Ana Maria Una historia de cambio y aprendizaje

Volver

Ana Maria Una historia de cambio y aprendizaje

28 Jun 2021

Ana María Pereira es una mujer migrante venezolana de 58 años, licenciada en ciencias policiales, hace cuatro años llegó a Colombia a la ciudad de Bogotá, donde la recibió una compatriota y por razones laborales llegó a Cali. Desde entonces ha sentido el recibimiento positivo tanto de los colombianos como de las instituciones que le han brindado un apoyo psicosocial y empresarial. En sus tiempos libres se dedicó a hacer lo que más le gusta: elaborar jabones artesanales, construyendo sin darse cuenta lo que hoy en día es su empresa “Mambo artesanías”.

A lo largo de su experiencia empresarial y con la vinculación a programas de formación pudo ser consciente que “Algunas personas no tienen paciencia, no saben cómo cobrar a un cliente o como resolver un conflicto con un cliente que lo está tratando mal a uno, simple y llanamente hubiera dejado eso así, les diría resuelve como quieras o no me importa, yo pierdo, quizá hubiese hecho eso… ahora trato de resolver el problema”. Su testimonio es el reflejo del compromiso y esfuerzo para mejorar aquellas acciones, aptitudes y conductas que la alejaban de su crecimiento personal y empresarial.

Por las experiencias vividas y cambios de perspectivas, ha logrado asumir las situaciones de forma más empática, “Resolvería los conflictos de la manera más pacífica posible, más comprensible, poniéndome en los zapatos de ese cliente (…) llegando a acuerdos mutuos”.

Mambo artesanías inició “promocionando los jabones en las casas donde trabajaba” siendo recibida por colombianos que le abrieron las puertas de sus hogares y que le han brindado el apoyo para sacar su empresa adelante, ambas actividades son su fuente de ingreso actual. La empresa no solo crea y comercializa jabones, tiene la oportunidad de “activar la economía, generar empleo, esto como venezolana es muy importante” permitiendo así generar aportes a la economía colombiana por medio de los procesos de producción y venta de sus jabones a los caleños. Ahora, existen metas claras para su empresa, espera abrir un local con un taller incluido y contar con espacios en diversos lugares de la ciudad para así llegar con sus productos al mayor número de consumidores posible.