Renovar sí paga y vale menos

22 Feb 2020

Con la reducción de las tarifas por registro de Matrícula Mercantil y derechos de renovación, se busca impulsar la formalización empresarial.

El 2020 llega con buenas noticias para las empresas y emprendedores en materia de tarifas por registro de la Matrícula Mercantil y derechos por renovación de la misma, gracias al Decreto 2260 del 13 de diciembre de 2019 que establece cambios para lograr una reducción en estos valores.

De acuerdo con Lina María Abad, gerente operaciones de registros públicos de la Cámara de Comercio de Cali, la norma busca disminuir los costos de matrícula e incentivar la formalización de las empresas. En el documento CONPES 3956 de 2019, que estableció la Política de Formalización Empresarial, se determinó que las tarifas del Registro Mercantil debían indexarse a la UVT (Unidad de Valor Tributario) y no al salario mínimo mensual legal vigente (smmlv) lo que genera una mayor estabilidad en el incremento de estas tarifas pues en los últimos años el salario mínimo había tenido incrementos superiores a la inflación.

El decreto también definió sólo dos rangos para la tarifa de derechos por registro de la matrícula mercantil, que anteriormente contaba con 68 rangos según el valor de los activos.“En el análisis que se hizo encontramos que en los primeros rangos de activos teníamos el 90% del volumen de las matrículas nuevas, por lo que serán esas empresas las que se van a beneficar con una reducción de hasta 74% del valor de la tarifa”, señala Lina María Abad.

¿Cuánto pagarán quienes registren una nueva empresa?

De acuerdo con lo establecido en el Decreto 2260 de 2019, las nuevas unidades productivas pagarán por derechos de registro de matrícula mercantil según los siguientes rangos:

– Empresas con activos totales (capital inicial) inferior o igual a 6.300 UVT ($224.324.100) pagarán una UVT ($36.000).

– Empresas con activos totales (capital inicial) superior a 6.300 UVT pagarán tres UVT ($ 107.000).

También se estableció la UVT como la medida para la liquidación de los derechos por renovación de la Matrícula Mercantil, en los diferentes rangos, así como de la renovación de los establecimientos comerciales, sucursales y agencias y otros trámites que se realizan ante las Cámaras de Comercio del país.