Un negocio para expandir

La constancia, la disciplina y el enfoque en el servicio han sido las claves del crecimiento para Llantas Unidas, una firma que pasó de importadora a productora y exportadora de llantas y derivados del caucho. Durante años al negocio de las llantas se lo asoció con un concepto de grasa, suciedad y desorden, características propias de los montallantas tradicionales. Hoy, por fortuna, la percepción ha cambiado y la filosofía de Gustavo Andrés Ricci, fundador de Llantas Unidas, es todo lo contrario: el orden, la pulcritud y el brillo. Lo que se inició como una microempresa en 1992 ahora cuenta con inversiones en Lima Caucho (Perú), que produce las llantas de marca propia, y es el propietario de Rubbermix, cuya planta en Acopi también fabrica otros derivados para la industria automotriz. Según el empresario, los planes se enfocan en incrementar la producción mensual de caucho, que actualmente está en cien toneladas, para ganar participación en el mercado nacional. Rubbermix además exporta neumáticos, correas y otros derivados a Paraguay, Uruguay, Bolivia, Ecuador, El Salvador, Costa Rica, Honduras, Guatemala, Haití, República Dominicana, México y Venezuela. Llantas Unidas genera 754 empleos en Colombia, y cuenta con 200 colaboradores en Lima Caucho, compañía en la que Ricci posee el 39% de la participación accionaria. Su proceso de crecimiento se inició de manera local y regional, logrando la distribución mayorista de marcas producidas en Estados Unidos, Venezuela y Perú. A la ampliación de fronteras geográficas se sumaron nuevos proveedores en Argentina, México, Japón, Tailandia y China. Con marcas como Jinyu Tires, Falken, Sumitomo Tires y Fate han logrado arañarle un 5% del mercado local a competidores tan reconocidos como Good Year y Pirelli, pero la proyección es alcanzar el 20% de participación en los próximos cinco años apalancados en un portafolio multimarca e independiente que ofrece soluciones para todo el parque automotor. Marcando la diferencia Para consolidar su concepto ‘brillante’ del servicio, Ricci diseñó un modelo de outlet, que opera en el Centro Comercial Único y en el sector de Las Vallas, en donde se brinda atención VIP a los usuarios que acuden a comprar y cambiar sus llantas. “El modelo es hermoso, aquí no hay duda de que las mujeres pueden ir solas a cambiar las llantas, pero el hombre también puede ir acompañado de su familia, porque rompe con el pensamiento que ir a comprar llantas es ir a engrasarse. Hemos cambiado todo el concepto de la venta, y el cliente va a sentir confort desde que entra hasta que de nuevo su vehículo ruede”, señala el empresario. Los locales tienen aire acondicionado, con puertas de vidrio que permiten ver el perfecto orden en que se exhiben las llantas, y la atención la ofrece un equipo de ventas muy preparado en diagnosticar las necesidades de cada cliente sugiriendo la mejor opción para su presupuesto.
Destino de Llantas unidas

Sur América: Venezuela, Ecuador, Bolivia, Perú, Guyana, Paraguay, Argentina y Chile.
Centro América: Panamá, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Belice y México.
Caribe: Islas Vírgenes, Puerto Rico, República Dominicana, Haití, Jamaica, Trinidad y Tobago y Cuba.
En total, cuentan con 7 puntos de venta directos en la ciudad, de los cuales remodelarán el punto ubicado en el sector del sur y abrirán uno en el oriente con el mismo concepto de outlet VIP. Para propiciar la expansión rápida y apalancar las proyecciones de ventas de la compañía trabajarán en el formato de franquicia con aliados que garanticen la idoneidad en el servicio. De esta forma, Llantas Unidas sale al escenario, con una oferta diferenciada con la que están seguros continuarán conquistando cada vez más clientes.