Una Travesía hacia el ecoturismo sostenible

Una Travesía hacia el ecoturismo sostenible

18 jun 2019

Seis comunidades de la zona rural de Buenaventura protegen sus ecosistemas y fortalecen sus empresas ecoturísticas con el apoyo de Travesía Pacífico, un proyecto de ecoturismo comunitario que ejecuta la Cámara de Comercio de Cali con recursos del Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM, por sus siglas en inglés GEF) implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Gobernación del Valle del Cauca.

La riqueza de Buenaventura en biodiversidad, así como sus atractivos en términos de las playas, ríos, cascadas y bosques tropicales, sumadas a su gastronomía y saberes tradicionales confluyen en Travesía Pacífico, el proyecto de ecoturismo comunitario sostenible que integra a seis asociaciones del litoral pacífico vallecaucano.

José Daniel Mosquera, representante de Ecomanglar, la asociación que ganó la convocatoria de PPD (Programa de Pequeñas Donaciones) para financiar esta iniciativa, señala que no solo beneficiará a las 59 familias de Bahía Málaga que están vinculadas a la entidad sino a los núcleos familiares que participan en otras cinco asociaciones de mar y tierra en la zona rural de Buenaventura.

“Queremos que las familias puedan mantener la riqueza del territorio y se beneficien del ecoturismo y el etnoturismo porque buscamos que actividades como la pesca tradicional, la pesca de piangüa y el cultivo de frutas tengan un valor agregado para los turistas”, afirma José Daniel. Para lograrlo, las familias participantes recibirán talleres y asistencia técnica especializada para el fortalecimiento y comercialización de sus servicios y productos.

El proyecto es ejecutado por la Cámara de Comercio de Cali (CCC) elegida por Ecomanglar, debido a su experiencia en este tipo de iniciativas, y cuenta con el apoyo de la Alcaldía de Buenaventura y la Cámara de Comercio de Buenaventura. Tres de las seis asociaciones vinculadas pertenecen a zonas de mar: Asociación Comunitaria de Bahía Málaga – Ecomanglar, Asociación Grupo Ecológico y Turístico Gualalá – Piangüita, y Asociación Comunitaria de Desarrollo Ecoturístico – La Barra. Las tres asociaciones restantes pertenecen al nodo tierra: Asociación Ecológica Comunitaria Venado Verde – Vereda la Unión Santa Helena, Corporación Social Ambiental, Ecológica y Turística COSETUR – Vereda el Tatabro (Llano Bajo), y la Asociación de Mujeres Emprendedoras Prestadoras de Servicios Turísticos y Ambientales – San Cipriano.

Juliana Álvarez, asesora empresarial de la CCC, comenta que en la primera fase del programa en el año 2017, se fortalecieron hostales de la región en el cumplimiento de la Norma Técnica Sectorial (NTSH 013:2016); en el año 2018 se trabajó con agencias y operadores de turismo en conjunto con sus proveedores claves, y este año se brindan herramientas para la creación de productos ecoturísticos y estrategias de comercialización, que les permitan a las asociaciones comunitarias encadenarse productivamente.

“La Cámara está comprometida con el desarrollo de la región y el apoyo a las nuevas fuentes de crecimiento económico establecidos por el MinCit: Economía Naranja y Turismo. Por eso, cuenta con un programa que promueve el fortalecimiento de la cadena productiva de turismo del Valle del Cauca, y este año trabaja en el desarrollo productivo y competitivo de seis asociaciones comunitarias de promoción ecoturística de la zona rural de Buenaventura” señala Álvarez.

¿Qué es el Factoring y por qué es importante?

Realiza el Depósito de tus Estados Financieros