Un gerente perseverante

Maurice Armitage, alcalde electo de Santiago de Cali Son muy grandes las expectativas por la llegada de un exitoso empresario a la Alcaldía de Cali. Su filosofía de trabajar en el capitalismo para repartir con socialismo logró calar entre los caleños que le dieron su voto de confianza. Retos de un emprendedor acostumbrado al trabajo duro. Liderazgo, esa podría ser la palabra favorita de Maurice Armitage, quien el próximo primero de enero asumirá como nuevo alcalde de Cali con el enorme compromiso de cumplir con “devolverle a nuestra ciudad todo lo bueno que nos ha dado, traducido en vocación de servicio, capacidad de trabajo, de innovación y de ejecución”, según publicó en su sitio oficial durante la campaña política. Él mismo se define como un empresario hecho a pulso que ha sabido cultivar la cualidad de todo gran emprendedor: la perseverancia. Gracias a ella compró y logró sacar adelante una fundición que estaba en quiebra y que luego se convirtió en una de las siderúrgicas más exitosas del país, Siderúrgica de Occidente (Sidoc); además invirtió en Cementos San Marcos, fundó el Ingenio de Occidente y creó la Fundación Sidoc, con la cual realiza intervención social en barrios subnormales de la capital del Valle. Una de sus apuestas fuertes para el mandato que inicia en el 2016 es generar oportunidades de ingreso para los caleños que no cuentan con las posibilidades de tener un empleo. Con anuncios tan polémicos como el de acabar con la ley zanahoria al día siguiente de posesionarse o el de multar a quienes salgan en su vehículo con un solo pasajero, Armitage demuestra que el liderazgo también incluye ejercer autoridad. En medio de las carreras que supone el empalme con el equipo del saliente burgomaestre, Rodrigo Guerrero, habló con la Revista Acción sobre sus retos al frente de la alcaldía de Cali. Usted ha propuesto desarrollar centros de producción en las zonas de ladera para propiciar que los habitantes de estas comunas tengan oportunidades de ingreso sin tener que movilizarse a sectores alejados ¿en qué consiste esta iniciativa? Cali ha hecho desarrollos urbanísticos importantes. Usted encuentra zonas como Potrero Grande y Llano Verde en el Distrito de Aguablanca, donde los habitantes tienen su casa en un barrio bien trazado, con buenas vías, buen servicio de agua, con planeación urbanística y servicio de MIO. Pero a pesar de eso, viven mal. Lo que uno capta es que la gente no tiene posibilidades de trabajar, viven en buenas casas pero no tienen plata ni para el bus. La inseguridad es horrible, les faltan ingresos, nosotros no podemos solo enfocarnos en generar empleo formal. Hay que diferenciar entre ingresos y empleo porque muchos creen que la única solución es traer grandes empresas que les brinden nuevos puestos de trabajo con todas las garantías. Pero, en mi opinión, en lo que tenemos que pensar primero es en que la gente tiene que trabajar, en lo que sea, pero que generen ingresos para sus hogares. Entonces parte de las ideas que he tenido, además de recuperar la vida nocturna de Cali, es generar centros industriales para pymes al lado de esos barrios. De esa manera vamos a resolver un poco el tema de movilidad en la ciudad, y los habitantes de estas comunas no van a tener que salir a coger un bus para irse hasta los centros de producción tradicionales, como Acopi. A través de las confecciones, que es un sector que está tomando mucha fuerza, podemos darles trabajo a las mujeres porque vamos a necesitar 600 mil uniformes anuales para los 300 mil muchachos que tendrán cupo en las diferentes Instituciones Educativas Oficiales de la ciudad. Las señoras incluso van a poder trabajar en sus casas. Además, tendremos que promover la creación de microempresas que provean los desayunos y los almuerzos a los que nos hemos comprometido para estos niños. Queremos generar desarrollo industrial en los mismos barrios, que tal vez no tendrá grandes capitales de inversión pero sí un gran impacto en la ocupación. Queremos que lleguen zapaterías, empresas de metalmecánica, industrias del plástico, de reciclaje. Vamos a promover esta estrategia en el distrito de Aguablanca, así como en Siloé, Terrón Colorado y la Comuna 18. Estoy seguro de que saldrán más cosas, y espero que en Cali haya mucha gente dispuesta a generar empleo. ¿Cali tendrá una Secretaría de Desarrollo Económico? Esa dependencia está en nuestro programa de gobierno y ojalá la Cámara de Comercio de Cali nos ayude con fuerza para hacerlo realidad porque ellos tienen la experiencia en temas de competitividad y en la promoción del emprendimiento. Si entre el municipio y la CCC generamos un núcleo donde partamos de la base de que a la gente hay que ayudarla para que monte su negocio sin entorpecerla vamos a lograr más crecimiento económico. El problema en Colombia es que una persona no ha hecho la primera venta y ya le están cayendo avisos y tableros, industria y comercio, bomberos y secretaría de salud. ¡Antes no se quiebran! Mi propuesta es que empecemos a fregar cuando el negocio ya tenga dos o tres años de operación, entonces vamos