La Reactivación es prioridad

18 Jun 2020

Para hacer frente a la propagación del COVID-19, en Colombia se han tomado medidas de contención que han generado una caída de la economía nacional, retando al país y a las regiones a desarrollar estrategias que promuevan dinámicos procesos de reactivación económica.

En el Valle del Cauca, la Comisión Regional de Competitividad e Innovación (CRCi), presidida por la Gobernación del Departamento y respaldada técnicamente por su Comité Ejecutivo conformado por la Alcaldía de Cali, la Cámara de Comercio de Cali, la ANDI, CAMACOL, el SENA y la RUPIV, coordina actualmente el proceso de construcción de la Estrategia de Reactivación Económica e impulso a la Competitividad Regional. Esta Estrategia parte de la premisa de que, para superar la crisis económica generada por la emergencia sanitaria, es necesario que el Valle del Cauca se apalanque en sus fortalezas competitivas para robustecer la productividad de las apuestas productivas priorizadas y su capacidad para impulsar la base empresarial de manufacturas y servicios.

El proceso de construcción de la Estrategia ha contado con una amplia participación de instancias representativas del tejido empresarial, a través de gremios y entidades de apoyo del sector académico y del gobierno local y departamental, con el objetivo de generar un diagnóstico sobre el panorama actual y las medidas de choque necesarias para contrarrestar los efectos negativos en la economía; así como consolidar una visión compartida sobre las oportunidades y perspectivas de futuro del Valle del Cauca en un escenario post pandemia.

5 fortalezas que inspiran

Las cinco principales fortalezas competitivas del Valle del Cauca resaltan las oportunidades del Departamento para fomentar la atracción y retención de inversiones en diversos sectores productivos, la sofisticación productiva y capacidad de acceso a mercados más exigentes, el desarrollo de modelos de negocios sostenibles, la consolidación de las industrias creativas modernas, y finalmente, el desarrollo económico y social regional apalancado en su red de ciudades.

Estas fortalezas junto con las apuestas productivas del Departamento, se convierten en el punto de partida para que el Valle del Cauca pueda, no solo sortear el actual desafío de manera exitosa sino generar estrategias que le permitan ser una región más próspera y competitiva en el mediano y largo plazo.

El Departamento cuenta con siete ciudades intermedias que junto con Cali consolidan una sofisticada estructura productiva agrícola, agroindustrial, manufacturera y de servicios, lo que permite irradiar beneficios económicos en estos centros urbanos y municipios aledaños. Esto se refleja en la fortaleza un Valle de Ciudades, que destaca las ventajas de contar con diferentes polos de desarrollo para la generación de favorables condiciones de prosperidad y de empleo en actividades relacionadas con el comercio, manufacturas y la prestación de servicios personales y empresariales beneficiando a la gran mayoría de la población.

null

Otro factor que juega a favor de la recuperación económica es la gran capacidad de la región para el desarrollo de actividades productivas de economía circular y que incorporan recursos renovables en sus procesos de abastecimiento, producción y distribución. Un Valle de Bionegocios resalta la posición del Departamento como principal productor agrícola del país, aportando 38,7% de la producción total del país y contribuyendo con 25,9% de las exportaciones agroindustriales de Colombia. El Valle del Cauca es el mayor productor de frutas para el mercado interno y junto con el departamento del Cauca, lidera la producción de proteína blanca y alimentos procesados.

Así mismo, la disponibilidad de materias primas nos permite contar con diferentes fuentes de biomasa para la generación de energía eléctrica. Entre enero y marzo de 2020, los ingenios azucareros del Valle del Cauca aportaron 15,3% de la generación total de energía del Valle del Cauca, equivalente a 107.418 MW.

Gracias a que somos un Valle sin Distancias, contamos con ventajas por la ubicación geográfica, conectividad, dotación de infraestructura y la diversidad del tejido empresarial departamental, lo que en este nuevo contexto de recomposición de cadenas de proveeduría facilita que varios sectores productivos se conviertan en proveedores de alimentos, medicamentos, materias primas, manufacturas y maquinaria, producidos tanto para mercados nacionales como internacionales.

La conectividad que ofrece el Departamento ha sido determinante para que las 179 empresas de capital extranjero que se encuentran activas en la región hayan optado por instalarse en el Valle del Cauca. Esto representa una oportunidad para la reactivación económica en la medida en que los procesos productivos de estas empresas requieren cadenas de suministros amplias y complejas.

null
Un Valle a la conquista

Esta fortaleza hace referencia al posicionamiento de varias de las empresas del Valle del Cauca en mercados locales e internacionales con altos grados de diversificación y sofisticación productiva. Como muestra de ello y según los resultados del Índice Departamental de Competitividad calculado por el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario, la canasta exportadora del Valle del Cauca fue la segunda más diversificada del país en 2019, superada solamente por Bogotá.

El Valle del Cauca fue el departamento con mayor participación de productos de alta intensidad tecnológica dentro de su canasta exportadora (11,9%), pasando de ocupar el segundo lugar en 2018, entre los principales departamentos del país, a ubicarse de primero en 2019.

Otra fortaleza de la región es que somos Un Valle de Gente Creativa. De acuerdo con el Índice Departamental de Innovación (IDIC) 2019, el Valle del Cauca cuenta con un desempeño medio–alto en esta materia, ocupando la posición 6 entre los 31 departamentos analizados.

Los procesos de innovación y creatividad en el Departamento también están ligados al sector de las TIC. En el Valle del Cauca operan cinco de las empresas de tecnologías de la información más grandes de Colombia, las cuales cuentan con presencia en el mercado Latinoamericano.

Cali y el Valle del Cauca ya son referentes internacionales en economía creativa, obteniendo por ello diferentes reconocimientos. En 2019, Cali fue nombrada por la Unesco como la primera Ciudad Creativa de Artes Digitales de Suramérica y varios de los más destacados emprendimientos digitales del País están ligados a Cali y al Valle del Cauca.

Los impactos sociales y económicos generados como consecuencia de la emergencia sanitaria del COVID-19, hace necesaria la reorientación de esfuerzos institucionales y empresariales para superarla. Para el caso específico del Valle del Cauca, no estamos frente a una reinvención profunda, en su lugar, debemos apalancarnos en las fortalezas competitivas existentes para incrementar la productividad de las apuestas productivas priorizadas en el Departamento, para lograr consolidar una región más próspera y competitiva. Este es el camino para demostrar, una vez más, que somos un Valle que se Atreve.

Por María Victoria Vásquez
Gerente Comisión Regional de Competitividad e Innovación
Valle del Cauca