Una nueva oportunidad para los soldados

La Fundación Manos Unidas por Colombia lidera la construcción del Centro de Inclusión Social y Laboral al que se espera se vinculen cientos de empresarios de la ciudad. Ofrecerle nuevas oportunidades laborales y empresariales a los soldados que han quedado amputados defendiendo la seguridad de los colombianos, es el objetivo que se ha trazado la Fundación Manos Unidas por Colombia, liderada por Luz Helena Orozco, una caleña que desde hace varios años se ha dedicado a apoyar causas que benefician a diversos sectores vulnerables de la sociedad. Luz Helena explica que uno de los primeros proyectos que hicieron para los soldados en condición de discapacidad fue la remodelación de las dos salas de cirugía que tiene el Cantón de Napolés, hace cinco años. “Estaban en muy malas condiciones y no tenían cómo realizar intervenciones de ningún tipo que eran fundamentales para la recuperación de los soldados, así que con el apoyo de Asocaña y el Comando Sur de Estados Unidos, pudimos remodelar completamente estos quirófanos”. Sin embargo, la preocupación va más allá. “Cuando conocimos la problemática de los soldados que quedan amputados, entendimos que es una situación muy complicada tanto física como mentalmente, pues sus sueños de ascender en el Ejército y sacar adelante su vida profesional, se ven destruidos de un día para otro”, dice. Por eso la Fundación decidió liderar un ambicioso proyecto, se trata del Centro de Inclusión Social y Laboral, que ya se encuentra en construcción dentro de las instalaciones de la Tercera Brigada en Cali. Se trata de una obra de 1.600 metros cuadrados en los que los soldados mutilados y discapacitados podrán acceder a múltiples beneficios que los ayudarán a retomar el rumbo de sus vidas. Luz Helena explica que lo primero que se ofrecerá será el acceso a formación académica porque muchos de ellos no pasan de tercer grado de escolaridad. “También vamos a tener una cocina industrial donde aprenderán repostería, panadería, comidas congeladas y otras técnicas, con el fin de que puedan montar su propia microempresa en el municipio donde vivan y generen nuevos ingresos para su familia. Además, van empezar a vender sus productos en el mismo Cantón”, explica la directora de la Fundación. El Centro incluye sala de sistemas y un salón múltiple para diversas actividades. Tambien, se están realizando encuestas entre los soldados para ver qué carreras intermedias requieren, pues el Sena ha ofrecido sin ningún costo, montar los módulos educativos como su aporte a esta labor social. Manos a la obra La obra va en un 25% de avance y se cuenta con los recursos para llevarla hasta el 50%. “Para conseguir el restante, el último domingo de septiembre realizaremos una carrera llamada Héroes, donde esperamos contar con la participación de toda la comunidad en un evento sin precedentes en la ciudad. Asimismo, heremos un desfile de modas en noviembre, donde mostraremos colecciones exclusivas de marcas caleñas, eventos que nos ayudarán a recolectar nuevos fondos”. El aporte de los empresarios Ya son muchas las empresas que se han unido a esta iniciativa con recursos. Quienes quieran hacer su aporte, pueden hacerlo por medio de donaciones en efectivo o en especie, pues en este momento se están recibiendo materiales como aluminio, vidrio, pintura, sanitarios, enchapes, sistemas eléctricos, acabados, etc., para terminar el Centro de Inclusión Social y Laboral.
Datos de Interés:
» Al Cantón Nápoles pertenecen todos los militares del suroccidente colombiano, que son más o menos 33.000.
» El primer objetivo de la Fundación es poder beneficiar a 170 militares amputados para trabajar con ellos y sus familias.
» Quienes deseen vincularse a esta iniciativa o recibir más información pueden escribir al correo
munidasporcolombia@gmail.com
Los empresarios también se pueden vincular en la parte operativa por medio de recursos y aportes que ayuden al mantenimiento y consolidación del Centro y en la parte profesional, su vinculación puede ser a través de charlas, asesorías y acompañamientos para los soldados. “Cuando avancemos en la parte de preparación, esperamos que todas estas empresas que nos han acompañado, crean en estos soldados y en la labor que hemos hecho con ellos para que los contraten como parte de sus nóminas, pues gracias a esas mismas empresas, esos muchachos podrán salir adelante”, cloncluye Luz Helena.