Llegó la hora de la reactivación

Volver

Llegó la hora de la reactivación

11 Ago 2020

Por María Victoria Vásquez
Gerente Comisión Regional de Competitividad e Innovación

La diversidad y sofisticación de la estructura productiva del Valle del Cauca ha sido clave para que los impactos de la crisis generada por la COVID-19 hayan sido menores en el Departamento, en comparación con otras regiones del país. Ser grandes productores de alimentos, agroindustria, medicamentos y bienes de cuidado personal, posicionan al Valle del Cauca como un jugador determinante en el abastecimiento de los demás departamentos de Colombia y de los países destino de exportación.

Es así como, para el caso específico del Valle del Cauca, no estamos frente a una reinvención profunda, en su lugar, debemos apalancarnos en las fortalezas competitivas existentes para incrementar la productividad de las apuestas priorizadas en el Departamento y consolidar una región más próspera y competitiva.

Al analizar el comportamiento de la producción industrial entre enero y mayo de 2020 se encuentra que nuestro departamento registró la caída real anual menos pronunciada en la producción industrial (-6,3%)incluso por debajo del consolidado nacional (-12,9%), seguido por los departamentos de Santander (-10,4%) y Atlántico (-10,8%). Lo anterior se explica, en gran parte, por la dinámica empresarial de los Clusters del Departamento relacionados con las actividades agroindustriales, fabricación de alimentos y artículos farmacéuticos y de aseo y cuidado personal. Si bien la producción de los sectores de alimentos y bebidas, sustancias y productos químicos y farmacéuticos en el Valle del Cauca disminuyó 0,4% y 2,4%, respectivamente entre enero y mayo, fueron los sectores que registraron las menores caídas.

En materia de empleo, según el más reciente informe publicado por el DANE, sólo en el mes de junio de 2020 en Colombia se perdieron 4,3 millones de empleos respecto al mismo período del año anterior. Si bien estas estadísticas no se encuentran disponibles a nivel departamental, el comportamiento de las ciudades capitales puede dar una buena aproximación a lo sucedido en materia laboral en las regiones.

De acuerdo con los datos del DANE, se observa que para el período marzo – mayo, en las 23 principales ciudades y sus áreas metropolitanas, se perdieron alrededor de 2,6 millones de empleos, siendo Armenia (-36,9%), Neiva (30,8%) y Santa Marta (30,6%) las capitales con mayor destrucción de puestos de trabajo. En el caso de Cali, se registró una reducción de 305 mil empleos, siendo la novena ciudad capital con mayor reducción, correspondiente a una contracción de 24,5% frente al mismo periodo de 2019. En Cali, las actividades Inmobiliarias (37,5%) y Artísticas (33,9%) registraron mayores reducciones en el número de personas ocupadas durante este periodo.

Las primeras fases del aislamiento también han repercutido en el Comercio Exterior del Departamento. El valor acumulado de las exportaciones del Valle del Cauca entre enero y mayo de 2020 disminuyó 9,3% frente al mismo periodo del año anterior, siendo el segundo departamento entre los principales del país, en registrar una menor caída, después de Antioquia (2,8%). Pese a ello, en mayo 2020, el valor de las exportaciones del Departamento aumentó 15,2% frente al mes inmediatamente anterior, siendo, junto a Antioquia (37,4%), los dos departamentos entre los principales de Colombia en registrar un comportamiento positivo.

null
Ver el futuro con optimismo

A pesar de la incertidumbre, en el Valle del Cauca somos optimistas. Proyecciones de entidades como Fedesarrollo muestran que la contracción de la economía de Cali y el Valle del Cauca en 2020 será menor en términos relativos frente a lo que se registrará en otras regiones. De acuerdo con las cifras de esta institución, en junio de 2020 la Costa Atlántica (42,9%) y el Valle del Cauca (11,8%) registraron los balances más altos en las expectativas de producción de los empresarios industriales para los próximos tres meses, mientras otras importantes regiones como Bogotá (8,8%), Antioquia (7,2%) y Santander (0,0%) registran menores expectativas.

Igualmente, en junio, las cifras reflejan un balance positivo frente a la percepción de los empresarios industriales del Valle del Cauca (36,1%) acerca de la capacidad de respuesta frente a la demanda esperada en los próximos doce meses.

Por el lado de la demanda, de acuerdo con cifras de Fedesarrollo, la confianza de los consumidores en Cali aumentó 6,0 pps en junio de 2020 al pasar -32,7% en mayo a -26,7% en junio, siendo la segunda ciudad entre las cinco ciudades encuestadas, en reportar un comportamiento positivo después de Barranquilla (+8,0 pps). Por su parte, este indicador disminuyó en Medellín (-6,7 pps), Bogotá (-2,6 pps) y Bucaramanga (-2,5 pps).