a atraerlo para que se formalice, se bancarice y mejore su gestión con el apoyo de la CCC. Por otra parte, tenemos que empezar a ponerle mano dura a temas como la separación de la basura porque la cultura ciudadana por sí sola no ha dado resultados. A la señora que no separe la basura no se la vamos a recoger, así de sencillo porque no podemos seguir enterrando la planta en Yotoco, y la industria del reciclaje tiene una gran capacidad de generar empleo. Cali necesita con urgencia obras que le permitan mejorar su infraestructura vial, pero también atender otros temas claves como las fuentes hídricas para soportar el crecimiento poblacional ¿Cómo va a trabajar en esos frentes? Hablemos primero del tema del agua. Ahí debemos trabajar en soluciones inmediatas para evitar el robo, conectar las redes de baja presión con las de alta presión, y propiciar otra bocatoma para que llegue más agua al río. Eso requiere de ejecución y de administración de nuestra parte, y los técnicos lo resolverán en el menor tiempo posible. Y a largo plazo tenemos que definir de dónde vamos a traer el agua en los próximos 40 años. En nuestro mandato aspiramos a dejar esa alternativa diseñada y programada para que se pueda trabajar en conjunto con la Nación. Ahora, en el tema de tránsito el plan de choque contempla el factor humano para tener en el sur una sede del tránsito que durante las 24 horas monitoree la situación y facilite el tránsito a la salida de Cali. Lo mismo vamos a hacer en Sameco. Van a ser estaciones exclusivas para el tránsito. También vamos a construir a toda velocidad las ciclovías en el sur, sobretodo de las universidades hasta donde están las estaciones del MIO. En paralelo vamos a trabajar en los proyectos de prolongación de la Avenida Ciudad de Cali para tenerla terminada hasta el cruce de Pance y en el del tercer carril de la vía Panamericana hasta el retén de Pance. También vendrá la central de transporte en el Sur, además de otras obras pendientes que debemos estudiar como la depresión de la 100 con la 16 y la 13. Pero además necesitamos que la gente de la comuna 22, que es la más educada y con recursos, contribuya con el pico y placa en lugar de evadirlo comprando dos o tres carros. Queremos que los directivos de los colegios y universidades del sector nos apoyen modificando los horarios. Creo que hasta ahora no se ha podido hacer nada porque ha faltado liderazgo y si no aprovecho ahora que la gente está emocionada conmigo no lo haremos nunca. Emcali es uno de los grandes retos de su mandato ¿qué piensa hacer con ella? Ya contratamos un headhunter para buscar un ‘mandrake’ que nos ayude a arreglar el tema. Voy a estar detrás de él respirándole al oído porque el problema más grave de la ciudad se llama Emcali. Por ahora no podemos hablar de escindir los negocios, ni nada por el estilo. ¿Y en qué puede contribuir para superar la crisis del Hospital Universitario del Valle? El HUV no nos toca a nosotros pero tenemos una responsabilidad moral con la institución porque no hay nadie mayor de 50 años que no haya usado sus servicios. Tenemos que intervenir en la administración así los recursos vengan del departamento porque adolece de eficiencia administrativa. La inseguridad es el otro lunar de la ciudad, especialmente en materia de extorsión… Ese tema va pegado a la intervención policial pero acompañado de intervención social, no se puede seguir en el ciclo de coger al jefe de la pandilla porque en segundos lo reemplaza la cola de muchachos que están detrás. Hay que generar oportunidades de vida, con deporte y empleo. Con la administración saliente se han recuperado las finanzas de la ciudad ¿Cuál va a ser su política en este frente? Yo aspiraba a que el actual secretario de Hacienda se quedara pero se va con Mauricio Cárdenas como asesor, y ahí Coca Cola mata tinto. Sin embargo, él me ha prometido que tiene buenos reemplazos en la alcaldía porque necesitamos a la misma gente que ya conoce la dinámica. Tenemos que conservar la misma línea del Gobierno saliente. Durante la campaña prometió ayuda para quienes no han pagado las Megaobras ¿en qué consiste ese plan? En Megaobras estamos cometiendo una injusticia con los que pagaron y no han visto los proyectos terminados, estamos cobrando el 100% por algo que no se ha hecho. El propósito es conseguir la plata para terminar los pendientes y vamos a darles a los morosos un papayazo: perdonar los intereses de mora y reestructurar las deudas a más largo plazo. Lo vencido más los intereses causados suma unos $350 mil millones, así que al día siguiente de mi posesión le pasaremos al Concejo esta propuesta. Usted tiene muy buenas intenciones pero en la política local no podemos olvidar que el Concejo puede contribuir a hacer realidad sus proyectos o se puede atravesar en su camino ¿Cómo va a actuar frente a este órgano? Yo aspiro a tener el total apoyo del Concejo. Tengo que ser un alcalde tan popular que el Concejo no se pueda oponer a las iniciativas de cambio. Estoy seguro de que nos van a ayudar porque tendrá gente buena que va a querer trabajar mancomunadamente con nosotros.