Una nueva oportunidad que se hizo empresa

El Centro Médico Deportivo Athletic Fitness avanza en el camino de su expansión gracias a la visión y a la buena administración de su fundador Óscar Giraldo, un hombre con una extraordinaria historia de superación. En el 2005 Óscar Giraldo era uno de los mejores asesores comerciales a nivel nacional de una de las compañías de seguros más importantes del país. Un sueldo que le permitía lujos y comodidades, un matrimonio estable y feliz y una hija de pocos años eran su panorama, uno que muy pocos se atreverían a arriesgar. Sin embargo, para este caleño de 40 años, no era suficiente y emprendió un nuevo camino sin pensar en que cambiaría por completo su destino y el de su familia. Partió rumbo a Estados Unidos donde haría una especialización buscando mejorar su perfil profesional, dejando atrás la estabilidad de su trabajo y a su familia y enfrentando solo ese nuevo reto. Y precisamente, esa misma soledad casi lo lleva a morir solo y completamente quemado el día que la casa en que vivía en Miami se prendió en llamas mientras él tomaba una ducha en el segundo piso, a solo dos meses de su llegada al país donde supuestamente los sueños se hacen realidad. Sus últimos recuerdos de aquel 22 de agosto fueron una bola de fuego corriendo desaforada hacia él y un minuto de lucidez que le permitió encomendar su vida a Dios. Seis meses en estado de coma, 96 días de cuidados intensivos, 70% del cuerpo quemado, 82 cirugías y 5% de posibilidades de vida eran las cifras que marcaban su destino por aquellos días. Y así, denso y oscuro, como el humo de aquel incendio, era el panorama de este joven que fue siempre un destacado deportista y que perteneció a las Selecciones Colombia de béisbol y softball. Angustia, depresión y pocas alternativas para volver a empezar venían agarradas a su maleta el día que regresó a Cali, un año después del fatídico día. Cuenta Óscar que afortunadamente siempre tuvo ángeles a su alrededor, su esposa el más importante, pero también sus padres, hermanos, familia, amigos, médicos y hasta desconocidos que siempre le tendieron la mano. Ya en su ciudad natal y con la mente dispuesta a luchar por recuperar la movilidad de todo su cuerpo, Óscar empezó a ejercitarse en un gimnasio con muy malas condiciones físicas pero que se convirtió en su refugio, uno que le permitió activar los músculos pero también la mente, pues el dueño, quien poco se interesaba por la propiedad, le permitió encargarse de la administración de este local que llevaba un año dando pérdidas. Y ahí fue cuando la historia volvió a empezar y la vida le dio a Óscar su gran oportunidad. ¿Qué recuerda de ese volver a empezar? El primer mes que administré ese gimnasio generó $1 millón de ganancias y cada vez crecían los ingresos. El dueño repartía las ganancias entre los dos, pero le aconsejé pintar e invertir en el negocio, pero él no estaba muy interesado y prefirió venderme el gimnasio. Para lo cual pedí un crédito y lo compré en $60 millones, pensando en venderlo en $100 millones unos meses después. Pero luego seguí gestionando recursos y a haciéndole mejoras. ¿Qué resultó de esas inversiones y del cambio de administración? En el 2007, cuando empezamos con esta nueva etapa teníamos 150 clientes y pensábamos llegar a 400. Pero con solo la primera remodelación llegamos a 800, fue increíble, las máquinas no daban abasto y las clases grupales totalmente llenas. Teníamos una sola corredora y la gente le hacía turno. Hoy tenemos 40. Luego siguieron llegando bendiciones y la empresa en que trabajaba antes me pagó una indemnización con lo cual le seguí apostando a la inversión. Compramos la propiedad del lado y empezamos la construcción del edificio actual. Aquello fue en el 2008. Decidí poner ahí todo mi esfuerzo y visioné lo que sería mi empresa. ¿Es ahí donde se consolida el Centro Médico Deportivo Athletic Fitness? A partir del 2011 inicia nuestro proceso de consolidación y en el 2012 empezamos a vernos como una marca diferenciadora por nuestras instalaciones físicas y por nuestra propuesta de valor, que es el servicio. Además, el año pasado iniciamos un proceso de formación de nuestro equipo humano, nuestro factor más importante porque son los que hacen que las cosas pasen. Hoy tenemos 14 empleos directos y 32 indirectos, y 1.800 afiliados. ¿En qué consiste el modelo de Athletic? Encontramos la motivación de cada asociado para venir a entrenar y nos enfocamos en ello. Trabajamos por su bienestar y les enseñamos que la actitud positiva es lo más importante para el ejercicio y para la vida misma. Hacemos la diferencia vía mensajes de texto e email, con un software que estamos acabando de implementar y que les va a recordar la motivación que tienen para ejercitarse. Nuestra propuesta de valor está enfocada en el servicio y en la evidencia de resultados positivos gracias al acompañamiento para que nuestros deportistas comprendan que su mente y cuerpo requieren ejercitarse para el diario vivir. ¿Cuál es la próxima meta? El objetivo es tener al 2015 cuatro sedes en Cali. Nuestra segunda sede abre el 1 de julio en el centro comercial Portal Plaza del barrio la Hacienda, tendrá 1.800 metros cuadrados y se destaca una infraestructura moderna bioclimática, con iluminación y la ventilación naturales. Además, los equipos y la maquinaria son de última tecnología, posicionándonos como un centro fitness de talla mundial. La inversión fue de US$400.000 para la primera etapa, teniendo en cuenta que es una sede rentada. Esperamos tener 3.000 afiliados en la nueva sede y 10.000 cuando tengamos las cuatro funcionando. Nuestra meta es facturar US$3 millones al año. ¿Cuál es la importancia del capital humano para Athletic? Este año vamos a crecer en generación de empleos en un 100%. Llegaremos a 35 empleos directos y 65 prestadores de servicios que son los entrenadores de clases grupales. La meta es que cuando tengamos las cuatro sedes todos esos prestadores de servicios sean solo de nuestra marca y llegar a los 300 empleos directos. Me motiva la generación de empleo y apoyar los sueños de vida de los colaboradores. Parece romántico, pero funciona al ver que los sueños personales de la gente se hacen realidad a través de un sueño empresarial.
Complicaciones a la hora de emprender
Para Óscar la mayor dificultad para crecer ha sido acceder a créditos de calidad. “Lastimosamente para los emprendedores las condiciones crediticias son difíciles. Créditos a muy corto plazo y con tasas muy altas, donde uno termina aceptando porque no hay más, lo ideal sería tener cinco opciones para escoger. Gracias a Dios hay entidades de apoyo como Innpulsa y la Cámara de Comercio de Cali que nos vienen ayudando mucho en la consolidación de nuestros negocios”.