La dulce conquista de CI Food Colombia S.A.S

La dulce conquista de CI Food Colombia S.A.S

15 ago 2018

En el segmento de las pymes exportadoras se destaca una compañía surgida de una alianza entre colombianos y alemanes, que aprovechan la producción azucarera del departamento para atender clientes en Estados Unidos y Europa.

En solo seis años, CI Food Colombia S.A.S., se convirtió, en una de las principales pymes exportadoras de procesados de azúcar en el Valle del Cauca. El director general de esta empresa, Jairo Gómez Arias, destacó la importancia de cumplir con los estándares internacionales para que los productos colombianos no solo lleguen a los mercados extranjeros, sino que también contribuyan a posicionar su marca.

¿Cómo nació la empresa?

CI Food Colombia S.A.S., es una empresa colombo-alemana que nació a raíz de la relación comercial que tenían previamente los socios colombianos con los socios internacionales. Ellos vieron la oportunidad de negocio para aprovechar los Tratados de Libre Comercio (TLC) y crearon la empresa.

Se constituyó en 2012 con el objetivo de comercializar productos de valor agregado en Norteamérica y Europa. Nosotros producimos cubos irregulares de azúcar, cristales mezcladores de azúcar (cristales más grandes de lo usual para consumo directo) y azúcar empaquetada para venta al detal. Somos una empresa pequeña, pero nuestra maquinaria es muy especializada y ocupa poco personal, pese a que hay algunos procesos que son laboriosos.

Cuando hay alto volumen de producción nuestra mano de obra se crece.

¿Los fundadores siguen al frente de la compañía?

Los socios siguen siendo los mismos que la fundaron. Se mantienen los mismos accionistas, con participaciones iguales del 50% de capital colombiano y 50% alemán. ¿Quiénes son los principales proveedores de la compañía?

Básicamente, el 95% de los insumos es azúcar y se consigue en el Valle del Cauca. El resto es material de empaque, que también se consigue localmente. Digamos que el rubro principal es azúcar y material de empaque y el resto es mano de obra con procesamiento. Todo se consigue localmente, nosotros no requerimos importar nada.

¿Cómo han logrado desarrollar la actividad exportadora en estos seis años?

Tanto los socios alemanes como los colombianos tienen larga trayectoria en la comercialización internacional. El principal cliente es precisamente el socio alemán. Directamente a él es a quien se le empezó a vender desde el día uno y después se fueron abriendo nuevos clientes en otros países. Nacimos con una comercialización garantizada por parte de uno de los socios. La experticia y el conocimiento que hay en términos de comercio exterior dan el soporte para que la empresa se constituya como comercializadora internacional.

Lee también: Goodyear Colombia, campeones de la internacionalización

¿Qué barreras han enfrentado en el proceso exportador?

Lo común en todos los procesos de exportación de Colombia: el tema de los controles antinarcóticos. Este es uno de los frenos más importantes porque son tan estrictos y complejos, que le quitan agilidad a los procesos. El otro punto es el costo país, los sobrecostos en los fletes, operación portuaria, ya sea por las tarifas mismas o por las ineficiencias portuarias. Constantemente se presentan retrasos que terminan siendo un costo adicional.

Si bien los TLC le abrieron oportunidades al sector para producir y comercializar productos de valor agregado en esos mercados, las barreras y costos anteriores hacen la operación muy compleja y bastante costosa.

¿Cómo han superado esas barreras?

Con paciencia, con compromiso tanto empresarial como de patria, para uno continuar gestionando todas estas actividades comerciales que no son fáciles de realizar. Demandan dinero, atención, trabajo calificado, esfuerzos, etc. Obviamente, aclarando que existe la oportunidad, que está ahí, que es interesante, que demanda unos esfuerzos extra, que con una mejor organización del país, del comercio exterior, podría operar más sencillo.

CI Food Colombia S.A.S., con seis años de vida, cuenta con 16 empleados de planta, atiende clientes en Estados Unidos, Canadá, Alemania, Bélgica y España. En 2017 sus ingresos por exportaciones fueron de US $7 millones, mientras que los despachos al exterior crecieron un 20%, tanto en volumen como en valor.

¿Qué tipo de certificaciones manejan para acceder a los mercados?

Lo más importante son los certificados que dan acceso a los países donde hay Tratados de Libre Comercio. Los otros son en materia de calidad, con los que estamos certificados en manejo de productos orgánicos, buenas prácticas de manufactura, productos no modificados genéticamente. Son más certificaciones de calidad que de otro tipo.

¿Cuáles son los retos para continuar con la conquista de mercados internacionales?

Los principales retos son el desarrollo de nuevos productos y el desarrollo de proveeduría nacional de las materias primas, porque en algunos casos es bastante difícil obtener la calidad y la cantidad necesaria de los productos locales para exportar.

Lo otro, depende de cada empresa, de cada empresario. Para nosotros las exigencias del mercado internacional no son retos en sí mismos porque está dentro del ADN de la organización mantener estándares internacionales.

¿Qué planes tienen en el mediano y largo plazo?

Nos estamos involucrando en un nuevo desarrollo, identificando un producto de gran potencial que no está en el Valle del Cauca sino en otra zona del país. Estamos haciendo esfuerzos e inversiones para el desarrollo agrícola porque visualizamos que hay un gran potencial en el marañón, que es cultivado en el Vichada. Esperamos generar un alto volumen de producción para exportarlo.


Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

BSN Medical, fénix de las exportaciones