Frostbyte le mide los signos vitales a los cuartos fríos

Volver

Frostbyte le mide los signos vitales a los cuartos fríos

20 Abr 2020

Esta empresa caleña desarrolló aplicaciones que conectan hardware y software, para tener información en la nube que permite monitorear las cadenas de refrigeración de negocios de alimentación, entre otros.

Un iceberg es el logo de la empresa Frostbyte y no solo por su relación con las industrias que requieren soluciones de cadena de frío, sino por la variedad de situaciones y complejidades que trae este componente, vital en empresas de alimentos y otros productos perecederos.

Ricardo Silva, ingeniero eléctrico y gerente de la compañía, explica que en las empresas en las que el frío se utiliza de forma intensiva –como en las avícolas, frutícolas, de cárnicos, frigoríficos o beneficiaderos, pastelería y heladerías, entre otras-, más del 80% de lo que pagan en energía eléctrica corresponde al esfuerzo por mantener bajas las temperaturas.

Y ahí entra en juego la parte del iceberg que no se ve, porque muchas veces el sistema de refrigeración puede estar funcionando bien, pero por debajo es posible que esté generando un excesivo consumo de energía, los motores pueden tener algunas fallas, pueden presentarse cambios de humedad o temperatura, circunstancias que se perciben solo cuando llega la factura de la energía.

Para atender la problemática, Frostbyte desarrolló una solución que combina el internet de las cosas y el trabajo en la nube. “Diseñamos unos sensores y una tecnología de tarjetas electrónicas, que se instalan en los cuartos fríos y permiten el monitoreo permanentemente de la operación de los cuartos fríos”, explica Silva. Esto permite controlar temperatura, humedad y operación de los motores.

“Cada dos minutos se suben datos a través de internet y se almacenan en nuestro servidor. Allí se corre un algoritmo que hace todo el proceso de analítica de los datos; detecta cambios, genera alertas y envía un mensaje de texto, de whatsapp o a un correo electrónico. Cuando se trata de equipos nuevos, aportamos valor identificando el patrón de trabajo o signos vitales”, dice.

Una vez se genera la alerta, ingenieros de la empresa se encargan de darle soporte a ese cliente. También se logran ahorros de energía identificando momentos en los que los equipos pueden parar, como en el ingreso o salida de mercancía o el tiempo de limpieza. Esa información se automatiza, con ahorros de entre 3 y 4 horas diarias de frío, lo que representa disminuir entre 4% y 12 % el valor de la factura de electricidad. Así mismo, este sistema genera alertas de posibles escapes de gas refrigerante, que afectan tanto la operación como la capa de ozono.

El desarrollo e implementación de este sistema es el resultado de un proceso de transformación digital que se concentró en puntos como la operación y las ventas. “El cliente no hace ninguna inversión ni paga una cuota inicial, solo paga por el servicio mensual. Todo se desarrolló en nuestra empresa y la metodología está en proceso de patente con la Superintendencia de Industria y Comercio”, resalta.

Frostbyte participó en el programa Valle E, de la Cámara de Comercio de Cali (CCC), que los orientó y les hizo ver la necesidad de transformarse digitalmente e identificar el modelo de negocio. Con este desarrollo, Frostbyte participó el año pasado en el programa Apps.co del Ministerio de las TIC y quedó entre las 10 empresas seleccionadas en el Valle del Cauca que recibieron orientación y acompañamiento de la CCC y la Universidad Icesi.

“Fueron unas 13 semanas, nos ayudaron en el tema de estructuración de la empresa, en cuatro aspectos: financiero, comercial, de mercado y con el producto digital. Nos apoyaron a estructurar el programa o software que nosotros desarrollamos, con una visión macro, no para 10 empresas sino ‘N’ clientes y todo el soporte por internet”, concluye.

Así, pasaron de tener unos pocos clientes a atender 50 cuartos fríos y unos 100 sensores instalados monitoreando encendido o apagado, temperatura, humedad y otras variables para que carnes, frutas, helados y hasta pasteles estén en óptimas condiciones para el consumidor.

Conoce más en: Valle E