Un mar de oportunidades

La rapidez con que el Valle del Cauca empieza a obtener resultados de la Alianza del Pacífico (AP) confirma que las empresas de la región cuentan con las mejores condiciones para obtener el máximo beneficio de este acuerdo comercial. La Alianza del Pacífico (AP), integrada por Chile, Perú, Colombia y México, es una fuerza integradora regional que representa múltiples oportunidades comerciales para los empresarios del Valle del Cauca. En 2015, estos países sumaron un PIB de US$3,7 billones, el 3,3% del PIB mundial. Además, el 36% de la población latinoamericana y del Caribe reside en estos territorios, un mercado de 225 millones de habitantes. Según Invest Pacific, la Agencia de Promoción de Inversión del departamento, en 2015 el PIB per cápita promedio de los países miembros de la AP fue de US$16.759. El bloque realizó exportaciones por US$567.000 millones, recibió 42,5 millones de turistas, contabilizó 3.181.112 estudiantes de posgrado y 10.833.298 micro, pequeñas y medianas empresas que conforman un tejido empresarial clave en las cadenas productivas de la región. Así mismo, recibió el 39% de la inversión extranjera directa que llegó a América Latina y el Caribe, correspondiente a US$179.100 millones. De acuerdo con Carlos Andrés Pérez, Director Económico y de Planeación de la Cámara de Comercio de Cali, en 2015 la AP fue el segundo socio comercial de Colombia y el primero del Valle del Cauca, que destinó el 23,3% de sus exportaciones a este bloque. Con ese resultado se configuró en uno de los departamentos que más bienes no tradicionales exportó a estos países (18,3% del total nacional despachado), después de Antioquia (25,6% del total). Además, las cifras del primer semestre de 2016 indican que el Valle también fue el territorio que exportó más bienes con alta intensidad tecnológica a la AP: 30% del total. También lideró el ranking en exportaciones agroindustriales, con 34,9% en el mismo periodo. Lo mismo ocurrió con las exportaciones per cápita que, en 2015, alcanzaron US$91,3, el registro más alto entre los departamentos colombianos. En los últimos cinco años, afirma el ejecutivo, Perú se ha consolidado como el principal destino de las exportaciones vallecaucanas a la AP. En 2015 estas representaron un 59,4% del total vendido a este bloque, seguidas por las exportaciones a Chile (25%) y México (15,6%). Los productos vallecaucanos que más se exportaron a la AP fueron azúcar (US$91 millones), aparatos eléctricos (US$48 millones), papel, cartón y sus manufacturas (US$37 millones), aceites esenciales, perfumería y cosméticos (US$33 millones) y confitería (US$25 millones). También se incrementó el valor exportado en productos como calderas, máquinas y partes, y vidrio y sus manufacturas. Según Invest Pacific, ese balance confirma que el Valle es la plataforma exportadora más estratégica del país sobre la Cuenca del Pacífico y la puerta natural a los mercados de esta región. Además, cuenta con un tejido empresarial que está en la capacidad de responder a la demanda de esos países y de las multinacionales que quieren atenderlos desde sus sedes en el departamento. De hecho, la mayoría de las firmas internacionales asentadas en el Valle exporta, aproximadamente, el 70% de su producción. “Los resultados de la Alianza sorprenden por la rapidez con que se están dando”, asegura Alejandro Ossa, director ejecutivo de Invest Pacific. Se refiere a que el primero de mayo de 2016 entró en vigencia el Protocolo Adicional del Acuerdo Marco firmado en 2014. Este permitió la desgravación inmediata del 92% del universo arancelario y la desgravación a 3 y 7 años de los grupos restantes de productos. También definió acciones tendientes a facilitar la exportación de servicios y flexibilizar las normas de origen y sanitarias. “El impacto y los resultados de la Alianza del Pacifico han sido de tal magnitud que Costa Rica, Panamá, Guatemala, Uruguay, Paraguay y Honduras están en proceso de incorporación”, afirma el ejecutivo. A las condiciones establecidas en la AP se suman “mecanismos como el fondo de US$100 millones para apoyar iniciativas de emprendimiento, la convergencia financiera a través de la integración de las bolsas de valores, la definición de esfuerzos para apoyar la inclusión bancaria en cada país, la integración de los sistemas de pensión y el compromiso para facilitar la movilidad de personas entre los países”, asegura Ossa. El reto Ahora el reto del Valle es convertir esta Alianza en una palanca para lograr mayores conquistas. Para ello se deben aprovechar los términos pactados en temas de inversión, migración y comercio. Así lo afirma Lina Saavedra, gerente de la Comisión Regional de Competitividad del Valle del Cauca (CRC), para quien aún existe un gran potencial por aprovechar cuando se piensa en los atractivos mercados de los países miembros de la AP. “En productos farmacéuticospor ejemplo, el Valle exportó en 2015, US$24 millones a los países de la AP, que representaron 0.4% del total de compras que esos países le hicieron al mundo en ese renglón. Esto evidencia que hay suficiente espacio para que los empresarios de la región continuen posicionándose en este segmento”, afirma Saavedra. Según Invest Pacific, también tienen un alto potencial los sectores de bioenergía, alimentos y bebidas, cuidado personal y del hogar, proteína blanca, frutas frescas, químicos, equipos y maquinaria, metalmecánica y automotores. Por otra parte, México ofrece enormes oportunidades ya que es el mercado más grande de la AP, pero hasta ahora las empresas del departamento no lo han visto como un destino prioritario. “Factores como la ubicación geográfica del Valle del Cauca y sus facilidades logísticas derivadas de la operación de los puertos con mayor capacidad de movimiento de carga en el país, combinado con el acceso preferencial de los productos colombianos a los mercados de Chile, México y Perú ofrecen grandes oportunidad para las empresas locales”, asegura Lina. Este positivo diagnóstico se complementa con el hecho que en el departamento operan destacadas compañías de los países de la AP. Drypers Andina y Vidagas de Occidente, de Chile; Quimipac de Colombia y Kimel de Colombia, de Perú, y Bimbo de Colombia y Hotel CityExpress, de México, son solo una muestra de las empresas que llegaron atraídas por el consolidado ecosistema empresarial y la rica diversidad productiva vallecaucana. De esa manera, los potenciales inversionistas encuentran sobre la mesa las ventajas evidentes que el Valle tiene frente a la AP y, en general, la Cuenca del Pacífico.