Pa’delante con mucho picante

17 jun 2020

“Si hay que hacer renuncias para lograr la preservación del empleo y salvar una de las líneas de negocio, estamos dispuestos a tomar esas decisiones”, dice con firmeza David Ochoa, gerente de La Cosecha del Valle, que produce salsas picantes de ají bajo la marca Picantos y de Verde Origen, una empresa dedicada a la comercialización de vegetales previstos, lavados y cortados para restaurantes y casinos de empresas.

El joven empresario, que fundó la primera empresa en 2012 junto a sus padres, reconoce que las medidas de cuarentena impuestas por el Gobierno en marzo golpearon su actividad, en particular la línea de vegetales frescos. “En una semana nuestras ventas cayeron el 80%”, explica.

Si bien las ventas se han recuperado lentamente, llegando a niveles del 60% a finales de mayo con respecto a lo que comercializaron en marzo, la incertidumbre los lleva a ser cautelosos con respecto a las decisiones de negocio.

Una opción, que ya tienen en marcha, es impulsar un minimercado virtual en la plataforma Uber, en conjunto con otras marcas de gran reconocimiento en la región, como Chontacones y Más Brownie entre otros. “Este es un nuevo canal que vamos a trabajar para llegar a los clientes en sus hogares, sabemos que será una tarea de largo aliento porque es un segmento de negocio nuevo para nosotros” explica el emprendedor.



Picantos, la línea de ajíes, sigue manteniendo su ritmo de ventas en las principales cadenas del país aunque solo representa el 30% de los ingresos totales. Y están sobre la mesa las oportunidades de negocio que identificaron en Corea a finales del 2019, cuando viajaron para el cierre del programa Destino Corea, de la Cámara de Comercio de Cali. “Tenemos varios clientes potenciales en ese país, pero por la pandemia esos negocios están en el congelador. Esperamos que en el segundo semestre se pueda avanzar en las exportaciones”.


De interés: Destino Corea – Café Bahareque

La empresa cuenta con cultivos de ají en Santander de Quilichao, y una planta procesadora en la parcelación industrial La Nubia, en la salida hacia Juanchito. Los vegetales los compran a pequeños productores en el Valle del Cauca, Nariño y Cauca y con el objetivo de beneficiar a los agricultores con mejores precios.

“En esta coyuntura tenemos que ser cuidadosos con las decisiones que tomamos, porque no podemos asfixiarnos financieramente. Pero tenemos claro que volveremos a apostarle al crecimiento de nuevo, ya veremos cuál es el momento más apropiado para hacerlo”, puntualiza el empresario.

Por lo pronto, esperan la reactivación de los servicios de salud diferentes a Covid-19 en las principales clínicas de Cali para comenzar a mover de nuevo su línea de vegetales para los casinos de las instituciones, que atienden a través de Sodexo y Compass Group.