Ni los analistas más avezados están seguros del rumbo que tomará el precio del dólar en los próximos meses. Frente a la incertidumbre los expertos recomiendan utilizar instrumentos de cobertura cambiaria que protejan a los empresarios de eventualidades pérdidas. La volatilidad en el precio del dólar tiene a muchos empresarios con los pelos de punta. Y así lo reconoce Francisco Gonima, gerente general de Bobber Motorcycle, una firma productora de bicicletas con motor que importa buena parte de sus insumos: “este comportamiento golpea mucho, especialmente a los que no conocen cómo funcionan las coberturas. Además, los bancos no atienden las necesidades de los pequeños exportadores e importadores”. Pero lo más complejo es que nadie está en capacidad de anticipar cómo se moverá la divisa en los meses que vienen. Para Juan Esteban Carranza, gerente Sucursal Cali y Director del Centro de Estudios sobre Economía Industrial e Internacional-CEEII del Banco de la República, es muy difícil ganarle al mercado y la mejor proyección del precio del dólar es el precio del día. “Si alguien supiera para dónde va el dólar estaría comprando como loco pero eso no ha ocurrido, lo que sí va a continuar es el problema de la volatilidad porque hay mucha incertidumbre y divergencia de opiniones”, advierte el analista. Al final, las más afectadas son las empresas que dependen de bienes importados porque quedan expuestas a esa volatilidad de la divisa y se les dificulta construir la planeación financiera de su actividad en el corto y mediano plazo. Según los datos del Emisor, entre el 30 de abril y el 3 de junio la devaluación fue del 8,2%, la más alta registrada a nivel de América Latina en ese lapso. ¿Qué variables han impulsado ese comportamiento? Según el departamento de investigaciones de Bancolombia, el desempeño de la economía en Estados Unidos impacta de manera importante el mercado cambiario de nuestro país, pero también pesa la caída de los precios de los commodities, especialmente el crudo. Las actividades de fracking en los Estados Unidos impulsaron la producción de crudo, pero también se elevaron las expectativas de producción de Arabia Saudita así como de Libia e Irak. Para completar, la OPEP decidió, a comienzos de junio, mantener su techo de producción en 30 millones de barriles diarios (bdp) lo que se suma a los 1,36 millones de bdp que aportan los países que están por fuera de esta organización. Con esta perspectiva, los analistas se mantienen divididos. Algunos sostienen que en lo que resta del año el precio podría llegar a los U$90 pero otros se inclinan por un tope máximo de U$65 por barril. En el caso colombiano también ha influido la desaceleración en la dinámica de precios del café: en el primer trimestre del año la libra cayó 19,4%. El aumento de la inflación por encima de lo estimado por la autoridad monetaria, así como una perspectiva de desaceleración económica se deben incluir en la canasta de temas que están presionando el encarecimiento del dólar. La inflación anual, hasta abril pasado, alcanzó el 4,64%, un resultado no esperado por el equipo técnico del Banrep y los agentes del mercado. El gerente del Emisor calmó los temores con respecto a un eventual desboque de este indicador y señaló que la cifra se dio como resultado del incremento transitorio en los precios de los alimentos, y a un efecto de traspaso de la devaluación del tipo de cambio. Con respecto a lo que cabría esperar en materia del precio de la divisa la jefe de investigaciones económicas del Banco BBVA en Colombia, Juana Téllez, señaló que para el cierre del 2015 estiman un valor de $2.450, con una devaluación promedio del 20% para el año. Con este panorama, ni siquiera con una bola de cristal se podría anticipar lo que se avecina en materia de devaluación por lo que los expertos sugieren considerar opciones para cubrirse del riesgo cambiario y darle más estabilidad a la operación de las empresas.
Alternativas para cubrirse

Para apoyar a los empresarios que realizan actividades de comercio exterior, Bancoldex cuenta con un Manual de Coberturas Cambiarias que se encuentra publicado en su página web. En este documento se presentan las definiciones más importantes relacionadas con productos que permiten cubrirse del riesgo cambiario, garantizando la rentabilidad esperada de un bien o servicio que se importa o exporta. A continuación algunas de las explicaciones sobre alternativas de coberturas.
» Cobertura natural: proviene del propio negocio ya que la empresa adquiere bienes importados y produce bienes para exportación en la misma moneda (dólares o euros, por ejemplo). A nivel financiero se pueden tener en el balance activos y pasivos que se compensen entre sí, como por ejemplo una deuda en dólares que se compensa con una cuenta por cobrar en la misma moneda. El importador podría invertir en un portafolio denominado en dólares mientras se cumplen sus obligaciones en esta divisa.
» Forwards: permite pactar en el día de hoy un precio para un negocio que se va a hacer realidad en el futuro. En el forward de monedas el empresario pacta con su banco la venta o la compra de un monto específico de divisas, a un precio establecido previamente y para una fecha futura previamente acordada.
» Opciones: en este tipo de negociaciones el empresario compra el derecho a comprar o vender divisas a un precio establecido en una fecha específica, mediante el pago de una prima. Si el cliente decide no ejercer ese derecho, porque no le conviene dado el precio de la divisa en el momento de ejercer el derecho, no está obligado a hacerlo pero en todo caso ya pagó la prima. Las opciones para la venta de divisas, se denominan put y son usadas por los exportadores, en tanto que las opciones de compra se denominan call y son demandadas por los importadores.