Somos imparables

20 abr 2020

En medio de la alerta por el Covid-19, la plataforma virtual empresarial Clusters en Acción busca mantener en marcha el aparato productivo del Departamento conformando cadenas productivas que permitan garantizar el abastecimiento, producción y distribución de productos alimenticios, elementos de aseos e insumos médicos.

Mover todos los procesos para pasar de la producción de champú a la de gel antibacterial, en tiempo record, alinear a todo el personal para comenzar a manufacturar prendas médicas y tapabocas en lugar de prenda de moda. Estas decisiones demuestran el liderazgo de los empresarios vallecaucanos que se unieron para hacerle frente a la pandemia provocada por el Covid-19 y que amenaza la estabilidad económica del aparato productivo de Colombia y el mundo.

Muchos de ellos forman parte de las Iniciativas Cluster que puso en marca la Cámara de Comercio de Cali (CCC) en conjunto con las empresas hace cinco años, y que en esta coyuntura están demostrando que esta apuesta regional no sólo da resultados en el largo plazo sino que permite atender coyunturas críticas como la actual de manera rápida, gracias a la confianza que se ha construido en estos espacios de trabajo.

Como resultado de las capacidades obtenidas en este tiempo, fue posible poner en marcha Clusters de Acción, un plan que promueve la CCC en conjunto con Reddi Colombia, la Comisión Regional de Competitividad, la Alcaldía de Cali y la Gobernación Departamental y la ANDI seccional Valle.

En una rápida y coordinada reacción, muchas de ellas han adaptado sus plantas de producción y han conformado cadenas productivas con el fin de garantizar el abastecimiento, producción y distribución de los sectores de alimentos, elementos de aseo e insumos médicos. Así cierran filas frente al coronavirus o COVID-19 y la actual emergencia sanitaria.

Es el caso de empresas cosméticas que normalmente producen champú o cremas para la piel y ahora, geles desinfectantes o insumos de aseo hospitalario para la industria farmacéutica. O de ingenios azucareros que se han adaptado para entregar más fácilmente el alcohol que se requiere para la producción de medicamentos o elementos de aseo.

Al potenciar el desarrollo de las apuestas productivas de la región mediante las Iniciativas Cluster se ha generado confianza y fortalecido vínculos que, en la actualidad, permiten adoptar e implementar estrategias de forma exitosa para que la jugada no la gane la pandemia.

Cosechas sobre terreno abonado

De acuerdo con Carlos Andrés Pérez, director económico y de competitividad de la CCC, “organizamos grupos de trabajo entre empresas para que resuelvan estos problemas de una forma más ágil: encontrar insumos, adaptar las líneas de producción a la demanda y conocer las propuestas de compra por parte de las entidades al frente de la crisis, que requieren garantizar el abastecimiento”.

Los productos finales, en la actualidad, son adquiridos por supermercados, tiendas y droguerías. Pero como la población vulnerable recibe atención por parte de entidades públicas del orden departamental y municipal, Clusters en Acción canaliza esas ofertas. El Cluster de Proteína Blanca, por ejemplo, ofrece el abastecimiento permanente de pollo, huevo y carne de cerdo. Al mismo tiempo, los actores del sector público hacen más eficientes las compras bajo esta modalidad.

“Estos empresarios están abiertos a sostener conversaciones sobre innovación y a enfrentar retos tecnológicos, lo que aporta a que la crisis que se está enfrentando en la región sea menos severa de lo que pudo ser”. afirma Pérez.

En ese sentido, entidades como la CCC asesoran a los empresarios sobre cómo ajustar las líneas de producción para acelerarlas o escalarlas de acuerdo a los requerimientos, del sector de alimentos y salud, principalmente. De esta manera, las principales clínicas de la ciudad ayudan a identificar productos con demandas más urgentes y las especificaciones técnicas que deben cumplir los empresarios que pueden aportar con sus líneas de producción.

Reacción inmediata

La Tour, compañía dedicada a la fabricación de saborizantes, fragancias y extractos naturales, ya implementó cambios para generar un alcohol glicerinado con aloe vera que cumple las mismas funciones del gel antibacterial, que ya se agotó en muchos establecimientos del País. Este suple la necesidad de desinfección cuando no se tiene acceso a agua y jabón.

Según Eric Cuenca, gerente de la firma, cuenta con la ventaja de su experiencia en maquilas cosméticas y la autorización del Invima. Por eso, al analizar la coyuntura económica, diseñaron su nuevo producto y empezaron a fabricarlo. Este proceso duró, en total, menos de dos semanas. Hoy esperan la aprobación del Invima para el producto específico.

“Estamos aprendiendo a movernos rápido como empresa, a analizar los datos disponibles y a generar la mejor solución posible en menos tiempo, sin descuidar nuestras bioseguridad, porque queremos ser parte de la solución, no del problema. En cuanto a canales de venta, una opción son las empresas de productos químicos, clientes nuestros, interesadas en envases grandes”, anota Cuenca.

Con respecto a los envases pequeños, que permiten vender al detal y tampoco se consiguen con facilidad en el mercado, La Tour trabaja con las empresas de los Clusters de la región para hallar una solución. Mientras tanto, un gran porcentaje de su personal labora desde casa, porque aprovechar las ventajas del teletrabajo es otra de las lecciones aprendidas por cuenta del coronavirus.

Los colaboradores, igualmente son algunos de los beneficiados con la decisión de Eurobelleza, laboratorio cosmético dedicado a la fabricación de productos capilares, reconocido por su marca Leche Pal Pelo, que debido a la emergencia sanitaria tuvo que reinventarse y empezar a fabricar gel y jabón antibacterial.

Su equipo comercial lo conforman más de 60 personas que conservan su trabajo y es probable que la empresa deba contratar más, de concretarse las relaciones comerciales que busca establecer con clientes a largo plazo.

Carlos Gómez, gerente general, explica que la posibilidad de desarrollar ideas en conjunto con otras empresas y aportar a la competitividad de la región lo motivó a unirse a Clusters en Acción. Y aunque enfrentó el reto del desabastecimiento de materias primas, alcanzó a conseguir insumos gracias a sus proveedores.

Ahora se enfrenta al desafío de venderle al sector de la salud por primera vez. “También tenemos clientes fieles que están pasando por un momento económico difícil y debemos desarrollar estrategias para ayudarlos”, dice el empresario, que ya cuenta con el registro del Invima para cumplir la meta de producir 20.000 litros de sus nuevos productos.

Las empresas interesada en hacer parte de estas ágiles cadenas productivas que permiten al Valle marchar a todo motor en la coyuntura actual, deben enviar un correo a plataformacluster@ccc.org.co y quienes deseen ofrecer sus productos ingresar a suplit.co, la plataforma dispuesta para conectar a las empresas.

Conoce aquí más de las iniciativas de Clusters en Acción: Clic aquí