Cámara de Comercio de Cali
SUSCRÍBETE
Contenidos Crecer de la Cámara de Comercio de Cali

Transforma tu empresa con Valle Impacta.

4 Ago 2021

Aprender a hacer renuncias. Tanto Natalia Osorio y Alfonso Carrillo, de Naturesse, como Claudia Hernández, de Colombia Software, coinciden en que esta es una de las lecciones más importantes que les dejó su paso por el programa ValleImpacta, de la Cámara de Comercio de Cali y la Fundación Bolívar Davivienda.

“Es renunciar a esas cosas que crees que estás haciendo bien, pero que en realidad no lo están, y que te cuesta dejar porque crees que si lo haces, se va a acabar la empresa”, dice Alfoso Carrillo, quien está al frente del área administrativa y financiera de Naturesse, empresa que fundó su esposa Natalia hace 11 años, con la filosofía de ofrecer productos de cuidado personal (cremas, champú, jabones, exfoliantes, geles, aromaterapia, etc.) lo más naturales y amigables con el medio ambiente posible, en un rango de precio competitivo.

En su caso, al hacer una evaluación objetiva, se dieron cuenta de que a su ‘mejor’ cliente le vendían millones de pesos, pero les dejaba poca utilidad. “Nos pusieron a pensar si valía la pena tenerlo o no, si centrarnos tanto en él o no. Nos dimos cuenta que era mucho esfuerzo para ganar nada. Eso nos lo enseñó ValleImpacta”, agrega Carrillo.

“Nosotros empezamos dándoles mucho gusto a los clientes, sin darle valor a nuestro trabajo. Entonces aprendimos a no regalar todo lo que hacemos, tuvimos que hacer esa renuncia, sin dejar de prestar un buen servicio”, cuenta Claudia Hernández, una de las ingenieras que fundó Colombia Software hace 15 años y que presta servicios especializados en el sector de logística.

AUn correo de la CCC contándoles sobre ValleImpacta llamó la atención de los directivos de las dos empresas, cada uno en un momento distinto. “En el 2017 comenzamos a tener un crecimiento exponencial en un corto plazo, gracias a una negociación con Dollarcity para vender allí nuestros productos. En el 2016, vendimos 450 millones de pesos; en el 2017 ya fueron 800 millones; en el 2018 pasamos a 2.200 millones y en el 2019, a 3.800. Hubo un momento que comenzamos a vernos abrumados por el crecimiento tan rápido y pensábamos que necesitábamos ayuda para organizarnos. Por eso no dudamos en inscribirnos a ValleImpacta”, cuenta Carrillo.

Eso fue en el 2019, meses antes de que comenzara la pandemia por el Covid-19. “Hicimos planes y nos fijamos unas megas, pero nadie esperaba esta pandemia. Entonces nos tocó reformular algunas otras. Por ejemplo, el gel no era fuerte en nuestro negocio y en el 2020 cobró protagonismo”, agrega Carrillo.

El cambio de ritmo lo aprovecharon para hacer mejoras internas: hacer más eficiente la producción para producir más en menor tiempo, con menos gastos y sin tantos reprocesos; revaluar el personal y los cargos, y trabajar con los proveedores para mejorar los costos de la materia prima. “ValleImpacta nos dio buenas herramientas y una forma de pensar que nos permitió afrontar la pandemia lo mejor posible, tomando mejores decisiones”, afirma Carrillo.

Claudia Hernández y sus socios también pensaron que ValleImpacta podía ser una buena respuesta para el momento que estaban viviendo. “Nosotros empezamos haciendo el producto, sin mucha planeación y hemos crecido mucho, sentíamos que necesitábamos organizarnos. Todos los socios sacamos el tiempo y nos lanzamos”, cuenta Claudia Hernández.

Con lo aprendido en el programa redefinieron varios procesos, especialmente en la parte comercial y financiera. “Ya no pensamos solo en metas de ventas, también tenemos metas financieras”, agrega.

Gracias a esto, y a que su producto hace parte de ese proceso de transformación digital que la pandemia aceleró en miles de empresas, el 2020 fue un buen año para Colombia Software. “Primero que todo, ya veníamos en un proceso interno en el que varios de nuestros colaboradores ya teletrabajaban, y de otro lado, nuestros clientes comenzaron a darle mucho más valor a lo que representa nuestra aplicación, pues les permitió trabajar muy bien desde sus casas. La pandemia hizo que se visibilizara más nuestro producto”, comenta Hernández.

Por eso, tanto Claudia como Natalia y Alfonso no dudan en reconocer los aportes que le ha dado ValleImpacta a sus empresas y a ellos como directivos. “Nos sirvió para dar una mirada diferente a lo que normalmente hacemos en la empresa, de la mano de los asesores. En el día a día uno no tiene tiempo de pensar, de hacer mejoras, con el programa te obligas a hacer ese ejercicio”, concluye Claudia Hernández..

“Todo empresario cree que la CCC es un gasto innecesario, hasta que uno tiene este tipo de contacto y aprovecha los programas y capacitaciones que ofrece. Son muchos los beneficios que uno recibe si se acerca y mira. Sobre todo para las micro, medianas y pequeñas empresas”, afirma Carrillo.

Convocatoria


ValleImpacta es uno de los programas empresariales de mayor impacto a nivel nacional e internacional, el cual busca potencializar el crecimiento de las empresas a través de un acompañamiento de alto nivel, en el que sus participantes reciben formación y herramientas para el crecimiento, sostenibilidad y rentabilidad de sus negocios.

En los últimos siete años, el programa ha acompañado a más de 130 empresas de distintos sectores económicos a desarrollar sus modelos de negocio. Para esta nueva edición, se espera seleccionar hasta 25 empresas en toda Colombia y Latinoamérica.

Los participantes recibirán entrenamiento de la mano de consultores expertos en estrategia, asistirán a talleres especializados y podrán generar conexiones de valor con mentores y otras empresas del ecosistema empresarial.



Los requisitos mínimos para las empresas que deseen aplicar a la convocatoria son:

  • Contar con un modelo de negocio innovador.
  • Tener entre tres y quince años de constituida, y en caso de tener más de quince (15) años, debe estar en un proceso de reinvención estratégica.
  • ¿Facturación entre 1.000 y 15.000 millones de pesos al cierre de diciembre de 2020.