De competidores a socios

11 ago 2020

Por trabajar desde hace más de diez años en el mismo sector, el de la producción de eventos, aunque en esquinas distintas, Juan Nicolás Fajardo, gerente comercial de Quack Eventos, y Alejandro Arzayus, gerente general de Eventech, han coincidido en muchos momentos como competidores y proveedores de un mismo cliente, incluso creando sinergias para aprovechar las ventajas que tiene cada empresa.

Pero a raíz de la pandemia se unieron en una alianza para buscar negocios juntos. “Yo tengo un laboratorio de contenidos en el Teatro Bolívar y Alejandro la plataforma de ferias y congresos. Entre los dos podemos grabar y transmitir cualquier tipo de evento virtual en vivo o pregrabado, a nivel nacional e internacional”, explica Fajardo.

Este fue el camino que encontraron para enfrentar la crisis generada por la Covid-19, que los dejaba fuera de combate por trabajar en el sector de entretenimiento, con la producción de eventos masivos, como conciertos, congresos, asambleas y ferias. Quack con equipos y tecnología de producción (sonido, luces, pantallas, tarimas) y Eventech desde la logística (registro, acreditación, etc.).

Gracias a esta alianza ya han realizado asambleas de gremios y de colegios, cierres de eventos empresariales, congresos médicos, y hasta conciertos. “La virtualidad les ha permitido a las empresas tener un mayor alcance sin invertir tanto. Un evento presencial puede costarle a un cliente $25 millones o $30 millones para que asistan unas 300 personas. Con la plataforma que tenemos se pueden conectar hasta 10.000 personas y el cliente invierte solo $7 millones”, explica Fajardo.

El Teatro Bolívar es su centro de operaciones y a la vez sirve de escenario para hacer pregrabados y transmisiones. “Podemos tener tres jornadas de grabación en un solo día; es muy rentable. Las posibilidades de hacer cosas allí son infinitas: clases de cocina, actividades para niños o familiares, semanas culturales para empresas”, agrega.

Los dos empresarios saben que encontraron una nueva línea de negocio, que continuará una vez se puedan volver a hacer eventos masivos presenciales. “Sin duda, éstos se van a volver mixtos, porque mucha gente va a estar temerosa de viajar o no lo podrá hacer por cuestión de costos o de agendas, entonces podrá conectarse a través de la plataforma digital y participar, mientras que otra parte del público asistirá de manera presencial, en escenarios reales”, afirma Alejandro Arzayus.

Para ellos, lograr esta alianza no solo ha sido un tema de confianza y respeto entre los dos, sino el resultado de los aprendizajes obtenidos en el programa Valle Impacta de la Cámara de Comercio de Cali. Ambos coincidieron en la edición que comenzó el año pasado y que se ‘graduó’ en medio de la pandemia, en un evento virtual producido por los dos empresas.

“Con el programa entendimos que en equipo se pueden lograr más cosas, que uniendo fuerzas podemos crecer más rápido. Esto nos permitió desarrollar este negocio rápidamente”, dice Arzayus.

Y Juan Nicolás agrega que Valle Impacta les generó muchos cambios mentales e internos, que los llevaron a organizar sus empresas. “Eso nos permitió no perder el foco, no desesperarnos y tener tranquilidad en estos momentos. El programa te pone metas de crecimiento muy altas, que en enero y febrero veníamos logrando cada uno en su empresa, duplicando las cifras del año pasado. Para seguir haciéndolo, sabemos que tenemos que hacerlo juntos, sin egoísmos.”

Tan convencidos están de que en tiempos de crisis la unión hace la fuerza, que han liderado la unión entre las cerca de 100 empresas del sector, que ya se empiezan a ver como un gremio, a pesar de las diferencias y la informalidad que existe en la mayoría de ellas. “Si estamos organizados, podemos ayudarnos, colaborarnos, presentar propuestas y hacernos oír, porque fuimos el sector que primero cerró y que será de los últimos en abrir y no podemos quedarnos a esperar qué va a hacer el gobierno por nosotros”, dicen estos empresarios.