Receta para crecer en medio de una crisis

Volver

Receta para crecer en medio de una crisis

11 Ago 2020

En Droguerías San Jorge, aquello de que “toda crisis es una oportunidad” no es un cliché ni una frase típica de gurús de autoayuda y superación. Para sus dueños y directivos ha sido una realidad en varias ocasiones en sus 64 años de historia.

La primera crisis de este siglo la vivieron cuando comenzaron las obras para construir el sistema público de transporte Mio. Y la segunda, es la que estamos viviendo todos por la pandemia por el Covid-19.

“En el 2004, cuando cerraron el tráfico vehicular en el centro de Cali por las obras del Mío, nuestro principal punto de venta, el que todos conocen en la carrera 2da con calle 14, quedó bloqueado porque cerraron todas las vías de acceso y desviaron el transporte público alrededor. Las ventas se redujeron un 40 %”, cuenta Felipe Bernal, director comercial de la cadena de droguerías fundada en 1956 por su abuelo, el químico farmacéutico Alberto Vásquez.

En esa época, además de este local, tenían otros dos en la ciudad. Entonces, tomaron la decisión de expandirse a otras zonas de Cali. “Buscamos seguir llegando a nuestros clientes y para ello abrimos seis locales en diferentes barrios y esto catapultó el crecimiento de la empresa”, agrega Bernal.

Ahora cuentan con 19 puntos de venta propios en Cali, uno en Jamundí y otro en Bogotá, además 5 franquicias (tres en Palmira, una en Santander de Quilichao y una en Yumbo), que han abierto con antiguos empleados que hoy son franquiciados de la empresa.

Droguerías San Jorge y el laboratorio, que lleva el mismo nombre, ofrecen productos naturales, medicamentos, drogas blancas, cosméticos y productos químicos para el hogar y la industria farmacéutica, muchos de ellos elaborados a partir de fórmulas creadas por su fundador. Cuentan con reconocidas marcas y líneas de producto como Almipro para el cuidado de la piel delicada y los productos cosméticos Pili.

Enfrentando la pandemia

Después de un par de semanas de parálisis ante la sorpresa que significó el confinamiento por la Covid-19, en Droguerías San Jorge tomaron rápidamente la decisión de fortalecer el canal digital, que ya tenían activado desde el 2007 pero que no era tan fuerte.

“Hace dos años lo impulsamos un poco más, pero no era una prioridad. Cuando detectamos que por la circunstancias el consumidor iba para allá, rediseñamos nuestra página, fortalecimos el portafolio con más productos, mejoramos la experiencia del consumidor y reforzamos el marketing digital. El boletín físico de ofertas lo volvimos digital e invertimos en correos y mensajes de textos para mantener el contacto con nuestros clientes”, cuenta Bernal.

El resultado: las ventas por la página web se multiplicaron por 5 en estos meses. Además, el giro hacia lo digital también impulsó sus ventas al exterior. “La coyuntura nos ha beneficiado mucho porque en Estados Unidos el consumidor también cambió y han crecido las ventas por Amazon en un 200 % respecto al año pasado, especialmente los productos Pili, aunque son explotaciones aún muy pequeñas”, agrega Bernal.

Para Bernal, si bien el sector de medicamentos no ha sufrido restricciones, los están logrando a dos factores que van de la mano. “El primero es que siempre hemos sido prudentes en el manejo financiero, lo que nos permite estar preparados para momentos difíciles como estos. Gracias a esto pudimos cerrar algunos puntos un tiempo para proteger la salud de nuestros empleados sin afectar sus puestos de trabajo. Y también nos permitió tomar decisiones con tranquilidad y actuar analizando el futuro”.

Su fuerza laboral la constituyen 390 personas que siguen trabajando con ellos, pero han tenido que hacer algunos ajustes. Por ejemplo, el personal de comercialización trabaja desde la casa y han tenido que reasignar nuevas funciones para reforzar, por ejemplo, el área de mensajeros, bodega y de ventas telefónicas. Esto les ha permitido descubrir nuevos talentos y a muchos colaboradores desarrollar nuevas habilidades.

El aprendizaje ha sido que frente a la adversidad tenemos dos caminos: quedarnos paralizados o tratar de descubrir esas oportunidades o fortalezas ocultas que solo son visibles en épocas difíciles.

null