Valle E, Semillero de emprendimiento e innovación

Valle EConozca a los emprendedores ganadores del concurso Valle E. Innovación, tecnología e investigación, claves para el éxito. Platos germinables 100% biodegradables, procesos para la recuperación de residuos peligrosos y un sistema de góndolas inteligentes para supermercados, son algunos de los ejemplos del emprendimiento que se vive en la región. Estas iniciativas fueron las ganadoras del concurso Valle-E, promovido por la Red Regional de Emprendimiento del Valle, para incentivar y premiar las ideas de negocios innovadoras y con potencial para convertirse en empresas dinámicas. Platos germinables y productos ecológicos La empresa, conformada hace tres años por la especialista en Sistemas Gerenciales de Ingeniería, Claudia Isabel Barona y el Abogado Andrés Benavides, obtuvo el primer lugar en este concurso con los platos germinables 100% biodegradables, un artículo que cuenta entre otras, con una característica especial: luego de su uso y desecho, y en contacto con una delgada capa de tierra germina en menos de 3 semanas en una variedad de plantas, follajes, frutas, arboles, hortalizas o arbustos. Esta innovación es el resultado de siete años de trabajo con el medio ambiente y productos ecológicos. “Quisimos crear un producto de consumo masivo, ecológico e innovador. Empezamos a hacer pruebas con varios productos y creamos los platos germinables porque nuestra idea es que el desecho se vuelva vida y lograr que las personas tengan otra alternativa al momento de elegir un producto desechable”, explica Claudia Isabel. Asimismo, asegura que en comparación con otras materias primas como el plástico, el poliestireno (icopor) y el plasticarton, el impacto ambiental negativo de este producto es cero, especialmente por la función de las semillas que luego de convertirse en plantas transforman dióxido de carbón en oxigeno”. Este emprendimiento, que describen como un proceso industrial organizado, ya es objeto de patente ante la Superintendecia de Industria y Comercio, gracias a su grado de innovación. Claudia y Andrés esperan ingresar a pronto a las grandes superficies y empezar a exportar el producto a Estados Unidos. “Valle-E ha representado un estímulo muy grande y enriquecedor por todo el apoyo que hemos recibido de las diferentes entidades vinculadas al concurso. Gracias a Valle E las personas han podido conocer nuestro producto y es muy gratificante la aceptación tan grande que ha tenido”, puntualiza Claudia. Ingerecuperar La Bioquímica Martha Lucía Aguilar y la Ingeniera de Materiales Carolina Guerra, son las profesionales que respaldan la empresa Ingerecuperar S.A.S., que con su emprendimiento de transformar los residuos peligrosos industriales en productos aptos para el uso, ocuparon el segundo lugar en Valle-E. Ellas, con el apoyo de un PhD en Materiales, han desarrollado una tecnología para aprovechar residuos tales como escorias de aluminio, cobre, zinc, hierro, acero, cenizas de incineración, lodos y metales hospitalarios, y convertirlos en productos como piezas metálicas, óxidos metálicos, cargas para resinas y prefabricados, siendo la única empresa en el país que cuenta con Licencia Ambiental para el aprovechamiento de estos residuos. Los procesos innovadores que realiza Ingerecuperar SAS, se basan en tecnologías pioneras desarrolladas por su grupo de investigación y desarrollo, que valorizan el residuo y cumplen con la legislación ambiental de nuestro país. Este emprendimiento nació por iniciativa de Carolina Guerra, quien asegura que siempre quiso ser empresaria. “Fue mi sueño desde que estaba en el colegio, teniendo este deseo en el alma, yo trabajaba en una empresa que se dedicaba a la fundición de aluminio y que generaba escorias de aluminio. Empezamos a recibir visitas de control y seguimiento de la autoridad ambiental exigiéndonos el correcto manejo de las escorias por ser un residuo peligroso. Al no tener ninguna alternativa para el manejo de estas escorias en nuestro país, decidí contactar un compañero de la universidad para hacer una investigación para el aprovechamiento de ese material. Tres años después de iniciada la investigación, obtuvimos excelentes resultados y decidimos crear Ingerecuperar, teniendo claro que esta necesidad la tenían todas las industrias fundidoras”, dice. Ahora su objetivo es seguir investigando para que los residuos peligrosos de la industria metalúrgica dejen de ser un problema ambiental y se conviertan en una oportunidad que mejore la competitividad de las industrias. Su meta es que en tres años se logre el aprovechamiento del 15% de la generación total del país. Góndolas Inteligentes Desde el año 2004, la empresa Timeline Colombia, venía trabajando en el desarrollo de góndolas inteligentes para supermercados, investigación que concluyó en marzo del presente año y con la que obtuvo el tercer lugar en el concurso Valle E, gracias al liderazgo del Diseñador Industrial Pablo Andrés Valencia y del Ingeniero Electrónico Carlos Andrés Díaz, quienes hicieron posible las góndolas inteligentes para hacer inventarios de Retail. Este desarrollo es un sistema teleinformático que integra diferentes tipos de tecnología, dispositivos hardware, redes de comunicación y computación digital. Los creadores explican que las ventajas que presenta la tecnología hoy en día, les permitió desarrollar un sistema innovador patentado por Timeline Colombia, que une en red a los productores, proveedores y consumidores, para suministrarles información precisa y en tiempo real, necesaria para realizar eficazmente procesos en el punto de venta. La herramienta permite potencializar el punto de venta, con inventarios de góndola, bajo el concepto de ‘información a la mano, remota y en tiempo real de retail’, que puede ser consultada a cualquier hora y desde un dispositivo de almacenamiento de información con acceso a internet (celular, computador portatil, tablet, etc.), para disminuir tiempos de respuesta y tomar decisiones que permitan gestionar los puntos de venta eficazmente. “Cuando las góndolas inteligentes detectan que se está agotando el inventario en retail, envían una alarma a la trastienda o bodega, para que sea nuevamente abastecida; sí detecta que en stock no hay existencias, están en la capacidad de hacer automáticamente una orden de pre-compra, basado en las estadísticas de consumo del almacén. Esta pre-compra debe ser aceptada o modificada por las partes”, explica Pablo Andrés. Con esto se disminuye la frecuencia en los desplazamientos de los operadores logísticos a los puntos de venta, ya que permite gestionarlos desde un lugar remoto, disminuyendo tiempos improductivos de movilización. Además, es también amigable con el ambiente, al permitir mermar el uso de papel, resultado que se obtiene porque toda la información se digitaliza automáticamente. El consumidor final, también obtiene información a la mano: sólo con coger el producto de la góndola, puede visualizar en una pantalla ubicada en la parte superior de la góndola, el precio e información relevante del producto. Esta innovación ya había participado el año pasado en el concurso, pero se motivaron a volver porque, dice Pablo, las recomendaciones que les dieron los asesores fueron fundamentales para estructurar mejor el proyecto.