Oportunidades y Desafíos en 2020

Volver

Oportunidades y Desafíos en 2020

22 feb 2020

La internacionalización de las empresas y el acceso a nuevos mercados externos de mayor rentabilidad y sofisticación son los grandes desafíos de la economía vallecaucana.

Diversos indicadores anticipan un buen 2020 para la economía del país y en particular para el Valle del Cauca. Aunque la economía de la región habría registrado una tasa de crecimiento menor a la del agregado nacional en 2019, la cual se ubicará alrededor de 3,3%, aún tiene a favor el dinamismo que registró entre 2014 y 2018 cuando creció en promedio el 3,0% anual y superó el registro nacional (2,7%).

Las más recientes proyecciones del Fondo Monetario Internacional destacan a Colombia como la de mayor crecimiento esperado en 2020 y 2021 entre las principales economías latinoamericanas, resaltando así su proceso de consolidación como plataforma estratégica de inversión en la región. El ambiente hostil que perciben los empresarios en el vecindario seguramente alentará la llegada de nuevas compañías extranjeras a Colombia y es previsible que el Valle del Cauca continúe siendo uno de los principales polos de atracción de inversión en el país.

En 2019 se registró un crecimiento de 19,2% en la inversión extranjera directa en Colombia, alcanzando un valor total de USD 10.366 millones, de los cuales 33,8% correspondió a inversiones en actividades no minero-energéticas, que a su vez crecieron 62,6% frente a 2018.

Benditas remesas

También las remesas contribuyeron de manera destacada a dinamizar la economía colombiana en 2019, con un crecimiento de 7,1% en el valor total de los envíos recibidos desde el exterior, totalizando USD 6.773 millones. Este aumento se explica principalmente por el buen desempeño de la economía de EE.UU. en términos de generación de empleo, y la reactivación de la economía española.

Para 2020 se prevé la desaceleración de la economía chilena lo que podría repercutir negativamente en el flujo de remesas desde ese país, en particular para el Valle del Cauca, que es el principal departamento receptor de divisas por este concepto. Al cierre de 2019, las remesas recibidas por los hogares del Valle del Cauca habrían representado cerca de 27% del total nacional.

Otro componente de gran impacto sobre la economía de varias regiones del país el año pasado fue el aumento en la llegada de turistas extranjeros. Según información de Aerocali, en 2019 el Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón reportó un aumento de 12% en el total de pasajeros movilizados (630,369 entre nacionales e internacionales) en comparación con el mismo periodo del año 2018. En total, por el aeropuerto de Palmira viajaron 5.686.212 personas.

Diciembre fue el mes más dinámico, registrando 529.171 personas transportadas. También se logró una cifra histórica en ocupación hotelera en el 2019: 54,8%. Estos resultados ratifican el posicionamiento de la región como destino turístico y las oportunidades de crecimiento en términos de actividades comerciales, restaurantes, hoteles y actividades de entretenimiento.

null

El aporte de los migrantes Aunque la migración de venezolanos hacia Colombia representa grandes desafíos para la economía por la presión generada sobre el mercado laboral, también constituye una oportunidad en la medida en que, en el corto plazo, impulsan el consumo interno con sus ingresos y las remesas que reciben desde otros países.

La dinámica del mercado interno colombiano también fue impulsada durante 2019 por la expansión del crédito de consumo a través del sistema financiero. En el caso de las principales economías regionales, al tercer trimestre de 2019, Antioquia (12,1%) y Atlántico (11,0%) registraban crecimientos anuales destacados en la cartera neta de crédito. Valle del Cauca, Cundinamarca (incluida Bogotá) y Santander registraban crecimientos de 7,1%, 7,1% y 4,2%, respectivamente. Por su parte, el valor de las exportaciones nacionales en 2019 registró una contracción superior a 6% frente al año anterior. En el caso del Valle del Cauca, el valor total de las ventas externas realizadas fue muy similar al registrado en 2018, mostrando una reducción de apenas 0,6%.

Un indicador clave para la economía regional es el empleo. Entre 2014 y 2019, en el Valle del Cauca se registró la creación de más de 130 mil nuevos puestos de trabajo, de los cuales más de 50% se registraron en Cali. Este destacado aumento en el número de personas ocupadas se concentró principalmente en el sector formal de la economía, pero resultó insuficiente frente a la presión ejercida sobre el mercado laboral de la región. Es esta forma, al cierre de 2019 la tasa de desempleo de Cali fue 12,0%, superior al registro de 10,6% del último trimestre de 2018.

Las economías de Cali y el Valle del Cauca deben avanzar en términos de innovación, desarrollo tecnológico, sofisticación de modelos de negocios y acceso a mercados internacionales para mantener de forma estructural tasas de crecimiento superiores a las del agregado nacional. En particular, la internacionalización de las empresas de la región y el acceso a nuevos mercados externos de mayor rentabilidad y sofisticación resalta como el gran desafío de la economía regional. Los avances en este frente tienen el potencial de impulsar en el corto y mediano plazo la dinamización de la economía regional y la creación de más y mejores oportunidades laborales.