El difícil 2017 de las empresas

El difícil 2017 de las empresas

22 ago 2018

Hace algún tiempo, un amigo empresario a quien admiro mucho me dijo que en 2017 su empresa, de consumo masivo, había tenido el peor año desde su fundación, a principios de los 90. Mencionó que para ellos había sido más difícil que 1999 -de lejos el más crítico para la economía colombiana desde la ‘Gran Depresión’ de los años 30-, y que para muchas otras empresas había sido igual. Esto me sorprendió, pues si bien el pasado fue un año bastante malo en materia económica, el comportamiento del PIB (+1,8 %) no guarda punto de comparación con la debacle de 1999 (-4,2 %), y fue incluso mejor que el registrado en 2009 (+1,2 %), en plena ‘Gran Recesión’. Y también me preocupó, porque el éxito de las empresas es el éxito de la región y del país.

Para obtener una lectura más amplia, me di a la tarea de revisar los rankings de resultados de las principales compañías en el Valle y el país en 2017, y los comparé con los de otros años ‘malos’. La primera conclusión es que la crisis empresarial de 1999 no tiene parangón en la historia reciente del país. Fue un año desastroso, casi que podría decirse que ‘venezolano’ (aunque con inflación anual del 9,2 %). Para los bancos, fue la catástrofe. Sus ingresos y activos cayeron, muchos a doble dígito, y varios quebraron, lastrando por varios años la recuperación económica.

Pero aunque de origen financiero, la crisis también afectó fuertemente en otros sectores. Entre las 100 empresas no-financieras más grandes del país según Semana, cuyo peso en la economía es enorme, en 1999 más del 60 % vieron caer sus ventas y solo el 20 % lograron aumentarlas por encima de la inflación. Entre las más grandes del Valle, la proporción fue similar, con resultados terribles (disminuciones en ventas de hasta el 30 % en términos reales) en los ingenios y la mayoría de las empresas de las cadenas de la construcción, los alimentos, automotriz, del papel y el cartón, de la impresión y los empaques y del cuidado personal (en ese entonces la industria pesaba mucho más en la economía que hoy).

Cuando se compara 2017 con 2009, el único otro año desde 1999 en que Colombia creció por debajo del 2 % y el peor para la economía mundial desde los 30, se constata que el pasado sí fue el año más difícil para las empresas colombianas desde la crisis de cambio de siglo. A pesar de la hecatombe financiera en EE.UU. y Europa, a los bancos colombianos les fue bastante mejor en 2009 que en 2017. En el ámbito no-financiero, en 2009 más del 60 % de las 100 más grandes empresas colombianas y dos terceras partes de las 100 mayores del Valle según El País, lograron crecer por encima de la inflación. En 2017, en cambio, una leve mayoría, tanto a nivel nacional como regional, sufrió una disminución de sus ventas en términos reales. En el Valle, por su perfil productivo, más industrial y muy ligado al consumo masivo, un 38 % de las 100 más grandes empresas vivieron caídas en sus ventas el año anterior (la proporción nacional fue del 31 %).

Entre las cadenas que sacaron la cara en crecimiento de ventas en el Valle en 2017 se destacan la de Proteína Blanca, donde el crecimiento de la producción compensó la debilidad de los precios, y la de Excelencia Clínica, que aumentó ingresos pero sigue con retos de cartera. Otros clústers clave como son los de macrosnacks, belleza y cuidado personal, bioenergía y sistema moda, mostraron resultados entre malos y regulares. La recuperación de la confianza del consumidor y el fin de la época electoral auguran un repunte en este semestre. La región crece si las empresas crecen.

Escrito para Elpaís.com.co

Sigue en Twitter @estebanpie

¿Cuál es el norte?


El difícil 2017 de las empresas


Política productiva 2.0


En sus justas proporciones