Arquitecsoft radica en prestar un servicio personalizado para cumplir con las expectativas de los clientes. “Adicionalmente, reinvertimos entre el 80% y el 90% de las utilidades en la empresa. Tratamos de que ella genere la mayor cantidad de oportunidades en términos de rentabilidad, crecimiento y desarrollo”, afirma el empresario. Estos dos ingenieros graduados de la Universidad del Valle trabajaron en múltiples actividades antes de lanzarse a crear empresa, por eso valoran mucho el compromiso de los 53 colaboradores que hoy están vinculados a la empresa y procuran brindarles oportunidades permanentes de capacitación. “Nuestro gran compromiso es con las familias que dependen de nuestra capacidad para lograr el éxito en nuestra empresa”, concluye Héctor Javier. Una gran microempresa Mecanizados Industriales Fred nació con el propósito de atender los requerimientos en materia de envases de la industria de alimentos típicos del occidente colombiano. Con productos ecológicos, prácticos y a precio justo han logrado crecer de la mano del sector de alimentos Fred Rentería, fundador de la empresa, asegura que el emprendimiento debe ir aunado a la innovación. Y, en su caso, ha cumplido esa filosofía al 100% pues desarrolló un recipiente que evita la producción del hongo asociado al manjar blanco. Ahora, su reto está en diseñar un empaque especial para el dulce de guayaba, proyecto que aspira a presentar el próximo año. “La idea de ser emprendedor siempre me cautivó. Creo que uno debe tener algo suyo. La ventaja de ser independiente es que se puede crear lo que uno realmente busca y generar puestos de trabajo para personas, especialmente para quienes quieren aprovechar la oportunidad”, recalca Rentería.