El Valle tiene su propio Himalaya, líder de infusiones en el país

El Valle tiene su propio Himalaya, líder de infusiones en el país

15 ago 2018

Esta productora de té le apuesta a la sostenibilidad ambiental, la inclusión social y la innovación como ejes de su estrategia de crecimiento. Bitaco, su marca embajadora en el mundo.

En la Hacienda Himalaya, ubicada en el municipio de La Cumbre, se encuentran los únicos cultivos de té que hay en Colombia. El corregimiento se llama Bitaco y cuenta con las condiciones climáticas específicas que necesita la planta de té para cultivarse. Andrés Velasco Sardi, gerente de Agrícola Himalaya desde hace 12 años, destaca que Hindú es la marca El Valle tiene su propio Himalaya líder de infusiones en el país, con un poco más del 45% de participación en la categoría.

Más allá de su innegable liderazgo empresarial, Agrícola Himalaya se destaca por sus acciones orientadas a mejorar la cadena de producción, innovar en procesos y productos e impulsar el desarrollo social de las comunidades que habitan el corregimiento.

¿A qué países están exportando?

Estados Unidos, Guatemala, Salvador, Ecuador, Bolivia, Paraguay y Argentina. Y la marca Bitaco, que es la marca de té de hoja suelta de alto valor agregado, una marca relativamente nueva, la estamos exportando a Estados Unidos, Alemania, Holanda, Inglaterra y Francia.

Bitaco se creó básicamente para mercado de exportación, aunque en Colombia también la tenemos en varios autoservicios. Es un té de origen, tipo gourmet cuya presentación es como una hoja totalmente suelta y enrollada. Está pensada para los mercados muy desarrollados como Europa y Estados Unidos.

¿Qué significa ser una empresa sostenible?

El ser sostenible implica que trabajamos bajo tres pilares básicos fundamentales: primero, el tema de generación de valor; segundo, la protección del medio ambiente; y tercero, la responsabilidad social. Creamos la Fundación Himalaya, por ejemplo, con la que trabajamos mucho en la educación, desde guarderías hasta carreras universitarias. Contamos con un programa de becas que se llama “Marichú del Llano” que brinda apoyo a jóvenes oriundos del municipio de La Cumbre que logran terminar el bachillerato con muy buen desempeño. A ellos, les pagamos la universidad y la manutención en Cali durante la carrera.

Lee también: Ranking: Las 25 + Bio

¿Y con respecto al tema ambiental?

Estamos ahora con un programa muy importante de descontaminación del río Bitaco con el apoyo de una ONG alemana llamada Misereor. El río Bitaco es un afluente del río Dagua que desemboca en el océano y es un río que se encuentra muy contaminado por mal manejo de la población campesina de la cuenca alta.

Y estamos en un proyecto adicional que consiste en generar microempresas o emprendimientos en jóvenes y adultos mayores de la zona. Estamos logrando que el adulto mayor haga emprendimiento en agricultura.

¿Qué factores son distintivos en la plantación?

Nuestra plantación de té es 100% orgánica. Está certificada con los sellos europeo, americano, y por supuesto, con el sello colombiano. Somos un cultivo 100% orgánico tanto en té como en aromáticas.

¿Cómo ha evolucionado la marca?

Hoy la marca tiene té verde, té negro, té rojo, frutales, aromáticas y solubles, además todo el tema de té frío. Y en cada uno de los subsegmentos tenemos una cantidad de referencias, unas puras y otras saborizadas. Es el desarrollo que ha tenido la marca durante los años, sobre todo, a partir de 2010.

¿Cuál es el mayor reto de este año?

Fundamentalmente en innovación, porque nosotros estamos lanzando alrededor de 2 o 3 productos nuevos cada año. A este se suma la comunicación, pues hace dos años definimos que teníamos que meterle a Hindú en la cabeza a los millenials y estamos trabajando muy duro para que se vuelvan amantes de la marca. Nuestro lema ahora es: “Hindú, vive el momento” buscando involucrar a las nuevas generaciones, y obviamente, hablando como compañía. Nuestro gran reto tiene que ver con toda la estrategia exportadora.

El cultivo de té lo inició Joaquín Llano González, líder empresarial de origen antioqueño que migró hacia el departamento, a finales de la década los años 30. Su hijo mayor, Alberto LLano Buenaventura fue quien impulsó el proyecto, investigando y montando la planta de producción años más tarde. Bajo la dirección de su nieto, Alberto Llano Restrepo, se dio el salto hacia el crecimiento y expansión de la compañía, a mediados de los años 80.

En el Valle del Cauca, Agrícola Himalaya cuentan con tres plantas de procesos, una de producción de té, otra de hierbas aromáticas, y la tercera de empaques. En los últimos dos años los ingresos crecieron un promedio de 15% anual. La compañía cuenta con cerca de 220 empleados directos y unos 312 indirectos.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

¿Qué es el Factoring y por qué es importante?