“La ciudad crece porque se diversifica”: Ricardo Hausmann

Volver

“La ciudad crece porque se diversifica”: Ricardo Hausmann

16 Oct 2020

Promover un diálogo entre actores públicos y privados sobre los retos que tienen las cadenas productivas de los departamentos en la reactivación económica fue el tema central de la quinta edición de iNNCluster, que se llevó a cabo entre el 29 de septiembre y el 2 de octubre. Este evento del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo; iNNpulsa Colombia, Confecámaras y Red Cluster Colombia fue organizado este año por la Cámara de Comercio de Cali (CCC).

Ricardo Hausmann, director del Centro para el Desarrollo Internacional del Kennedy School en la Universidad de Harvard, experto internacional invitado, compartió con los asistentes su visión sobre los clusters y su percepción con respecto a los logros obtenidos en el Valle del Cauca por las Iniciativas Cluster.

Hausmann explicó que existen capacidades productivas y los países, regiones o ciudades son “colecciones” de las mismas que las emplean para generar productos. Estos son más sofisticados si quienes los generan cuentan con mayores capacidades productivas. A su vez, estas incluyen el “know how” colectivo del lugar, el talento humano y los bienes públicos.

“Cada lugar se caracteriza por lo que sabe hacer bien”, enfatizó. Y esto permite conocer su posición con respecto a otros. “El número de productos que hace un país es su diversidad. El número de países que hacen ese producto se denomina ubicuidad. Los países que generan muchos productos se enfocan en variedad de ellos y en lo que pocos saben hacer, a diferencia de los demás”, dijo.

Los países más prósperos, en ese sentido, generan variedad de productos que son menos ubicuos. Y para lograrlo se valen de su capacidad de juntar varias piezas de una red que permite usar el conocimiento disperso entre diferentes actores y beneficiarse del mercado, que tiene tres sistemas interrelacionados: el precio del producto, las ganancias que genera su venta y los mercados financieros que apoyan con capital a las empresas rentables.

Los bienes públicos, en cambio, no tienen precios establecidos, no se ofrecen con base en una expectativa de ganancia o lucro y no cuentan con un mercado financiero descentralizado. En ese escenario, el rol de los clusters es hacer evidente la necesidad de generar una dinámica de grupo para mejorar el ecosistema y organizar la movilización de recursos. En esta entrevista Ricardo Hausmann da su visión sobre cómo lo está haciendo el Valle del Cauca.

¿Cuál es la diferencia entre la diversificación inteligente, adoptada en el Valle del Cauca, y la especialización inteligente?

Ricardo Hausmann (R.H.). No existe la especialización inteligente. Si es especialización, no es inteligente porque mientras las empresas o personas se especializan, las ciudades se diversifican. El esfuerzo que se ha hecho en el Valle del Cauca lo muestra: existen nueve Iniciativas Cluster y no les recomendaría que se queden ahí. Una de las acciones que se pueden tomar para fortalecerlas es desarrollar capacidades específicas para cada una y otras que cualquiera pueda aprovechar. Por ejemplo, la Iniciativa Cluster de Economía Digital ofrece soluciones a las demás. Definitivamente, la ciudad crece porque se diversifica.

¿Qué otros aspectos se destacan en el Valle del Cauca con respecto a sus Iniciativas Cluster?

(R.H.). Me gusta que los clusters están definidos ampliamente. Belleza, macrosnacks y hábitat urbano son definiciones amplias. Además, no fortalecen solo las capacidades exclusivas de cada cluster, sino las intercluster. Lo importante es que, al hablar de clusters, no se trata de agregar valor a las materias primas, sino de añadir y mejorar las capacidades que uno tiene.

En esta coyuntura ¿qué podemos esperar de esas Iniciativas Cluster con respecto a su contribución a la recuperación económica?

(R.H.).Un reto será la escasez de capital o de patrimonio porque las empresas saldrán golpeadas de la crisis y tendrán un tremendo futuro, pero pésimos balances. No serán buenos sujetos de crédito y tendrán que crecer con utilidades retenidas, lo que hará que su crecimiento sea más lento. Por eso debemos actuar para generar mecanismos que permitan inyectarle “equity” o capital a las empresas y así aportar a la recuperación económica.

¿Qué mensaje les deja a los actores de los clusters del Valle?

(R.H.).Tengo un mensaje para las universidades. Veo una gigantesca oportunidad para ellas si logran insertarse en los procesos de innovación del tejido económico. Muchas han tratado de hacer investigaciones para luego comercializar sus ideas. Pero tienen que saber y entender que es mucho mejor si logran que las empresas les digan qué les duele para proponerles cómo aliviar ese dolor. Esto lleva a las universidades a pensar en soluciones que generen un impacto no solo para una empresa, sino para otras, si esas soluciones son escalables. Las universidades pueden pensar que no tienen presupuesto para realizar estas investigaciones, pero deben darse cuenta de que estas actividades pueden ser una fuente adicional de ingresos que les permita a los profesores dedicar más tiempo a la investigación. Así lo hacemos en mi laboratorio: no crecemos porque alguien nos da dinero, sino porque aprovechamos nuestra capacidad de resolver problemas y nos conectamos con quien necesita soluciones.

El caso de Santa Anita Nápoles

Santa Anita Nápoles, empresa agroindustrial dedicada a la producción de huevo, es una de las compañías vallecaucanas que se ha beneficiado de la Iniciativa Cluster de Proteína Blanca. Según Luis Fernando Tascón, gerente general, el relacionamiento con otros actores ha sido clave para desarrollar proyectos conjuntos.

En este momento, se avanza en tres iniciativas. El primero es la creación del Centro de Innovación de la Proteína Blanca, con recursos de regalías y de la Gobernación del Valle del Cauca. El segundo, el desarrollo de un producto innovador y de valor agregado adaptado al mercado colombiano, con recursos de iNNpulsa y la asesoría de Reddi (Agencia de Desarrollo Tecnológico del Valle del Cauca). Y el tercero, la creación de un marketplace donde se puedan adquirir los productos elaborados por los integrantes de la Iniciativa Cluster.

“En la actualidad se trata de que todos empujemos el mismo tren -dice Tascón-. Se necesita un trabajo solidario para fortalecer la cadena productiva de esta industria. En ese sentido, tanto el mercado como el consumidor y las empresas podemos beneficiarnos de las Iniciativas Cluster para ser más competitivos como región. A las empresas que no están vinculadas les diría que se atrevan y verán esos beneficios en el mediano y largo plazo”.