Empresas le apuestan a consumidores en California

Volver

Empresas le apuestan a consumidores en California

17 abr 2019

Las empresas de la Iniciativa Cluster de Macrosnacks que participan en Reto Cluster 2.0, llegaron llenas de nuevas ideas, propuestas y proyectos para desarrollar productos más sofisticados que conquisten a los consumidores californianos.

A principios de marzo, los representantes de seis empresas del Cluster de Macrosnacks que participan en el proyecto Reto Cluster 2.0 abordaron un vuelo para conocer la mayor feria de productos orgánicos y naturales del mundo: Natural Products Expo West.

Después de cinco días conociendo la gran variedad de productos, materias primas y tendencias de consumo, regresaron a Cali con grandes insumos para definir el concepto de un nuevo producto para el mercado de California (Estados Unidos), un destino con alto poder de compra y gran gusto por los snacks.

Reto Cluster es cofinanciado por iNNpulsa Colombia y la Cámara de Comercio de Cali para impulsar el desarrollo de productos sofisticados y el acceso a nuevos mercados exigentes, por parte de empresas de la Iniciativa Cluster de Macrosnacks. La innovación es el eje clave de todo el proceso y parte de la inteligencia de mercados que les permite a las empresas conocer cuál es el destino que ofrece mayor potencial y las expectativas de los consumidores en cuanto a precio, sabores, presentaciones e ingredientes de los productos.

Por esto, antes del viaje la Cámara de Comercio de Cali brindó información clave a los empresarios que les permitió concluir que el destino al que quieren apostarle es California. De acuerdo con Johanna Padilla, gerente de clusters y transformación productiva de la CCC, “en ese Estado hay más capacidad de pago por este tipo de productos y es comercialmente retador”.

Durante su visita, los representantes de Colombina S.A., La Tour S.A., Dulces del Valle S.A. – Cecilia Payán S.A., La Caramela S.A.S., Productos Deliricura S.A.S. y Sogni Foods S.A.S., también visitaron entre tres y cuatro tiendas de nicho, según su especialidad, que comercializan productos horneados, snacks y cafés, entre otros. Estas fueron sugeridas por la CCC, según la especialidad y la necesidad de cada empresa.

Tradición que se renueva

En este grupo estuvo Isabel Cristina Cuéllar, directora comercial para la zona sur de Dulces del Valle S.A. – Cecilia Payán S.A., empresa que desde hace 92 años se dedica a la elaboración de dulces a base de leche y frutas y exporta dulces típicos a Estados Unidos, donde está certificada por la FDA (Food and Drug Administration).

La empresa decidió unirse al Reto Cluster 2.0 para aprovechar el acompañamiento que brinda para desarrollar un producto que les ayude a salir de su zona de confort y responda a las necesidades del mercado. “El viaje nos permitió hacer un ejercicio de revisión de tendencias en productos y empaques. Después replicamos la experiencia con nuestro equipo a través de la adecuación de un minimercado y definimos el producto en el que nos vamos a enfocar”, afirma Cuéllar.

Nancy Hernández, gerente de producto de Deliricura S.A.S., viajó para evaluar las posibilidades de competir en ese mercado. Esta compañía se fundó hace 20 años, se especializa en los productos panificados o de panadería como el famoso Paliqueso y tiene la meta de vender $3.500 millones este año. En 2018 alcanzó los $2.300 millones.

“Queremos diversificar y una de las formas de lograrlo es ampliando canales a nivel internacional. Desde hace dos años iniciamos tímidamente esa expansión y adaptamos nuestro producto al mercado anglo y lo vendemos en Nueva York y Florida, pero sabemos que tenemos que sofisticarlo”, asegura Hernández.

Colombina se subió por segunda vez a Reto Cluster 2.0 para continuar profundizando en el conocimiento de ese mercado. Esta empresa exporta desde 1965, llega a 90 países y en 2018 tuvo ventas por US$612 millones. Su alto nivel de internacionalización la ha preparado para ver la innovación como una herramienta para abrir más mercados, explica Andrea Bejarano, gerente de Innovación y Asuntos regulatorios de Colombina S.A.

Hasta la vista, baby

Tras la visita a California, las empresas se han enfocado en definir el concepto de su producto y pasarán a la fase de desarrollo con el asesoramiento técnico de la Escuela de Ingeniería de Alimentos de la Universidad del Valle. Este centro de conocimiento los ayudará a resolver problemas relacionados con temas como la vida útil de los productos, nuevos ingredientes y texturas, entre otros.

Este proceso durará ocho meses. Al final, los empresarios volverán a California para validar comercialmente sus productos y la Cámara de Comercio de Cali organizará una agenda con aproximadamente tres potenciales clientes por cada compañía.

“El hecho de que cada empresa participante en Reto Cluster 2.0 tenga una mirada diferente y nos retroalimentemos es enriquecedor. La metodología para crear productos innovadores quedará como un aprendizaje y en el ADN de Dulces del Valle – Cecilia Payán”, dice Isabel Cristina Cuéllar, directora comercial para la zona sur de la compañía.

Entre las estrategias para impulsar el consumo de sus dulces en la vida cotidiana de los colombianos está la producción de pequeños gramajes, que funcionan como un postre o un snack en cualquier momento del día.

En Deliricura S.A.S., por otro lado, la participación en este proceso condujo a la creación de un área de innovación y a la consolidación de un equipo del que hacen parte un director de innovación, un director de planta y una ingeniera de alimentos responsables de sacar adelante los proyectos. “Ahora creemos que la innovación es un tema cultural que nos obliga a tener una actitud de apertura frente a las tendencias del mercado porque sabemos que así lograremos la sostenibilidad de la empresa”, dice Nancy Hernández, gerente de producto.

Para lograr esa meta, Deliricura S.A., se enfrenta a otro reto: obtener la certificación ISO 22000, que avala el sistema de gestión de seguridad alimentaria y se suma a otros sellos de calidad obtenidos por la empresa, como el de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM). Estas certificaciones suman puntos valiosos para la internacionalización de la empresa.

Colombina S.A., tiene una visión similar, aunque se trata de una empresa que tiene plantas en siete países, más de 9.000 empleados y desde hace varios años ocupa lugares destacados en el Anuario Mundial de Sostenibilidad de RobecoSAM. “El intercambio con otras empresas es beneficioso para nuestra compañía, que tiene una apuesta que va más allá del cambio tecnológico. El marketing nos ayudará a apalancarnos y mirar el mercado exterior desde una nueva perspectiva”, concluye Andrea Bejarano, gerente de Innovación y Asuntos regulatorios de la empresa.




X