Sociedades BIC, un modelo incluyente

Sociedades BIC, un modelo incluyente

16 oct 2018

La figura de las Sociedades Comerciales de Beneficio e Interés Colectivo busca promover modelos empresariales en los que se promuevan, entre otros, acciones de participación de los trabajadores en las iniciativas comerciales.

Con la expedición de la Ley 1901 del 2018, el Gobierno Nacional creó y desarrolló la figura de las Sociedades Comerciales de Beneficio en Interés Colectivo (BIC), que contemplan la implementación de medidas de protección, bienestar y participación para sus trabajadores a través de las acciones enumeradas en el parágrafo del artículo 2 de la referida Ley, sin perjuicio de que dentro de su objeto social desarrollen otras actividades inherentes a su esencia de responsabilidad social empresarial.

Al respecto, es importante señalar que, de acuerdo con la norma citada, el hecho de adoptar esta condición, no implica para las sociedades un cambio en el tipo societario, sin embargo, deberán incluir dentro de su razón social la abreviatura BIC, o las palabras Sociedad de Beneficio e Interés Colectivo; e Incluir en su objeto las actividades de beneficio e interés colectivo que pretende fomentar, reportando dichas reformas al Registro Mercantil y previendo que para la adopción de las mismas se hayan observado las mayorías establecidas en los estatutos o en la ley.

Lee también: Reddi y empresas, alianza ganadora

De acuerdo con la Superintendencia de Sociedades, estas compañías combinan las facetas propias del lucro comercial con los temas de beneficio común como lo son el bienestar de los trabajadores, el impacto a las comunidades en donde operan y la protección del medio ambiente, cumpliendo actividades de responsabilidad social para sus grupos de interés. La entidad señaló que con la entrada en vigencia de la Ley 1901, que sancionó el Gobierno, se le otorgan facultades para establecer los estándares para la certificación de este tipo de compañías.

Los administradores de estas sociedades deberán tener en cuenta además de las disposiciones de la Ley 222 de 1995, el interés de la sociedad, el de sus socios o accionistas y el beneficio colectivo que hayan definido estatutariamente. Los representantes legales tienen el deber de reportar al máximo órgano social y de publicar en su página web, lo relacionado con el impacto de la gestión de la sociedad, donde dará cuenta de las actividades de beneficio e interés colectivo desarrolladas por la compañía.

Resulta importante dar a conocer que la misma norma establece que estas sociedades seguirán estando obligadas a cumplir con las obligaciones del régimen ordinario del impuesto sobre la renta y complementarios, el régimen común sobre las ventas y demás obligaciones tributarias de carácter nacional, departamental y municipal.


Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

¿Qué es el Factoring y por qué es importante?