Yumbo ‘recargado’

Tras años de abandono, este municipio busca renacer como la capital industrial del Valle del Cauca. La herramienta para lograrlo es el Pezi, un programa que empieza a mostrar resultados de sus primeras fases, pero al que aún le queda un largo camino por recorrer. Después de sufrir hace ocho años las inundaciones provocadas por las escorrentías de la Cordillera Central y por el río Cauca que llegaron a romper el jarillón y provocaron desbordamientos en el área, los diferentes estamentos del municipio se dieron a la tarea de construir y ejecutar el Plan Especial de la Zona Industrial de Yumbo (Pezi) como alternativa para enfrentar los retos. El proyecto también surgió como una opción para resolver los inconvenientes en la movilidad que deben soportar quienes trabajan o visitan la zona y que inciden en los costos de operación de las compañías. Todavía falta camino por recorrer en la ejecución de las obras planteadas, tal como lo reconocen las autoridades locales, entre las más importantes están la pavimentación de callejones y la construcción de andenes, pues quienes circulan por el sector deben disputarse el espacio con los vehículos pesados que transitan por las calles destrozadas. El otro inconveniente grave se deriva de la Ley 3300 del 2007, la cual establece que en Yumbo, al ser una región rural, los desarrollos urbanísticos no pueden superar el 30% del tamaño de los lotes. Por el momento, los industriales solo tienen dos caminos: asumir esta regla que limita su crecimiento o resignarse a comprar un lote más grande de lo que en realidad requieren. Debido a esta limitación, algunos llegaron a pensar en la posibilidad de escindirse de Yumbo y formar su propio municipio o en solicitar que se cambiaran sus límites por otros que lo hicieran más conveniente. Por la poca atención que recibían sus demandas, su disposición en cuanto a temas de responsabilidad empresarial o contratación era prácticamente nula. No sentían que se les retribuyera su inversión. En ese contexto, de acuerdo con Fernando Murgueitio, alcalde de Yumbo, el municipio invirtió en la construcción del Pezi con el fin de superar esas necesidades. Ese programa especial, adicionalmente, contemplaba la ampliación de la carretera Cali – Yumbo a una doble calzada y la de la autopista Cali – Yumbo a una triple calzada. Hoy, ocho años después de haber diseñado el plan y dos después de iniciar las obras, las primeras fases ya están en un estado avanzado. “El alcantarillado de aguas lluvias y residuales está construido en un 80%. Además, se pavimentaron aquellas zonas donde la comunidad aportante aceptó pagar el tributo de valorización”, manifestó el funcionario. De acuerdo con su cronograma, a finales de 2015 se entregará la obra completa de alcantarillado. Se espera que para la misma época se hayan finiquitado 12 proyectos de pavimentación para luego continuar con la siguiente fase del proceso. Esta contempla la construcción de las lagunas de regulación y el jarillón del río Cauca. Para ese fin, Yumbo se encuentra en trámites para obtener el apoyo de la nación. La razón: la inversión en este rubro es alta, supera los $106.000 millones, y este río que genera la afectación sobre el municipio es de carácter nacional. Así mismo, existen posibilidades de consolidar una alianza estratégica público privada para darle viabilidad a los nuevos requerimientos del plan. En total, según Murgueitio, en las obras que se adelantan en la zona industrial más grande del suroccidente colombiano se invertirá una suma cercana a los $ 500.000 millones, incluidas la doble y la triple calzada. En el segmento de mitigación de riesgo, el municipio está invirtiendo $70.000 millones. Cerca de $40.000 millones provendrán de la mencionada alianza. Por otro lado, gracias a la valorización, se están obteniendo aproximadamente $80.000 millones más. Los empresarios de la zona industrial de Yumbo, que producen el 1% del PIB nacional y constituyen el 54% de la fuerza industrial del Valle del Cauca, están expectantes porque finalmente, después de muchos años, se les está prestando atención a sus peticiones. Además, esta iniciativa allana el camino para el reto que deben enfrentar ahora que es cumplir con los requisitos que exige la CVC (Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca) para cambiar el uso del suelo de rural a urbano o a especial industrial, en vista de que aún solo se puede construir en el 30% de cada lote.
Hablan las cifras

Según un informe de la Cámara de Comercio de Cali, el tejido empresarial de Yumbo registró en 2014, activos totales de $19,3 billones en un total de 2.219 empresas, de las cuales 1.673 son micros, 259 pequeñas, 197 medianas y 90 grandes empresas. Los sectores con mayor representación son comercio e industria con una participación de 41,5% y 18,3% respectivamente.
En el primer semestre de 2014, las empresas asentadas en Yumbo exportaron US$322,3 millones, el 32,7% de las exportaciones del Valle del Cauca. Johnson & Johnson con US$106,5 millones FOB; Cartón Colombia con US$77,7 millones FOB, y Mac-Johnson Controls Colombia, con US$77,6 millones FOB, fueron las compañías con mejores cifras de negocios con el exterior.
Ya se han logrado algunos avances en cuanto al Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos (PSMV) y se hicieron los estudios respectivos a las obras de mitigación (jarillones que además de cubrir el río Cauca deben atender el río Cali y la quebrada Arroyohondo). En paralelo, tanto el municipio como los industriales sellaron un pacto ambiental para que los empresarios mejoren sus procesos en aras de disminuir sus emisiones y desechos nocivos o contaminantes. “Parte de esa filosofía –dice el alcalde- es disminuir el movimiento de canteras en el municipio. Se ha logrado frenar la operación de varias que generaban un aumento de partículas pesadas en el aire y que hacían ver a la zona industrial como un foco de contaminación”. En la actualidad, Yumbo quiere proyectarse como un municipio que mira con optimismo el futuro y le apuesta a la modernización como la mejor herramienta de competitividad.