Un ‘Hero’ que abre puertas

En Villa Rica, al norte del Cauca, la productora de motos más grande del mundo instaló su planta de producción, la primera de esta compañía en Latinoamérica, con una inversión cercana a 70 millones de dólares y una capacidad inicial de 80.000 unidades anuales. Una de las empresas que le apostó al norte del Cauca fue Hero MotoCorp, antes Hero Honda. Esta última nació en 1983 como un join venture entre Hero Group y Honda. La empresa operó bajo ese nombre hasta 2010. A partir de 2003 empezaron a llegar dos modelos a Colombia, bajo esa marca, que rápidamente se convirtieron en los más apetecidos del mercado. Teniendo en cuenta este antecedente, la empresa decidió poner en Colombia su primera piedra a nivel latinoamericano. En la inauguración de la planta, que se realizó el 8 de septiembre y se constituyó en la primera que construye la compañía fuera de la India, Pawan Munjal, director global de la marca, afirmó: “Las instalaciones serán claves para consolidar nuestra posición de mercado, con una variedad de productos en diferentes segmentos. También servirá de inspiración para el proceso de transformación que estamos viviendo para convertirnos en uno de los gigantes de la industria automotriz a través del globo”.
La nueva planta cuenta con un diseño bioclimático, procesos de fabricación limpios, paredes verdes, terrazas, jardines y espejos de agua, generando un balance positivo con el medio ambiente.
De acuerdo con el gerente regional, Álvaro Serrano, el norte del Cauca fue la región mejor evaluada por su posición geográfica con respecto al puerto de Buenaventura y por esto la empresa decidió establecerse ahí. También sumaron la calidad de la mano de obra local y que los proveedores de las motopartes están ubicados, en su mayoría, en el Eje Cafetero, por lo que resultaba más conveniente en términos logísticos el estar cerca de ese punto. Hoy, el 80% de operarios son caucanos y se estima que esta nueva planta generará 300 empleos operativos, 100 administrativos y más de 2.500 indirectos a través de la red de distribución. “No solo hay ambiente en el sector privado para potencializar el desarrollo del norte del Cauca, sino que las entidades gubernamentales han alineado sus objetivos para apoyar a la industria privada. Por ejemplo, el Sena ha desarrollado con los diferentes municipios unos programas de bases de datos sobre el potencial de mano de obra que hay disponible y eso nos ha facilitado la consecución de operarios”, asegura Serrano. Aunque constituir la compañía en Colombia tomó más tiempo de lo que esperaban, lograron encontrar un terreno de 68.800 metros cuadrados de los cuales van a quedar construidos inicialmente 42.000. La planta sigue los lineamientos de la casa matriz en cuanto a responsabilidad ecológica. Su capacidad inicial será de 80.000 unidades anuales, con la facilidad de expandirla en un futuro, probablemente en 2017, a 150.000. Para el gerente regional, estar en una zona franca le ha reportado beneficios como exenciones de IVA en los materiales de construcción y una tasa de renta del 15% cuando la compañía empiece a dar utilidades. También ha tenido que acomodarse a la operatividad de la zona franca, que implica trabajo y tiempo extra, y establecer una comunicación efectiva con el personal para que los trámites sean menos engorrosos. En su lista de tareas cumplidas también está el haber logrado conectar una red de 160 puntos de venta en el territorio nacional en siete meses de operaciones. Su estrategia de mercado ha sido vital para “capitalizar un reconocimiento de la marca que ya está en la cabeza de los colombianos”, afirma. De hecho, solo en lo que va corrido del año, su participación en el mercado de motocicletas ya alcanza el 3.7%. “Primero, vamos a producir para el mercado colombiano y luego exportaremos, dependiendo de cómo se den las cosas, dependiendo de cómo nos afiancemos –explicó Munjal-. Hace dos años comenzamos el viaje mundial, hoy vendemos en 24 mercados globales, estamos regados por toda Asia y Centroamérica y pronto llegaremos a México y Argentina. La semana siguiente estaremos en Bolivia y República Dominicana con nuestros distribuidores”. Pawan Munjal, director global Hero MotoCorp. Con respecto a su inversión en el Norte del Cauca, Pawan Munjal señaló que uno de los propósitos de la firma es contribuir a la “fabricación de la felicidad”. En ese sentido, afirmó que se trata de “crear una atmósfera de felicidad, son pocas las compañías donde se encuentran buenas instalaciones, una zona verde, un ambiente agradable donde la gente pueda venir y disfrutar de su trabajo y no pensar en pasarse a otra compañía, queremos que la gente se sienta muy contenta y tranquila”. Con la mira puesta en explotar las posibilidades de la nueva planta al máximo, la compañía tiene claro su objetivo: para el año 2020 esperan ser el jugador líder en el mercado de motocicletas colombiano y ser la empresa que solucione los problemas de movilidad de los ciudadanos.