Un año de retos y oportunidades

En medio de anuncios de nubarrones sobre la economía mundial, regional y nacional, la industria muestra señales positivas. La inflación y la volatilidad cambiaria serán dos de los grandes retos para el país. El optimismo es un rasgo que caracteriza a todo buen empresario. Sin embargo, las señales que ofrece el 2016 deben tomarse como una alerta que permita prepararse para eventuales dificultades en el plano económico. De acuerdo con un sondeo macroeconómico que realizaron Anif y Corficolombiana a finales de noviembre del 2015, la mayoría prevé un crecimiento de la economía entre el 2,5% y el 3%. En la lista de factores críticos para el buen desempeño de Colombia se incluyen el precio del petróleo, que afecta los ingresos del Gobierno y su déficit externo y determina en gran medida la tasa de cambio, y que se ha ubicado incluso por debajo de los U$30 por barril pero se proyecta estaría en torno a los U$50; la inflación es otro indicador que desfavorece las perspectivas ya que la gran mayoría de los analistas estima que se ubicará por encima del rango meta trazado por el Banrep, de entre 3% – 4%. De hecho, en la primera semana de enero el Dane anunció que el índice de precios al consumidor se incrementó en un 6,77% anual, impulsado por el incremento en el costo de los alimentos (10,85%). El Fenómeno del Niño fue en gran medida el responsable de estos resultados, y según las proyecciones del IDEAM se mantendrá en su máxima expresión hasta marzo de este año. Para contrarrestar este comportamiento, el Emisor decidió incrementar su tasa de interés de intervención, elevándola hasta 5,75% a diciembre de 2015. Esto implica que se encarecerá el endeudamiento para este año, generando mayores costos para los empresarios que recurran al mercado financiero por recursos para sus operaciones. Por otro lado, el sector productivo continuará enfrentado a la volatilidad en la tasa de cambio dado el comportamiento a la baja del precio del petróleo, entre otras variables. Según Anif, el año pasado la devaluación promedio se situó en 37%. Como un aporte positivo, los analistas resaltan las señales de recuperación del sector manufacturero, así como el anuncio del Programa Colombia Siembra que promete darle un impulso definitivo al agro colombiano. Según el Dane, durante los primeros diez meses del 2015 la producción de la industria en su conjunto creció 0,2%. “De las 39 actividades industriales representadas por la muestra, un total de 19 registraron variaciones positivas en su producción real, sumando 2,3 puntos porcentuales a la variación, los 20 subsectores restantes con variaciones negativas que en conjunto restaron 2,1 puntos porcentuales a la variación total”, señala el boletín de la entidad. Prudencia es el mensaje que se les podría enviar a los empresarios, quienes con su optimismo seguramente encontrarán grandes oportunidades en medio de las dificultades.
Carlos Payán, presidente del Grupo QBCO

“Para el 2016 hay nubarrones en el plano internacional. Mucho lío en China, Europa está enredadisima, Suramérica crece muy poquito; Brasil, Argentina y Venezuela viven situaciones muy complejas. Por otro lado, veo que por primera vez se está trabajando en una reforma tributaria buena, seria y focalizada en cambiar la estructura tributaria del país para ampliar la base de contribuyentes, disminuir la carga sobre el sector productivo y gravar un poco más al consumo. Ahora el reto está en que el Gobierno sea capaz de sacarla en el Congreso de la República. Yo creo que el sector privado debe ser prudente con sus decisiones de inversión y de endeudamiento porque las tasas de interés se van a subir, además la volatilidad cambiaria puede seguir acompañándonos un tiempo más. El sector de la construcción va a seguir liderando la actividad económica y llegará más inversión para nuevos formatos pequeños y de descuento como D1 y Surtimax, más que para el modelo de grandes superficies. Las grandes oportunidades están en la agroindustria, a pesar del golpe del Fenómeno del Niño, con la posibilidad de impulsar el programa Colombia Siembra que anunció el Minagricultura. Y en cuanto al sector exportador las perspectivas no son tan optimistas porque está muy golpeado y se va a demorar en recuperarse”.

Opiniones Andrés Barbosa Botero Business Development VP – Director Segmento Personas Jurídicas BBVA “El menor crecimiento de la economía en China, la incertidumbre sobre la decisión de incremento de tasa de interés por parte de la FED, la continua variación del tipo de cambio y el sorpresivo incremento de la inflación harán del 2016 un año de grandes retos. Según nuestro Departamento de Estudios Económicos, esperamos un crecimiento para el próximo año del 2.4% con un crecimiento más equilibrado y menos concentrado en pocos sectores económicos. La sustitución de importaciones y el mejoramiento de la capacidad instalada industrial unidos a la modernización de la infraestructura y planes para la agroindustria como Colombia Siembra serán motores importantes para la dinámica de la economía”.
Diego Alejandro Afanador Valencia Coordinador de Investigación y Entorno, Vicepresidencia de Estrategia y Desarrollo del Banco Caja Social “Colombia enfrentará grandes retos en el 2016 por la nueva realidad económica mundial y local. En primer lugar, la economía y los mercados financieros a nivel global experimentarán no solo la divergencia de política monetaria entre dos de los bancos centrales más importantes del mundo, la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco Central Europeo, sino también la desaceleración de los países emergentes, principalmente China, y los bajos precios de los commodities, especialmente del petróleo”.