El panorama que nos plantean estas cifras expone un escenario desafiante para el desempeño de la economía regional en lo que resta de 2020. Esperamos que la reactivación económica del Valle del Cauca, soportada en las fortalezas competitivas y los clusters regionales, inicie su proceso en el segundo semestre del año.

También es de destacar que durante la cuarentena (desde el 25 de marzo hasta el 3 de julio), en los municipios que conforman la jurisdicción de la Cámara de Comercio de Cali (Cali, Yumbo, Jamundí, Dagua, La Cumbre y Vijes) se han creado 2.981 empresas, lo cual genera un mensaje positivo frente al reto de la recuperación del tejido empresarial y la reactivación económica de la región. Del total de estas empresas nuevas, los sectores de mayor participación fueron Comercio (44,2%), Industria (12,2%) y Otros Servicios (6,6%).

Cabe resaltar que algunos sectores han podido mantener sus operaciones bajo exigentes condiciones de bioseguridad. Este es el caso de los encadenamientos productivos del Cluster de Belleza, que han podido mantener parte de su operación activa gracias a la demanda de productos de aseo y cuidado personal no solo en el mercado local sino internacional. Pese a la reducción de 15,2% en las exportaciones de este tipo de productos con respecto a enero – mayo de 2019, el Valle del Cauca aumentó la participación en las exportaciones nacionales de este segmento al pasar de 28,8% en enero – mayo de 2019, a 29,4% en igual período de 2020.

Lo propio ha sucedido con los clusters empresariales consolidados en torno a la producción de alimentos procesados. El Valle del Cauca fue el principal exportador de Macrosnacks del país entre enero y mayo de 2020, con ventas al exterior por valor de USD 60,6 millones y registraron una participación de 9,8% del total de exportaciones del Departamento equivalente a un crecimiento de 0,6 pps con respecto a igual periodo del año anterior.

La reactivación económica es una tarea de todos los actores del ecosistema empresarial y en el Valle del Cauca. Por ello, la Comisión Regional de Competitividad e Innovación (CRCi), presidida por la Gobernación del Valle del Cauca y respaldada técnicamente por su Comité Ejecutivo conformado por la Alcaldía de Cali, la Cámara de Comercio de Cali, la ANDI, CAMACOL, el SENA y la RUPIV, coordina actualmente el proceso de construcción de la Estrategia de Reactivación Económica e Impulso a la Competitividad Regional.

Esta Estrategia parte de la premisa de que, para superar la crisis económica generada por la emergencia sanitaria, es necesario que el Valle del Cauca se apalanque en sus fortalezas competitivas para robustecer la productividad de las apuestas productivas priorizadas y la diversidad de su base empresarial de manufacturas y servicios.

El proceso de construcción de la Estrategia ha contado con una amplia participación de instancias representativas del tejido empresarial, a través de gremios y entidades de apoyo, del sector académico y del gobierno local y departamental, con el objetivo de generar un diagnóstico sobre el panorama actual y las medidas de choque necesarias para contrarrestar los efectos negativos en la economía; así como consolidar una visión compartida sobre las oportunidades y perspectivas de futuro del Valle del Cauca en un escenario pospandemia.

null

Durante el proceso de construcción de la Estrategia de Reactivación Económica e Impulso a la Competitividad del Valle del Cauca se han identificado y estructurado programas y proyectos que contribuyen, no solo a afrontar los desafíos económicos derivados de la emergencia sanitaria, sino también a resolver dichas fallas estructurales de competitividad presentes en el Departamento. La ejecución de estos programas y proyectos y de las recomendaciones de gestión pública contenidas en la estrategia, propiciaría un entorno adecuado para impulsar el crecimiento económico, la generación de empleo y el posicionamiento de la región a nivel nacional e internacional.

Entre los proyectos planteados en la Estrategia para acompañar a las empresas en sus procesos de reactivación económica e impulsar su competitividad se destacan “Exporta Protección”, que busca promover el acceso a mercados internacionales de elementos de bioseguridad, equipos e insumos hospitalarios desarrollados por las empresas del Valle del Cauca; “Academia Cluster”, cuyo objetivo es contribuir al desarrollo de conocimiento y de competencias en Innovación y Desarrollo Tecnológico de las Iniciativas Cluster para aumentar los niveles de productividad y sofisticación de las empresas de los Clusters de Cali y Valle del Cauca; así como el proyecto “Transformación Digital para la Reactivación Económica” con el cual se fortalecerán las capacidades entre las empresas de los diferentes clusters de Cali – Valle del Cauca y del Cluster de Economía Digital, para el desarrollo e implementación de tecnologías maduras o avanzadas que contribuyan a la productividad y competitividad de las empresas en un contexto de reactivación económica.

Estamos convencidos de que este es el camino para demostrar, una vez más, que somos un Valle que se Atreve.