Entrena tu mentalidad

11 Ago 2020

“Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”. Esta frase atribuida a Henry Ford hace más de un siglo tiene hoy una vigencia apabullante y plantea enormes retos para el ecosistema empresarial colombiano, en la medida en que pone el foco sobre la variable más importante para el crecimiento: la mentalidad del emprendedor.

Luis Flórez, asesor en escalamiento empresarial e innovación de la consultora Epik Partners, señala que existe una correlación perfecta entre los modelos mentales de un empresario y su capacidad de crecer y ser exitoso. “Cada emprendedor tiene una empresa del tamaño que le cabe en su cabeza”, afirma este experto que forma parte de los programas de escalamiento empresarial que tiene la Cámara de Comercio de Cali.

Otro modelo mental que también impacta la capacidad de crecer es aquel en donde el gerente se autopercibe como el solucionador de todos los problemas que surgen en la empresa. Y está directamente relacionado con un sesgo mental que el consultor empresarial Ariel Bacal denomina el sesgo del superhéroe.

En palabras simples, se ven como el superman que está atento a los incendios, accidentes, errores y fatalidades que enfrenta la empresa para salir con su capa a resolverlo todo porque su equipo de trabajo ‘no tiene la capacidad’ de atender esos inconvenientes, dado que se asegura de contratar personas orientadas a hacer caso. Así, la energía de este líder se diluye por igual en asuntos de gran envergadura, como una alianza clave, y otros de menor nivel como la marca de papel higiénico que se debe comprar para los baños de su empresa.

En esa medida, es fundamental cuestionarse los sesgos mentales que tiene cada emprendedor porque, afirma Bacal, la economía está cambiando de una manera brutal y la pandemia de la Covid 19 es solo uno de los cataclismos que vivirán los negocios. “Si los empresarios no se ponen las pilas en Colombia nos vamos a quedar atrás. Estamos frente a un cambio de paradigma muy bravo y el llamado para los empresarios es que se deben adaptar muy rápido a la nueva normalidad porque esto cambia todos los días, entonces hay que salir a testear y volver a empezar muchas veces”, dice el experto.

Ariel Bacal también señala que la experiencia es clave porque evita volver a tropezar dos veces con la misma piedra. “Muchos piensan que el emprendimiento es solo para los jóvenes tecnológicos, idea que puede ser válida en la economía 4.0 pero las canas también valen, y eso lo he visto en muchos países en donde los emprendedores con más de 40 años tienen más posibilidades de éxito que los emprendedores de menos de 25 años”. Esta afirmación de Ariel la confirman los análisis que ha realizado la Cámara de Comercio de Cali sobre el programa Valle E, en el que la edad promedio de los emprendedores en etapa temprana está entre los 35 y los 37 años, con una experiencia profesional promedio de mínimo 10 años bien sea como emprendedor serial o como empleado.

¿Cómo superar las trampas de los sesgos mentales y modelar una mentalidad enfocada en el crecimiento? Los dos expertos recomiendan cuestionarse la forma tradicional en que se toman decisiones en la organización y comenzar a revisar otras maneras de aportar racionalidad al proceso. “Revaluarse las hipótesis que han guiado nuestra manera de trabajar es un ejercicio esencial para evitar caer en esos sesgos que limitan el crecimiento”, puntualiza Ariel Bacal.

null